miércoles, 21 de noviembre de 2012

Corazón de Cristal - Capítulo Décimo Noveno:



Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.



“Reacciones Inesperadas”

Bella POV:

Había pasado por innumerables pruebas de fuego, como cualquier persona en la vida. Pero sentía que en ese momento estaba atravesando una de las más importantes y difíciles de todas. Tenía sentada frente a mí, con el porte y la elegancia de una reina, a la persona que podía devolverme o no mi empleo. Pero no era tan simple como pedir un reenganche a un jefe al cual conoces desde hace tiempo; sino que a quien debía pedirle una nueva oportunidad era nada más y nada menos que la madre del amor de mi vida. A la cual por cierto me había encargado de decepcionar profundamente en el momento de salir la última vez que nos vimos por la puerta de su casa.
Sabía que estaba al borde de sacarme sangre del labio inferior y de tener las palmas de las manos en carne viva de tanto frotarlas contra mis vaqueros una y otra vez.
—¿Isabella? —me presionó pero sin perder esa distinción tan propia en ella. Aunque ver una mirada fría en ella si era extraño e incluso amedrentador.
Respiré unas dos veces lo más profundo que pude, la miré directamente a los ojos y comencé a hablar sin tener claro que era lo que le diría más allá de disculparme.
—Yo…vine acá por varios motivos. El primero de ellos, es para pedirle disculpas por la manera en la que me comporté cuando me fui. Ahora comprendo que actué como una cobarde y aunque pueda pensar que para eso no existe excusa posible, me gustaría poder explicarle igualmente lo que me llevó a renunciar de una manera tan…errada. —si en cierto punto de todo esto había esperado que ella me diese alguna señal o una especie de ayuda en algún momento; había estado jodidamente equivocada. Porque en definitiva no lo hizo. Tan solo se limitó a seguirme mirando con tranquilidad, erguida en el sofá que estaba en frente de mí. Entonces comprendí que la distancia entre ambas era de antemano, una mala señal: sus piernas se cruzaban a la altura de las pantorrillas, sus manos apoyadas en los muslos y no hacía ningún tipo de movimiento. —Señora Esme, la verdad es que Edward y yo tuvimos una especie de malentendido el cual solucionamos ayer. Él sacó unas conclusiones erróneas con respecto a mí y yo erré al tomar tan literal lo que él me dijo una semana después de haber regresado del hospital. Y eso aunado al hecho de que no me permitía curarlo, fue el detonante de mi frustración. Para nadie es un secreto la manera en que son las cosas entre Edward y yo, por lo que es absurdo pensar que puedo actuar con él como con cualquier otro paciente. Simplemente no puedo. Aún así y después de todo eso, el próximo asunto que me trae hasta acá es... —sentía como si los pulmones me habían dejado de funcionar de repente, y que la temperatura de mi cuerpo descendía unos cuantos grados antes de soltar mi súplica. La cual podía ser pateada; y con mucha razón. —Me gustaría pedirle que considere dejarme volver a mi empleo. Comprendo cómo pudo haberse sentido…
—¡¿De verdad crees que lo entiendes, Isabella?! —finalmente explotó, aunque no con gritos. Pero lo cortante y frío de su tono era imposible de pasar por alto. —¡¿En serio piensas que puedes comprender lo que significa para una madre ver a su hijo durante más de veinte años ser vejado, vapuleado y echado a un lado por las personas que se supone que deberían haberlo ayudado a mejorar?! No. No lo sabes, solo por una sencilla razón: Pudiste haberlo visto en el Saint Gabriel´s pero nunca lo sentiste en carne propia, porque no eres madre. Así de fácil. —no podía refutarle ninguna de sus palabras pues cada una de ellas eran más cierta que la anterior. Tuve que mantenerme en silencio, tomando cada palabra sin importar lo hiriente que fuese, porque eso no las hacía menos ciertas.
En numerosas ocasiones había podido ver en el hospital como procesaban a colegas por tratar de una manera irrespetuosa a algunos pacientes. Es importante acotar que solíamos tratar con un número considerable de padres que estaban siempre a la defensiva por tratar de proteger a sus hijos de cualquiera que ellos considerasen que pudiese maltratarlos de alguna manera. Situación que muchas veces se podía tornar tensa y desagradable si el personal profesional encargado no tenía la paciencia suficiente para lidiar con ellos y sus inquietudes. En mi caso particular, aunque no todos los representantes con los que lidié eran de mi agrado; podía decir que había logrado hacer buenas migas con la gran mayoría de ellos quienes se encargaron de recomendar de boca en boca mis cuidados para con sus pequeños. Haciendo que me ganara una buena reputación en el Saint Gabriel´s Specials Childrens Hospital. Irónicamente ahora tenía que tratar no solo con una primera queja, sino con un reproche en toda regla proveniente nada más y nada menos que de la madre del paciente más importante que alguna vez haya podido atender. La persona a quien amaba más que a nada: Edward Anthony Cullen.
Normalmente en una discusión los dos involucrados  desean tratar de hacer valer o imponer su  punto de vista ante el contrario, pero en esta situación ya me sentía derrotada de antemano. No solo no podía rebatirle a Esme cada uno de los puntos de vista que mencionaba, sino que además parecía como si la seguridad que había reunido durante días se hubiese extinguido como la llama en una varita de incienso que se extingue en pocos segundos y que de su presencia solo restaba aquel humo fragante que ella despide.
Así me sentía justamente, como aquel sutil humo que en cualquier momento terminaría por extinguirse tras esa llamarada de seguridad y aliento que había logrado reunir. No solo por mis propios medios, sino también con la ayuda de Alice.
Esme siguió enumerando sus disconformidades:
—Tampoco creo que sepas lo que se siente al ver que la persona a la que le abriste no solo las puertas de tu casa, sino también de tu familia, se larga en medio de una situación difícil. —directo a la yugular y sin ningún tipo de anestesia. Aun así, su mirada pasó de ser desafiante y dolida a circunspecta y algo vacilante. —Y mucho menos pienso que sepas cuán arrepentida me sentí por las últimas palabras que te dije, Bella. Mi impotencia tomó el control de la situación y me dirigí a ti con palabras innecesariamente duras. Porque no solo no hacía falta acusarte de cobarde, sino que fue más que injusto decir que tú nos habías prestado solo un servicio; cuando has hecho mucho más que eso.
Sabía que tenía cara de idiota, pero no podía comprender el cambio de ruta que había tenido la conversación. En un instante yo era “la desconsiderada que no había sido madre” y ahora era “una buena persona”. Sí, seguramente debía de tener cara de imbécil.
Esme continuó con su discurso…
—… Lamento si fui muy dura hace un instante, pero era importante que comprendieras como me sentí en ese momento. No perdí solo a una enfermera el día en que te fuiste; sino a alguien a la que le mostré mucho de mi persona. Cosa que no me había permitido excepto por mi esposo; el cual estaba también un poco alejado de mí hasta que tú interviniste. Una cosa más por la que agradecerte.
Me mordí el labio inferior tratando de drenar un poco del nerviosismo que se había apoderado de mí en aquella situación. En otro momento podría haberme puesto a llorar como una magdalena; ahora parecía que la impresión me había inyectado un tranquilizante.
Se movió de su sitio para situarse a mi lado. Su manera de verme entonces fue con abierta ternura. Como estaba acostumbrada a que ella lo hiciera, y con una profunda disculpa a la cual todavía yo no había respondido. Pensé que iba a tomar una de mis manos entre las suyas o algo así. Muchos suelen hacer eso, sin embargo Esme permaneció con la espalda tensa en espera de una contestación.
—Señora Esme, —carraspeé, pero aun así mi voz sonaba pastosa cuando retomé mi patético y titubeante intento de arreglar las cosas. —no sé qué decir. Había armado en mi mente varios escenarios de cómo podía resultar esta conversación. Unos más tensos y desalentadores que este, pero jamás creí que… —respiré profundo para tratar que se oxigenara mi cerebro, para ver si así finalmente lograba terminar una frase de forma coherente. —…usted iba a pedirme disculpa. En efecto, sus palabras me hirieron aquel día pero las había justificado por la manera en que había salido huyendo de su casa. Porque en realidad eso fue lo que hice; y todo aquello sin tomar en cuenta los puntos que usted misma acaba de exponer.
—Sé que pude haber sido dura, pero… —me interrumpió con súbito nerviosismo.
—Pero puedo entenderlo a la perfección. —la corté con tranquilidad. No sabía hasta cuando iba a conservar tanta compostura. Así que mejor aprovechaba cada segundo de ella. —Si yo hubiese estado en su lugar, no estoy segura de haberme permitido siquiera sentarme en su sala. —le sonreí tímida y me contestó de la misma manera. Me acerqué un poco más a ella pero sin establecer más contacto que el visual. —Aun pensando eso, estoy acá porque no pienso seguir faltando por más tiempo a aquella promesa que le hice el primer día que pisé esta casa. Sí, es verdad que él está mucho más recuperado desde que lo conocí hace tantos meses; pero yo le prometí que me quedaría apoyándola. Y este es mi sitio correcto hasta que usted lo considere así. Porque no solo creo que debo estar con Edward; que es quién que más me importa; sino que también considero que acá tuve la familia que no sabía que echaba en tanta falta, hasta que ya no la tuve más.
Esto era material de oro para escribir alguna telenovela. La situación había recorrido un gran camino de incomodidad – disgusto – reproches- disculpas y ahora estábamos en algún punto entre conmovidas y cursis. Explicándonos la una a la otra cuán relevantes habíamos sido en nuestras vidas.
Muchos no comprenderán que el hecho de tener órganos reproductores en perfecto estado no los hace padres en lo absoluto. Eso fue exactamente lo que les ocurrió a los míos: Renee había sido una madre intermitente. Sí, una que podía cambiar de ánimos tan rápido, que si parpadeabas te perdías el segundo de transformación. En un momento podía estar contigo disfrutando de tus regalos de navidad y al siguiente te estaba zarandeando con fuerza por los hombros porque habías tropezado con el cable de las luces del árbol.
Por supuesto que a los seis años de edad no comprendes porqué tu madre te acusa de ser una “niña estúpida”, hasta que luego de siete años te enteras que sufre de esquizofrenia y poco tiempo después ella muere a causa de leucemia. En medio de su depresión, se negó a recibir tratamiento. Entonces tu padre;  normalmente ausente; posterior al deceso de su esposa se encargó de dejarte claro que tú no eras nadie de vital importancia para él. Ni siquiera porque fueses “un pedazo de los dos”. Tanto así, que se había echado a beber como si no hubiese un mañana. Y dos años después de la muerte de Renee, para él no lo hubo. La cirrosis hepática se encargó personalmente de eso. ¿Ven? Precuela del culebrón.
Entonces tenía dieciséis años solamente. Así que me tocó que quedarme con unos tíos lejanos en Phoenix, parientes de Charlie, que no tenían hijos por lo cual no tenían mucha experiencia de cómo lidiar con una adolescente, recién huérfana y sumamente retraída. No se podía esperar demasiado cariño en aquella relación. Sin embargo eso solo duró poco tiempo ya que había sido promovida dos veces en la secundaria, y la carta de aceptación en la universidad no tardó tanto en llegar. Me negué a regresar a mi casa, pues me traía terribles recuerdos por lo que preferí quedarme en el campus y trabajar medio tiempo para costear mis gastos. Luego me gradué, llegué al Saint Gabriel´s, me retiré de allí. Llegué a la casa de los Cullen y el resto es  historia.
Y después de ese relato largo, tedioso y triste al mejor estilo de un drama de película independiente y de corto presupuesto, creo que queda bien establecido el porqué me había vinculado tan estrechamente con la familia Cullen. Odiaba ser la pobre chica sin familia y ser mirada con lástima o con esa ternura con la cual Esme lo hacía en ese momento. Por eso no había hablado de eso con absolutamente nadie hasta ahora. Los detalles básicos y fundamentales que tenía que dar en cierto momento eran sacados a la luz, pero nada más. Y aún así, después de verme forzada a hacer cara con la vulnerabilidad de mi pasado, prefería no estar en el lugar de ella. Porque para que la madre de Edward se vinculara estrechamente conmigo tuvo que pasar por docenas de decepciones que no solo traían consigo el desasosiego de no saber qué pasaría con la salud de su hijo menor, sino que además lo acompañaba una acrecentada desesperanza al verse impotente frente  a una situación que se le salía de sus manos día con día. No conforme con todo ese revoltijo de emociones negativas, tuvo que enfrentar en silencio el alejamiento de su esposo; quien basta destacar que también estaba en una posición similar a suya pero mal enfocada; para con ella misma y con Edward.
Hubo un momento de incómodo silencio, el cual rompí cuando recordé que había olvidado mencionarle algo sumamente importante:
—Señora Esme, casi me paso por alto un detalle que ya le comenté a Edward. —me miró con suma atención. En algún rincón podía sentir una leve punzada de temor por la reacción que ella podía tener, pero muy por encima de eso prevalecía mi convicción de que estaba haciendo lo correcto al imponer un poco de límites e independencia en nuestro sistema de relaciones. Sobre todo entre la de su hijo y la mía, que era la que más me importaba. —A pesar de regresar a trabajar en su casa, no me quedaré viviendo aquí. Como antes hacía.
Abrió sus ojos desmesuradamente y al instante me pareció que se llamó internamente a capítulo, porque su posición volvió a ser tan seria como siempre. Asintió.
—Respeto tus motivos para haber tomado esa decisión, Bella. —sabía que lo había dicho sinceramente, pues en su tono de voz no se dejó entrever el reproche.
—Gracias. Sin embargo quiero dejarle claro cuál es mi propósito. Antes de que Edward fuese a mi casa para arreglar todo este embrollo, tomé la decisión de volver a mi casa puesto que él ya está lo suficientemente recuperado como para pasar las noches sin un monitoreo constante. Eso aunado al hecho de que también debo tomar mi tiempo para hacer cosas que tengan que ver solo conmigo. Ya que durante muchos meses me aboqué solo a su causa; algo de lo que no me arrepiento; pero a la vez puse de lado a personas e intereses que quería llevar a cabo.
Suspiró aliviada y hasta sonrió un poco.
—Te comprendo, Bella. Y lamento que te hayas tenido que dar cuenta de eso después de todo lo que pasó. Debimos haber sido más comprensivos con tu privacidad.
—Creo que la principal responsable soy yo, pues debí haberme tomado los domingos libres como habíamos acordado al principio. Sin embargo no me arrepiento de cuál ha sido el resultado de mi trabajo. De hecho, ahora puedo irme a mi casa y descansar tranquila sabiendo que Edward no va a tener una crisis nerviosa a medianoche estando yo lejos para asistirlo. Ya él comprende muchísimo más de lo que creíamos posible al comienzo de todo este proceso, por lo cual me atreví a hablarle de esto.
—¿Y se lo tomó bien?
—Después de explicarle casi lo mismo que a usted pero más detallado, él lo comprendió.
Sonrió para sí misma y negó con la cabeza.
—Imagino que no le gustó demasiado la idea. No le gustan los cambios.
—Lo sé. Y eso es muy propio de los de su condición. Sin embargo debo acotar que después del chantaje adecuado, él cedió. —le correspondí la sonrisa. Pero esta vez con un poco de timidez, porque aún quedaba algo que informarle. Se quedó en silencio esperando porque le comentara sobre esa pequeña extorsión a la que lo había sometido. —Le dije que podía tener ese tiempo que yo no estaba acá para realizar cosas que a él le interesaran. Como el piano por ejemplo. La idea le agradó completamente. Además de eso le dije que a cambio podíamos salir y hacer cosas diferentes de las que habíamos hecho antes.
—Eso me parece bien…
—“Cosas normales de novios”. Como él me pidió ayer. —esperé y esperé en el más incómodo de los silencio lo que ella tenía por decir.
Sería estúpido darme una negativa después de todo lo ocurrido, pero no sabía cómo podría tomar una madre de un paciente con autismo de alto rendimiento que su hijo quería tener una relación nada más y nada menos que con su enfermera de cabecera. Estaba preocupada, hasta que se carcajeó de una manera sumamente delicada y femenina.
—No quiero ni imaginarme como te lo pidió… —sí. Mejor que ni preguntara. Sería muy incómodo decirle que había sido en medio de nuestro letargo postcoital. —pero me alegro que lo haya hecho. Mi hijo es un chico inteligente y por lo visto tiene muy buenos gustos.
Sabía que estaba sonrojada como una estúpida, pero ¡Qué diablos! no todos los días tu  casi – suegra alaba el hecho de su hijo tuvo buen ojo a la hora de escogerte. Disfruté mi momento de gloria.
—Gracias, señora…
—¡Esme! —se apresuró a corregirme.
—Bueno, Esme. La cosa es que lo sonsaqué para que terminara accediendo a cambio de tener citas en nuestro tiempo libre. Pero todo esto de manera equilibrada. Le expliqué que eso es necesario en toda relación. Y después de una serie de preguntas finalmente estuvo conforme. Por lo cual espero que no sea un problema para usted… —me reprendió con la mirada por el formalismo así que de inmediato rectifiqué. —para ti y para el señor Cullen.
Me palmeó mi mano con suavidad y volvió a sonreírme con esa calidez tan propia de ella.
—No tengo más problema que el hecho de echarte de menos por acá. Pero creo que de lunes a viernes es un tiempo suficiente para paliar eso. Y uno que otro fin de semana que quieras venir de visita después de “sus citas”.
—Por supuesto que sí. – accedí satisfecha.
De pronto su mirada se volvió profunda y seria cuando tomó una de mis manos entre las suyas y la apretó:
—Estoy dándote la muestra de confianza más grande que alguna vez haya tenido con alguien: dejando en tu poder uno de mis tesoros más preciados. Y sin duda alguna el que más he cuidado con celo. Espero que en eso no me defraudes ni un solo segundo, Bella. Porque entonces ya no habrá disculpa posible entre nosotras si tengo que sanar el corazón de mi hijo.
Asentí con firmeza y correspondí el apretón.
—Comprendo la gran responsabilidad que tengo con él, Esme. Y fue así desde el primer día. Sin embargo soy yo la que tiene miedo en esta relación, donde él solo tiene certeza. —confesé con un poco de vergüenza, sintiéndome una completa tonta. —Yo he visto lo suficiente del mundo como para saber que solo lo quiero a él a mi lado. Edward en cambio ha visto las cosas a través de mí todo este tiempo. Y temo que más adelante aparezca alguien con la cual él desee verlo a su lado en vez del mío porque ¿Cómo podría reprocharle algo? Él jamás lo haría a propósito.
Contemplar ese escenario, aunque solo fuera hipotéticamente, era jodidamente desgarrador. Y más triste aún era que era posible.
Esme asintió de nuevo y miró al vacío entre ambas; probablemente pensando en los desafíos que debíamos atravesar como pareja de ahora en adelante. Sin embargo su mirada era de confianza cuando volvió la vista hacia mí.
—Eso no pasará. Edward es demasiado testarudo como para dejar que alguien más entre en su corazón para reemplazarte a ti. Probablemente la eche de forma directa, aunque descortés. Algo muy típico de él.
Ambas nos reímos al imaginarlo.
—¡Oh Dios! Lo que me recuerda que debe hacerse la sorprendida cuando él le dé la noticia de que estamos juntos. Me dijo de camino hacia acá que él quería decírselo a sus padres. De seguro se molestará si sabe que le eché a perder la sorpresa.
—Prometido.


*.*.*.*.*
Edward y Carlisle se encargaron de la cena. Lo que en su idioma se traduce como: Llamar al restaurant chino y pedir raciones monumentales de comida hipercalórica y deliciosa. 
El ambiente era liviano, tanto que casi me olvidaba de avisarle a Alice cómo habían salido las cosas entre Esme y yo. Así que me excusé un momento y le envié un mensaje de texto. “Llegaré tarde hoy. Cenaré con los Cullen. Todo salió bien”. No quería que la pobre se tomara la molestia de prepararme algo de comida cuando ni siquiera iba a mirarlo.
Poco después me encontraba preguntándome mentalmente por Emmett, quien estaba en la casa pero no había aparecido a comer con nosotros. Por un segundo se me antojó incómodo el posible hecho que no estuviese allí por mi presencia, pero luego me reproché a mí misma el pensamiento ególatra. Sin embargo su madre no se cortó a la hora de preguntar sobre su paradero y tanto Carlisle como Edward se miraron con incomodidad. Al final el primero fue el que respondió:
—No tenía ganas de comer cuando le avisé. Le guardamos un poco en el horno para cuando sienta hambre. —con eso dejó el asunto zanjado y cambió la conversación hacia vías menos incómodas.
Definitivamente ese era mi lugar en el mundo: con Edward de mi mano y su familia a nuestro lado.


*.*.*.*.*
Acurrucados bajo el grueso cobertor, estábamos Edward y yo. Sus manos apresaban mi cintura en una posición algo incómoda; puesto que estábamos de lado; y sus labios se acariciaban contra los míos mientras que las lenguas jugueteaban sacándose a pasear sensualmente por turnos.
Todo en su roce era ternura hasta que las cosas se nos iban de las manos un poco y era entonces cuando me tocaba hacer acopio de razón y separarme un poco distrayéndolo con conversación. A pesar de mis numerosos esfuerzos, Edward seguía con una media erección que me punzaba contra la unión entre el muslo y la ingle. Me separé de su boca cuando un feroz relámpago precedió a un ensordecedor trueno. Mi ángel se sobresaltó un poco, yo solo miré mal a la cascada de agua que bajaba por los ventanales antes de ver el reloj del celular. Eran las once más cinco de la noche. ¡Mierda! Llevaba más de cuarenta y cinco minutos esperando que la lluvia menguara lo suficiente para poder montar mi vieja camioneta e irme a casa. No quería incumplir con lo que me había impuesto a las primeras de cambio.
Dejé caer mi cabeza contra la almohada y suspiré exasperada.
—¿Qué pasa, Bella? —preguntó mi ángel con el ceño fruncido de preocupación.
—No deja de llover.
—Eso es bastante obvio.
Sonreí ante su respuesta sabelotodo y le acaricié los labios con mi pulgar. Estaban rosados e hinchados por el exquisito uso.
—Listillo. —me giré para sacar su antebrazo que me estaba maltratando la espalda. Cuando lo hice él emitió un gemido de dolor mientras se lo frotaba. Lo miré divertida durante unos minutos. —No es gracioso que se te duerma un miembro ¿Cierto?
—No. Molesta mucho. Siento como si tuviese hormigas por debajo de la piel. —su ceño seguía fruncido. Tomé su antebrazo y le froté con más vigor. A los pocos segundos ya lo podía mover sin malestar.
En ese preciso momento Esme hizo acto de presencia en la habitación después de haber pedido permiso previamente. Si le había molestado o sentido incómoda al vernos tan cerca a los dos en la cama, no me había dado cuenta. En lo absoluto.
—Bella, no me parece conveniente que te vayas a estas horas con esa camioneta tuya. —su expresión era firme. De esas que te decían que te iría mejor si no le replicabas. —Ha llovido demasiado como para que sea seguro manejar por esas curvas tan cerradas que hay de camino al pueblo. Me parece mejor que pases la noche aquí.
La vi con expresión un poco sardónica al recordar la potencia de mi anciana chevy.
—Creo que sufrir un accidente de tránsito manejando a solo ochenta kilómetros por hora, es un poco improbable.
—Pero no sabes si eres la única en la vía y quizá la otra persona venga al doble de velocidad que tú. —¡Diablos! Eso no podía rebatírselo. Suspiré resignada.
—En eso debo darte la razón. Le escribiré a Alice para que no se preocupe. —ella salió sin decir más nada.
Edward sonrió complacido. En realidad su gesto me parecía más una burla que una risa, por lo cual lo increpé haciéndome la ofendida:
—No logro ver la diversión en todo esto. 
—Pues que tendrás que quedarte a dormir aquí. Y conmigo. —espetó con una naturalidad que rayaba en el descaro.
Me encogí de hombros restándole importancia al asunto solo por el placer de llevarle la contraria.
—El hecho de que me vaya a quedar en tu casa esta noche no quiere decir que dormiré contigo. —¡Ja! Por dentro me sentía victoriosa al verlo con el ceño fruncido. De pronto pareció pensarlo mejor e hizo un gesto malicioso que casi me hizo romper en carcajadas.
—Y el hecho de que tú te quedes en otra habitación no quiere decir que yo no pueda escabullirme hasta allí en medio de la noche.
Me dejó atónita ante su atrevimiento y estallé en carcajadas. Le di un golpe juguetón en el hombro.
—¡Eres insoportable!
—Claro que no. Solo te explico lo que haré esta noche.
—O sea que ya lo decidiste. —no fue una pregunta.
Asintió.
—Y no puedes hacer nada para detenerme.
Lo besé de una manera sensual y posesiva. Luego me separé dejándolo con ganas de más. Yo también podía jugar a ser mala.
—No lo haré, pero te advierto que vas a pagar por tu impertinencia. —cuando él me iba a dirigir una de sus imaginativas respuestas, Esme llegó con una hermosa cascada de brillante seda plateada.
Caminó hasta los pies de la cama para dármela, pero me coloqué a su lado para tomarla. Me parecía una descortesía dejar que me atendiera mientras yo estaba tirada en su cama.
La bata que me había puesto en frente era una preciosidad sinuosa de color metálico. Imaginé que los pechos no podían quedar demasiado cubiertos con aquellos pequeños triángulos de tela. El resto era una ondulante caída que debía ceñirse en la cintura y quedaba abierta desde los muslos hasta los tobillos. Lujo, belleza y simplicidad juntas. Además también trajo consigo un pequeño bolsito en color negro con dorado en el cual había un cepillo de dientes y uno de cabello, un desodorante, crema hidratante con olor a vainilla, una máquina de afeitar nueva y enjuague bucal. Me extrañó la ausencia de pasta dental pero imaginé que en el baño de mi antigua habitación habría una. De pronto pareció darse cuenta de algo y se mostró avergonzada.
—¡Olvidé traerte unas pantuflas…!
—No te preocupes, Esme. Amo estar descalza. No las busques. Solo haré un pequeño recorrido de la cama al baño, así que no las echaré de menos.
—¡Pero está haciendo frío!
—No te preocupes.
Finalmente asintió. Tomé las cosas en la mano y la seguí cuando ella se dirigió a la puerta. Se giró y me miró divertida:
—No me creerás tan esnob; otan tonta; como para llevarte a una habitación aparte de Edward. Además ambas sabemos que probablemente él no duraría mucho tiempo encerrado en la suya. —me guiñó un ojo y salió. Dejándome con la boca abierta y las mejillas encendidas.
Ese había sido un día bizarro. Con cumbres y valles emocionales, pero aun así no cambiaría nada de él.
Cuando me giré vi que Edward se estaba quitando la ropa y doblándola concienzudamente; como cada vez que se desnudaba. Lo miré atónita aún por… ¡Mierda, por todo!
—¡¿Qué haces?! —lancé un grito ahogado.
Terminó de doblar los calcetines en una bolita y procedía a quitarse los bóxers, cuando se interrumpió a la mitad de la acción y me miró como si fuera tonta.
—Voy a hacer lo mismo que esta mañana. —se los bajó con una tranquilidad que le envidié porque comenzaban a temblarme las manos y el bajo vientre. Caminó en dirección a la ducha y se me quedó viendo con impaciencia. —¡Vamos, pues! No puedes bañarte con ropa. Eso es absurdo.
Dicho eso se fue muy ancho con su miembro semi empalmado bamboleándose ligeramente de lado a lado.
Una exquisita humedad volvió a escurrirse por en medio de mis muslos, burlándose de mi falta de autocontrol cuando Edward y el sexo estaban en la misma ecuación y lugar. Gustosamente dispuesta a ceder ante mis deseos me deshice de los vaqueros, camiseta y zapatillas deportivas, pero a diferencia de Edward solo las dejé extendidas en una silla que estaba en una de las esquinas de su habitación.
Cuando caminaba a la sala de baño, mi vista se quedó prendada en la silla-hamaca que pendía en un rincón frente a la ventana. No pude evitar pensar en la similitud que ese dichoso mueble tenía conmigo: a Edward le encantaba porque le daba sensación de calidez y protección. Lo que nos diferenciaba era que ella solo lo hacía a nivel superficial mientras que yo me sentía la guardiana no solo de su cuerpo sino también de su alma. Esa era mi responsabilidad más importante y la que más placer me generaba.
Entré en aquel espacio de decoración zen, lo encontré en la tina y me senté en su regazo para abrazarlo estrechamente y besarlo con ternura. Él me correspondió con más fogosidad, lo que no me extrañó puesto que el sexo era algo nuevo para Edward, así que pasaría algún tiempo para que se lo tomase con calma.
Aparté mi cuerpo del suyo y reí con cierta malicia.
—Es hora de pagar por tu impertinencia y esa tendencia tuya a ser un sabelotodo siempre. —lo hice subirse hasta el descansillo que había entre la pared y el borde de la bañera. Sentado allí miraba hacia abajo en todo el esplendor de su inocencia que no menguaba con el sexo, sino que se transformaba en algo que era tan caliente como la lava y tan celestial como halo de luz que se escapa por entre las nubes.
Las yemas de mis dedos ascendieron por el interior de sus muslos arrancando estremecimientos en el trayecto. Cuando llegué al nivel de sus ingles descendí con la misma lentitud tortuosa, pasando por encima de sus rodillas y hundiéndose en el agua cuando acariciaba sus pantorrillas. El nivel de esta me llegaba al nivel de las caderas. Subí esta vez agarrada plenamente a cada pedazo de piel por el que me deslizaba. Paré el trayecto de nuevo en las ingles y dejé caer la cabeza; sin perder contacto visual; para lamer con la punta de mi lengua la desafiante erección que tenía frente a mí. De un jadeo violento Edward dejó escapar el aire de sus pulmones. Sus manos se encallaron en mis hombros con firmeza y su mirada prefirió desviarse de la mía para disfrutar en la intimidad de sensaciones que confieren unos párpados cerrados.
Di otro lento lametazo pero esta vez enfocada en aquella pequeña cabeza rosa de su pene. La rodeé con la lengua para posteriormente llevarlo hasta donde la cavidad de mi boca lo permitió. Chupé suavemente y me retiré dejando un brillante rastro de humedad. Probé su exquisito sabor salado, casi me dejo llevar por el impulso de quererlo hacer explotar por el simple placer de saborearlo en mayor intensidad. Pero ese mismo lado del cerebro que te hace pensar en lo dulce que es una venganza, me dio la fuerza necesaria para alargar la tortura de mi ángel.
Coloqué la mano en la base de su erección. Entre mis labios y ella nos encargamos de acariciarlo para luego encontrarnos a la mitad de su miembro y retroceder hasta el principio y el final del mismo. Aumenté la velocidad y la presión y el reaccionó contoneándose en su sitio, pero lo inmovilicé cuanto pude por sus caderas.
Abrió sus ojos que en ese momento estaban vidriosos. Sabía que estaba al límite de sus fuerzas. Lo sentía en las pulsaciones cada vez más rápidas de su pene.
—Bella…ya no puedo… más. —eso fue antes de que tomara sus testículos y los halara suavemente hacia abajo para retrasar un poco más su clímax. ¿Quién dijo que la Cosmo no era una excelente instructora?
Le sonreí con maldad y lo saqué con un sonoro ¡Plop! De mi boca.  
—No, ángel. Te vas a venir cuando yo quiera. —lanzó un gemido de dolor pero aparte de eso debo reconocer que no se quejó.
Volví a la tarea de lamer – y – chupar pero esta vez con mayor rapidez y vigor. La mandíbula me empezaba a doler y hasta se me escapó en dos ocasiones de entre mis labios; me reí un poco en cada una de esas ocasiones puesto que el sexo no siempre es perfecto y solo nos queda verlo como algo gracioso en vez de vergonzoso. Al menos así lo veía yo.
La respiración de mi ángel se volvió más errática de lo que ya era. Me dejé de juegos y lo llevé hasta ese final lleno de temblores extáticos y deliciosos sabores masculinos. Y cuando terminé de degustarlo, me alejé con una insatisfacción que esperaba que fuese calmada en breve pero con la felicidad que me daba ver la expresión satisfecha de Edward. Ahí, en ese preciso instante no había un autista y una enfermera, sino un hombre y una mujer disfrutando de las luces que les ofrecía esa unión de caminos en la que tanto se habían empeñado. Para poder hacer frente a las sombras que se les cernirían en un futuro cercano.
Edward se dejó caer dentro de la bañera y me tocó que cerrar la llave rápidamente cuando me di cuenta de que estuvimos a punto de causar un tremendo desastre de agua en el baño. Después me volví a sentar en su regazo y lo besé con dulzura en la comisura de sus labios. Mis brazos rodearon su cuello y los suyos mi cintura.
—Te amo, Bella. —no pude evitar la sacudida que me atravesó el pecho con fuerza. Conocía sus sentimientos más que bien pero no había manera de que me acostumbrase a escuchar de su propia boca la declaración de estos.
—Yo también te amo, ángel. —…más de lo que alguna vez podrás llegar a comprender. Tomé su mano para llevarla a mi entrepierna y presionarla contra mi protuberancia inflamada. —Ahora repasemos lo que te enseñé en la mañana.
No me sorprendió que Edward resultase un alumno habilidoso.


*.*.*.*.*
Por la mañana, bajé mientras Edward aún dormía plácidamente en la cama de la habitación de invitados. No me sorprendió encontrarme a sus padres compartiendo un café matutino en medio de demostraciones de cariño mutuas. Las cuales cesaron apenas fueron conscientes que estaba frente a ellos.
—Buenos días. —les saludé con una sonrisa.
Ambos me respondieron de igual manera. Por un momento estuvimos compartiendo opiniones sobre naderías políticas o sociales basados en lo que rezaba el diario que tenía Carlisle entre las manos. Lo típico de las mañanas. Entonces opté por sacar a colación un tema que tenía pendiente desde hace un buen tiempo atrás:
—Necesito preguntarles algo a ambos. Esto pululaba en mi mente esperando el momento idóneo de hacerlo y creo que es mejor ahora que Edward aún duerme. —comencé mientras dejaba mi taza de café aún humeante sobre la encimera de mármol. Les miré a los ojos. —¿Por qué buscar solo una enfermera para él?
Ambos parecieron confundidos de entrada, pero no les di chance antes de seguir:
—Teniendo su capacidad económica ¿Por qué él no recibió mayor ayuda profesional?
Se miraron mutuamente antes de que Carlisle tomara la palabra.
—Edward recibió de pequeño ayuda de un psicopedagogo mientras estuvo en la escuela. Sin embargo, casi al finalizar la secundaria tuvimos que optar por una educación domiciliada por los reiterados abusos de sus compañeros de clases. Lo golpeaban, lo sometían a burlas públicas y en una ocasión lo encerraron en un armario de artículos de limpieza. —donde el tono de Carlisle se llenaba de furia, los ojos de Esme se nublaban con profundo pesar al rememorar aquello. —Nos llamaron demasiadas veces para ir a recogerlo tras las agresiones o porque Emmett se metía en una pelea por defender a su hermano de los abusivos. Al final decidimos que lo más sano era que Edward se educara en casa y así su hermano no estaría en peligro de ser expulsado por conducta agresiva.
Esme tomó la palabra entonces:
—Buscamos unos profesionales que nos habían recomendado unos conocidos, pero lo cierto es que tanto el psicólogo como la terapeuta; que resultaban ser pareja; trataban a Edward con desdén. Nos dimos cuenta de ello a través de las cámaras de seguridad de la casa. Con el pasar de los años, Edward se fue tornando más y más rebelde y se negaba a colaborar con quien fuera que traíamos para ayudarle. Hasta que llegados a un punto él se aisló de tal manera que no hablaba y casi no hacía nada más que permanecer taciturno. Que fue como lo conociste. —se notaba que se veía muy mortificada. Como si creyera que yo podría pensar en ellos como unos padres negligentes.
Me explicaron durante un rato más lo que habían pasado durante años y los escuché como lo haría con cualquier otro paciente. Al final hablé con total convicción:
—Vamos a necesitar crear un equipo de trabajo profesional para apoyar a Edward. Primero necesitaremos hacerle unos chequeos para ver en qué punto estamos con Edward y desde allí mediremos sus avances. —ambos estuvieron de acuerdo conmigo. Continué. —Sé que debimos hacer esto desde un principio, pero Ed no parecía muy abierto a colaborar en ese sentido. Así que lo he postergado hasta lo máximo que consideré prudente. Ahora bien, quiero que comprendan que es muy posible que Edward pelee y discuta si no está de acuerdo con algo de este proceso. Pero es necesario que presentemos un frente unido y que no le permitamos hacer su voluntad si no es en pro de su bienestar.
Los tres cruzamos miradas y no hizo falta que ninguno dijera más nada. Todos estábamos comprometiéndonos a hacer lo mejor que pudiéramos por Edward a partir de entonces.
Era hora de darle a mi ángel las herramientas que haría que tomase las riendas de su vida como el hombre en que se estaba convirtiendo.

Emmett POV:

Por primera vez en la vida, estar ahogado entre carpetas y pilones de documentos me parecían una necedad. De hecho me sorprendí a mí mismo queriendo hacer una barrida con ellos y mandarlos a la mierda de un solo manotazo. Quizá se debía a que lo que me estaba ahogando en realidad era otra cosa...
Probablemente sería el hecho de que Rosalie se negaba a tenderme el teléfono.
Volví a apretar la tecla de llamada y me exasperé al escuchar repetidamente el puto intento fútil de conexión. Saltó el buzón de voz y me negué a dejar un mensaje más. Ya tenía unos cuatro. El primero pidiendo disculpas, el segundo exigiendo que me contestara la llamada, el tercero indicándole lo inmadura que estaba siendo y el cuarto fue para pedirle disculpas nuevamente.
Carlisle pasó al estudio después un par de toques pero sin esperar confirmación por mi parte. Traía un plato inmenso y humeante de tallarines en la mano.
—Pensé en dejarte la comida en el horno, pero no lo vi en un futuro cercano así que decidí traértelo. —lo colocó frente a mí pero mi estómago no rugió, como normalmente lo haría. Se limitó a medio estremecerse con un poco de hambre, así que pinché un par de trozos de cerdo agridulce con el tenedor y los mordí sintiendo la salsa estallando en mi boca. Estaban buenos más no me entusiasmaron. Sí, definitivamente estaba en la cumbre del patetismo.
—Gracias, papá. —le dije y volví a tomar un bocado.
Fue hasta un pequeño refrigerador que estaba situado en una de las esquinas de la biblioteca, sacó acertadamente una simple botella de agua mineral y me la entregó. Tomó asiento frente a mí, cruzó las piernas y se recargó contra el espaldar. ¡Oh, mierda! Aquí venía una conversación jodidamente incómoda.
—Bien… —suspiró cansinamente. —¿Qué te pasó?
—¿Por qué tiene que haberme pasado algo?
—Emmett, déjame dejarte unas cosas en claro; aunque creo que son tan obvias que me harán lucir como un estúpido. Aun así me arriesgaré: sé qué te pasa algo porque eres mi hijo y hace veintiocho años que te conozco. Andas sumido en una preocupación desde hace algún tiempo pero que se acentuó desde ayer, no demuestras tu habitual apetito voraz de león hambriento. Y además estás un domingo por la noche ahogándote entre expedientes, cuando odias hacer eso con toda tu alma. Eso sin mencionar la taciturnidad.
A veces se me olvida lo observador que podía ser mi padre. Desde niños se integraba en cada actividad que tuviese que ver con sus hijos tanto como se le permitiera. Se preocupaba por cada cosa que pudiese perturbar la tranquilidad de sus hijos; incluso cuando se distanció de la situación de Edward, el malestar se le transformó en malgenio, estrés e incluso desarrolló hipertensión. Así que el que Carlisle haya podido darse cuenta de mi cambio de actitud; incluso cuando yo mismo no era del todo consciente de ello;  no me sorprendía demasiado.
—La cagué, viejo. —solté simplemente.
—¡Hijo, ese lenguaje tuyo! —se quejó un poco. Carlisle era sumamente educado, ni siquiera cuando se molestaba era capaz de soltar maldiciones. Ese, obviamente, no era mi caso.
—¡Es verdad! ¡La cagué, papá! Todo lo he hecho mal una y otra vez. Eso es todo lo que pasa.
No perdió la paciencia ni tampoco volvió a reprocharme por mi lenguaje soez.
—¿Qué pudo haber sido tan terrible?
Bueno...si me iba a echar de cabeza, iba a hacerlo a lo grande. Total, dudaba que las cosas pudieran empeorar.
—Pues comencemos por el hecho de que me enamoré de Isabella, debido a eso lastimé a mi hermano y luego Rosalie; que era la única persona con la cual podía confesarme sin peligro de parecer un patético desgraciado, se molestó conmigo por haberla usado como un burdo substituto de Bella. Ahí lo tienes. Eso fue “lo terrible”.
Mi padre inhaló profundamente pero no hizo más nada que pudiese indicarme que estaba molesto conmigo.
—Creo… —comenzó a decir con suma calma. —que no estás tan “enamorado” de Isabella como piensas.
Me reí ante su comentario con abierta sorna.
—Discúlpame, papá. Pero yo mejor que nadie sé lo que siento y por quién.
Se encogió de hombros y cruzó los brazos con desparpajo.
—Pues si estuvieses tan enamorado de ella ¿Por qué has tratado todo el día de comunicarte con Rose? Sospecho que es por ella por quien has pasado todo el día pegado al teléfono.
¡Sabihondo infeliz! …No podía ser cierto lo que me decía.
—Yo. No me…
—Hijo, todo hombre en algún punto de su vida se encapricha con lo prohibido. Lo importante es ser lo bastante astuto como para reconocer el momento en el cual debes seguir adelante sin mirar a eso que no debes tener. Resistirte a la tentación es una de las lecciones más relevantes en la vida. No solo en materia de relaciones personales, sino con respecto a todo.
Resistirme a la tentación, encaprichado, seguir adelante. Tres cosas que aún no sabía gestionar muy bien.
—¡Emmett!  —Carlisle llamó mi atención agitando las manos frente a mis ojos. – Céntrate. No voy a decirte como actuar, sin embargo me siento obligado a decirte que no creo que una disculpa telefónica sea suficiente para solucionar lo que pasó con Rosalie.
—¡Pero no quiere hablarme, mucho menos verme!
—Hasta donde yo sabía; tú eras el ser humano más tenaz y atorrante que pisaba la faz de la tierra. – me guiñó un ojo y caminó hacia la puerta. En el marco de esta se detuvo como si se le hubiese olvidado algo y acotó: - Por cierto, hijo. Si tu hermano se queda sin profesora de piano; tú tendrás que darle las clases. No sé como lo harás, pero me encargaré de que así se haga.
Le sonreí y agradecí…pero en silencio.
Decidí aplicar lo mismo que le recomendé a Edward pero con menos certeza de tener un buen resultado en este caso. De hecho lo único que tenía era esperanza.
Me tomó un mes más o menos hartarme de intentar que me cogiera el teléfono o que me evitara cuando estaba en clases con Edward. Así que me decidí a ir hasta su casa.
Estacioné un poco más abajo puesto que dos vehículos me impidieron hacerlo frente a su puerta, pero cuando me disponía a bajarme reconocí a uno de los carros como el de Jasper. Las tripas se me revolvieron ante las posibilidades de lo que podría estar haciendo allí.
Entonces ella salió con él tomados de la mano y lo abrazó demasiado fuerte como para creer que eran simples conocidos o amigos. Un sentimiento diferente al que me corría por el cuerpo cuando veía a Edward con Bella me atravesó las venas quemándome en el trayecto.
Furia. Eso era. ¡¿Pero que hacía ese mamón con Rose si supuestamente estaba con Alice?! ¡¿Y cómo podía ser ella tan desleal?!
Cuando él se hubo ido, Rosalie pasó a su casa y yo salí del interior del coche dando un portazo. No toqué a su puerta, sería más acertado decir que la aporreé con ira. Ella abrió a la pobre víctima de mi molestia de un tirón y con expresión asesina en los ojos.
—¿Se puede saber qué demonios te pasa? —escupió con abierta hostilidad.
—¡Me pasa que venía a pedirte disculpas y te vi abrazándote con Hale!
—Ajá ¿Y? Te adelanto que no creo que esto sea una disculpa. Vas mal encaminado de antemano.
—¿Y? ¿Y…dices? ¿Cómo puedes hacerle eso a la pobre ingenua de Alice? ¿No te da remordimiento de conciencia? —no me podía controlar. Simplemente las palabras salían por mi boca sin pasar por mi cerebro para ser analizadas.
—¿Hacer qué? ¿Ser abrazada y visitada por “mi hermano”? ¡¿Eso?! —se encogió de hombros aparentemente desinteresada.
—Her…hermano…Tú… —si. Ahora era un buen momento para quedar como un idiota balbuceante. Tenía mucho sentido después de semejante escena de… ¿Celos?
Nah. No podía ser eso. Era simple indignación por Al.
—¡Dios, Emmett! Hace poco más de un mes que estuvimos juntos y ya te crees con derecho a aparecerte en mi casa para armar un escándalo. —se tomó la cabeza con las manos y caminó al interior. La seguí cauteloso en espera de una próxima descarga de furia. Que por supuesto, me merecía.
Tomó asiento en su sofá modular y apretó sus piernas contra su pecho. Sus ojos verdes normalmente hermosos estaban apagados y ojerosos. De hecho, su piel también se veía un tanto pálida.
—Rose… —susurré sentándome a su lado sin esperar invitación. —¿Estás enferma? Si necesitas ir a un médico yo puedo…
—Emmett. —levantó una de sus manos para hacerme callar. Su expresión era indescifrable. Nunca jamás en la vida había visto una como esa para poder compararla. —Tengo dos días vomitando sin parar y terriblemente cansada. Por eso no  he podido ir a ver a tu hermano. Apenas y tengo energía para bajar a la cocina a por comida. Aunque poco después vaya a dejarla en el inodoro.
Expectación. Eso si pude reconocerlo. Y miedo…
—Vamos al médico, Rosalie. —le presioné. —Puede ser grave y no debes  automedicarte.
Se puso en pie de un salto frente a mí y agitó las manos exasperada pero no llegó a gritar.
—¿Acaso eres sordo? Tengo dos condenados días vomitando, jamás me enfermo y ahora estoy aterrada ¡¿Es qué no puedes verlo?!
—La verdad es que… —negué con la cabeza. Estaba como obnubilado.
—¡Emmett, por dios! —respiró profundamente y trató de sosegarse mientras se limpiaba las lágrimas con las mangas de su suéter blanco de punto. —Déjame explicártelo de otra manera. Esa noche que pasó…lo que pasó entre nosotros estaba tan alterada que no recordé tomar mi pastilla anticonceptiva.
Abrí los ojos desmesuradamente. De todas las posibles cosas que me podía decir Rose esta no era una de mi lista. No podía tolerarlo. No podía lidiar con eso.
¡No!
—¿Tú…t…tú crees…? —y ahí estaba el estúpido titubeo de nuevo.
—No lo sé. Ya no sé nada. Aunque dudo que esto sea un efecto secundario de no tomar una píldora. Nunca me había pasado. —sonrió irónica para sí. —Aunque esto sí que sería un “efecto secundario”.
Para un temor tan grande solo había un nombre: Embarazo.
Y no era algo para lo que ninguno de los dos estuviésemos preparados para hacer frente.
No cuando teníamos tantas cosas negativas entre nosotros.

*.*.*.*.*
Hola, chicas. Esto de pone color de hormiga!
Déjenme en los comentarios lo que opinan sobre TODO XD. Estaré más que encantada leyendo sus opiniones. Como siempre.
Discúlpenme por la tardanza de las actualizaciones.
Un besote. Nos seguimos leyendo.
Marie C. Mateo




TIRANO - Capítulo Octavo:




 Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.
"Castillo de Naipes"

Edward POV:

"Me encargaré de que cumplas tu palabra, cabrón arrogante…"
Las palabras de Bella daban tumbos en mi cerebro de lado a lado creando un caos en mi sistema nervioso; a pesar de eso mi sistema límbico continuaba trabajando perfectamente repartiendo placer a lo largo y ancho de mi cuerpo mientras la seguía penetrando como un pistón contra el lavabo del baño de su oficina. Si bien el deseo era un buen aliciente, los celos habían sido el detonador de este arranque de posesividad desmedida. Haber presenciado parte de la conversación de ese maldito McCloud con ella me había volado la racionalidad a quien –sabe –donde – coño.
Sospechaba que ese puto muñeco Ken inglés podría intentar ligar con Isabella; y para mortificación mía; así había sido. El maldito no había podido mantener a raya al complejo de "prostituta" que había en él. Necesita ligar con cualquier cosa con falda que se le cruce en el camino, pero estaba muy equivocado si creía que podía tenerla a ella. No la tendría, de eso me encargaría yo porque…porque sí. Y punto.
"Me encargaré de que cumplas tu palabra, cabrón arrogante…"
¡Demonios! Me estaba disociando cada día, cada hora y cada segundo. Cuando estaba con ella me perdía un poco más, y eso me descolocaba. No siempre lo manejaba de la mejor manera, explotando contra ella por cosas que no venían al caso, pero es que estaba acostumbrado a tener el control de absolutamente todo y de repente apareció una chica de piel cremosa, con ojos y cabello color chocolate, una boca sonrosada de labios llenos, una silueta de líneas suaves sin la exageraciones que confieren las cirugías estéticas. Pero lo que tuvo más impacto en mí ha sido su personalidad que podía ser servicial y callada u orgullosa y desafiante. Solamente ella consigue doblegarme ya sea con su cuerpo o con sus reproches.
No quería cambiar como era, pero cierta parte de mí se sentía avergonzada cuando no estaba a la altura de sus expectativas.
Bella echó la cabeza hacia atrás y se mordió el labio ahogando lo que iba a ser un grito. Sus paredes me apretaban con fuerza el pene que seguí moviendo con fuerza hasta que no pude más. Recargué mi frente en su hombro mientras mis caderas la taladraron hasta que no tuve que más verter dentro de ella. Nuestras respiraciones eran desiguales y una capa fina de sudor nos rodeaba ambos. Acaricié sus muslos de arriba abajo con suavidad mientras que conseguíamos sosegarnos y entonces fue cuando la miré a los ojos con vehemencia.
—Lo siento, Bella. Siento ser un bastardo soberbio una y otra vez. —por algún motivo que no fui capaz de comprender, comencé a titubear. —Yo…te juro que no es intencional…no quise ser grosero, pero es que no puedo…
Colocó la yema de sus dedos en mis labios acallándome. Su rostro a pesar de tener el sonrojo de la satisfacción en las mejillas despedía una serenidad abrumadora.
—Creo que nos ahorraríamos muchos momentos desagradables si en vez de tratar a los demás de manera despectiva, te abres conmigo cuando algo te saca de quicio. —sus manos se colocaron a ambos lados de su cintura, negándose a tocarme para darme consuelo. Entendí que por el hecho de haber tenido sexo y de que ahora me escuchara, no había quedado zanjado el hecho de que la hubiese tratado mal. —¿Qué te dijo tu padre ayer para que perdieras los papeles de esa manera ayer?
La miré sorprendido. Isabella Swan podía ser impresionantemente observadora además de ser sagaz, eso sin contar que conocía la tirante relación que llevaba con Carlisle. Así que solo fue cuestión de sumar uno más uno y ¡voilá! Llegó a la conclusión correcta.
Suspiré derrotado mientras me alejaba un poco de ella para limpiarme y ella aprovechó la distancia para lo mismo sin perder atención de lo que yo le decía. Rememoré para ella cada maldita palabra:
Carlisle me había pedido después de exponer las ideas que Bella y yo habíamos tenido para el evento benéfico, que me quedara con él por un par de minutos puesto que necesitaba decirme algo. Susurré cada mala palabra que conocía mientras recogía mis papeles preparándome para enfrentarme a él.
Me esperaba sentado a la cabeza de la imponente mesa de juntas con una expresión pétrea y seria. Mi mente divagaba sobre los diferentes motivos por los cuales me necesitaba en ese momento, pero no acerté en ninguno. Cuando finalmente me coloqué a su lado, tenía la espalda tensa y mis manos aferraban las carpetas con tal fuerza que los nudillos se me veían blancos.
—Toma asiento, hijo. —dijo con elegancia mientras me señalaba una silla a su lado derecho con tranquilidad.
Negué con la cabeza.
—Tengo prisa, padre. Dime lo que necesitas decir porque tengo muchos pendientes.
—No entiendo porqué siempre tienes que ser tan desagradable conmigo cada vez que nos vemos. —su tono de reproche me pareció tan fuera de lugar que no pude contener una carcajada sardónica lo cual lo irritó visiblemente. —Sinceramente no le encuentro gracia a nada de lo que he dicho sobre tu actitud.
—Yo sí. Es que por primera vez encontré algo en común entre nosotros además de la sangre. Lo hostil.
—¡Yo no he sido hostil contigo a menos de que estuviésemos discutiendo! —sus ojos azul grisáceos; igual a los míos; se clavaron en mí como puñales cargados de rabia e indignación. —En cambio eres tú el que no pierde ocasión en buscar una razón para reñir conmigo. No pareciera que fuese tu padre sino tu enemigo, y aun no comprendo por qué día con día te has llenado de odio contra mí cuando lo único que yo he tratado de hacer durante todos estos años es que no les falte nada ni a tu madre ni a ti. Edward, no soy perfecto.
Sus palabras en algún momento, tiempo atrás, me hubiesen hecho un nudo en la garganta e incluso me podrían haber llenado de lágrimas los ojos, sin embargo en esa ocasión no fue así. Me limité a mirarlo con una máscara perfecta de frialdad porque ya era un experto en colocarla ante él más que ante nadie.
—Tengo prisa, necesito que me digas lo que ibas a decirme para seguir en mis pendientes. Y mucho menos tengo ganas de tener estas conversaciones en una sala de juntas.
—¿Entonces dónde quieres que las tengamos, Edward?
—En ningún lado, Carlisle. El tiempo de hablar con tu hijo y hacerte el padre abnegado, ya pasó.
—¡Estás llegando al límite de lo que estoy dispuesto a soportarte!
—¡Al punto o me voy!
—¡Edward Anthony…!
—Tengo veintisiete no dieciséis, así que no me podrás obligar a permanecer aquí hasta que escuche todo lo que quieras. Habla o me voy de una vez por todas.
Era una guerra abierta en la que aunque hubiese una breve victoria sobre quién tendría la última palabra a la larga no era tan idiota como para creer que habría un feliz ganador. No cuando tras cada palabra pronunciada se dejara una herida que no lograba ser cicatrizada.
Carlisle me miró con incrédula decepción a los ojos, pero lo que él ignoraba era que ya estaba más que acostumbrado a ver esos gestos en sus facciones cuando me miraba. Sin embargo en algún momento analizó mis palabras y lenguaje corporal, por lo cual se dio cuenta de que estaba dispuesto a irme; dejándolo con la palabra en la boca si volvía con el tema. Anexo a eso pensé también que no quería que la situación se nos fuese de las manos y termináramos gritándonos en plena empresa. No cuando su reputación como hombre calculador y racional se podría poner entredicho por los mismísimos trabajadores. Finalmente se decantó por tomar una bocanada de aire, arreglarse las solapas del malditamente perfecto Zegna, recomponer sus rasgos y hablar con la profesionalidad que era más propia en él.
—Quería saber si le habías practicado la prueba de paternidad a la pequeña.
La ira comenzó a subir por mis venas en dirección hacia mi cerebro y corazón que ahora latía desmesurado. Casi podía sentir el burbujeo de la sangre bajo mi piel.
"La pequeña"
"La niña"
"La bebé"
Nunca la había llamado por su nombre a excepción de cuando le dije cuál era el nombre que había escogido para ella. Era como si fuese una especie de objeto para él. Quizá uno que mancharía el historial perfecto de "Un Cullen". Y Dios sabe que eso no podía pasar bajo ninguna circunstancia.
—La pequeña tiene nombre, y es Elizabeth.
Puso los ojos en blanco desestimando mi reclamo:
—¡Por favor, Edward! Deja ese papel de "disque" papá indignado. No te queda. – habló entre dientes, pero esta vez no con rabia sino como si intentase evitar que alguien se enterase de un secreto vergonzoso. —¿Hiciste la prueba o no la hiciste?
—No. No la he hecho. Y tampoco sé cuando diablos la haré.
—¡¿Estás demente?! En cualquier momento la casa hogar podría pedirte a la niña y yo no permitiré que un Cullen esté dando tumbos por cualquier lado. Además que eso sería escandaloso para la familia.
Y allí estaban los motivos reales de las "preocupaciones" de Carlisle Cullen. Empresario exitoso y padre deficiente.
No pude evitar entrecerrar mis ojos con abierta hostilidad y contestarle de la misma manera.
—No se preocupe, señor Cullen, su prestigio no se verá manchado por nada de este asunto. Pero déjeme aclararle algo lo que yo haga con Elizabeth es enteramente mi problema no el suyo. Así que le agradecería que no se inmiscuyera en mis asuntos. —apretaba los puños y los relajaba intentando que la ira drenara de una manera más controlable. No era como si le fuera a asestar un golpe en la cara a mi propio padre; jamás sería capaz de irrespetarlo de semejante manera; pero si estaba al borde de empezar a sacudir cosas contra el suelo.
—Cualquier cosa que aluda a mi hijo es mi problema, Edward. —lanzó una sonrisita de conmiseración que me irritó bastante. – Además, seamos sinceros tú no sabes nada sobre paternidad.
—Tienes razón en eso. No sé nada sobre paternidad, pero creo que tengo un buen patrón a seguir en ti. Si, no me mires así. No te asombres de ser mi punto referencial. Lo único que tengo que hacer es pensar en todo lo que tú no has sido desde hace muchos años y partir desde allí.
Un vaso de agua fría en pleno rostro no podría haberlo dejado más petrificado y en el sitio. Sus hombros se tensaron y su mirada se volvió vidriosa. Le había hecho daño, lo sabía pero ya era hora de sacarme esa espina de adentro. Igualmente él me había buscado.
—Te lo di todo, Edward. Te lo he dado todo durante todo este tiempo.
—Has sido un Jefe, Carlisle. Solo eso. Un Jefe de familia, un Jefe de corporación, etc…Solo un jefe. Y si, me dite todo…lo necesario para que ahora me autodestruya ¿No te gusta el monstruo? Pues es obra y gracia tuya.
Lo miré fijamente como diciéndole con la mirada que no temía haberle dicho lo anterior, luego tomé mis cosas y salí de la oficina victorioso al tener la última palabra. Y con una herida casi mortal en el plexo solar.
Isabella me miró pétrea y no pronunció palabra alguna hasta que yo no lo hice.
Me levanté del inodoro y salí del pequeño baño al comenzar a sentirme claustrofóbico. De repente aquella oficina de ella se me antojaba demasiado incómoda para permanecer allí después de contarle aquel episodio con mi padre, pero algo más fuerte que yo me obligó a quedarme. Y era eso mismo que me impelía a buscarla con desespero siempre, a extrañarla cuando no la tenía cerca, a defenderme cuando sentía que ella me desafiaba pero por sobretodo eso, a necesitarla conmigo porque era lo más real y constante que tenía en mi vida. Isabella Swan hacía ya mucho que había colocado mi mundo patas arriba, pero solo fue hasta ese momento en que me reconocí a pesar de todas mis reservas que ella era como el aire para respirar en mi vida: Indispensable.
Sentí su presencia a mis espaldas y su mirada clavada en mí antes siquiera de girarme. Estaba a unos cuatro metros de mí, con los brazos entrecruzados y recargada en la parte frontal de su escritorio. Su mirada era preocupada aunque su postura insinuara otra cosa.
—Estoy harto, Bella. Harto de él, de sus desplantes, de sus menosprecios, de su arrogancia a la hora de decir que es mi padre cuando hace demasiados malditos años que ya no lo reconozco como tal, más allá de lo que la sangre y obligaciones me demandan. —me dejé caer en el sofá con el cansancio que conlleva soltar lo que hace tiempo se guarda entre pecho y espalda y que como el óxido se va comiendo todo a su paso.
—No digas eso, Edward. Sabes que tú quieres a tu padre. Que puede que ahora estés jodidamente molesto con él, y con toda la razón, pero aún así no eres solo eso que dijiste. Para eso tendrías que ser solo un cascarón sin sentimientos y no es eso lo tengo delante de mí. —la miré fijamente a los ojos a punto de replicarle todo lo que ella había dicho. Quería refutar cada punto que había alegado pero no pude. A ella no podía mentirle, eso sin mencionar las pocas ganas que tenía de hacerlo. Era a ella la que más partes de mí le había abierto hasta ahora.
Enterré los dedos en mi cabello…
—¡Mierda, estoy tan harto de todo esto! ¡harto! Me jode la cabeza todo el tiempo con sus mierdas degradantes. No ve nada positivo en mí o en lo que hago. —enterré la cara entre mis manos y la restregué como si eso fuese a quitarme de encima la sensación de ser un hijo de puta fracasado.
Escuché el crujir de la alfombra en el suelo, sus pasos se detuvieron solo cuando estuvo a mi lado y tomó asiento. Pensé que me iba a tocar para ofrecerme consuelo, pero no lo hizo. Nada de caricias en la espalda o agarre de manos alentadoras. No. Nada de eso. Isabella era tan pragmática que podía ser súper intensa a la hora de enfrentarte y a la vez limitarse a oír sin conmiserarte de ti. Sin demostrar esa lástima o pena habitual en las personas a las que le cuentas tus problemas personales. Quizá era por eso que estaba tan apegado a ella, no era para nada algo que se pudiera predecir con facilidad. Ella podía sorprenderte haciendo algo que definitivamente no esperabas o haciendo precisamente lo que se esperaría pero a ser ella lo pones en duda.
—Edward, mírate. No puedes concederle a tu padre el poder de tenerte en el estado en que estás. Y sé que anoche estarías igual o peor. —me miró por encima de sus largas pestañas enmarcadas perfectamente con rímel con expresión de atrévete – a – negarlo. No lo pude hacer. —¿Ves? Es exactamente eso a lo que me refiero. Le permites que te deje en un estado de ánimo deplorable en el que te sientes menospreciado, eso sin contar la impotencia y la ira que te deben de estar corroyendo por dentro. Luego vas y te desahogas de una manera errónea como pasó ayer. Necesitas aprender a canalizar tus emociones de una manera que no te haga parecer un troglodita ante tus trabajadores. Me consta que eres una persona que vale su peso en oro pero todo eso se va al garete cuando pierdes los estribos y te comportas como si fueses omnipotente. Yo te soporté más de seis meses. Ahora le toca a Jessica, sin embargo ella no tiene porqué soportarte tus majaderías. Nada le detendría a la hora de montarte una demanda por bullyng laboral si así lo desea. Yo lo pensé en más de una ocasión. —lo último lo dijo como si estuviese dando la hora en vez de peleas jurídicas.
Medio sonreí y la miré con abierta curiosidad.
—¿Y qué te detuvo?
—Que me gustabas mucho. Yyyyyyy que tenía una serie de cuentas que pagar, por lo que no me podía permitir el lujo de dejar de trabajar. —no dudó ni por un momento su respuesta. Ambos estallamos en carcajadas.
Cuando las risas pasaron se instaló entre nosotros uno de esos momentos incómodos en los que no sabes cómo romper el silencio sin que volviese el tema desagradable que intentábamos dejar atrás. Finalmente dije lo único que podía decirle en un momento como ese:
—Gracias, Bella.
Una sonrisa petulante encorvó sus labios, pero sus ojos demostraban alguna clase de brillo que no supe cómo interpretar.
—Hubiese sido una magnífica psicóloga, pero lamentablemente el cupo en la universidad me salió por administración de empresas.
Le sonreí, tomé su rostro como si fuese lo más frágil que hubiese tomado entre mis manos y le di un casto beso de agradecimiento; aunque el mismo encerrase en sí muchos significados más para los cuales no estaba listo para aceptar en ese momento.
—Eres magnífica siendo mi cable a tierra.
—Pues no me cabrees de nuevo, bonito; porque a la próxima te juro que te electrocuto. ¡No te rías! Hablo muy en serio. —su expresión se volvió grave. —No vuelvas a comportarte como un imbécil conmigo, Edward, porque no soy una santa y definitivamente no tengo una vena masoquista a la cual le guste que me trates como tapete. Tengo mis límites y créeme que no querrás conocerlos.
Asentí con todo el compromiso que hasta ese momento solo había destinado para mi labor como vicepresidente en la corporación.
—Te lo prometo ¿pero te puedo pedir un favor después de todo? Ya sabes que soy descarado… —no pude evitar que una sonrisa de zorro se me escapara a pesar de estar hablando mortalmente en serio.
Rodó los ojos y apretó los labios para que no se le escapara una sonrisa.
—A ver, desvergonzado ¿qué quieres?
—Que me ayudes a centrarme. Hace tanto tiempo que estoy acostumbrado a salirme con la mía que ya no recuerdo como es ser equilibrado. Mi vida es un caos hace tanto que no puedo recordar haber disfrutado de un momento de paz antes de estar contigo.
—¿Conmigo? – preguntó desconcertada.
—Si. La primera noche que dormiste en mi casa. Ese fue el primer momento de paz que recuerdo haber tenido en mucho tiempo.
—¡Pero si lizzy se despertó cada tres jodidas horas como un reloj!
Quizá era por la energía del momento, o quizá fue porque la presa que tenia conteniendo todo por dentro se estaba agrietando, lo cierto fue que no pude evitar decir lo que pensaba y sentía desde aquella noche de la que estábamos hablando ella y yo.
—No es cosa de Lizzy. Es cosa de Bella. Tú eres la guerra más dulce y placentera a que tengo que enfrentarme. Y eres la paz más profunda que tengo aunque no la merezca. De todos modos estoy acostumbrado a ser egoísta, por lo cual no te pretendo compartir ni cuando eres mi batalla ni cuando te conviertes en mi remanso de tranquilidad.
No era que fuésemos personajes de películas encantadas ni nada de esas mierdas, pero sí que sentimos la necesidad de sellar esa condenada declaración con un beso hambriento. Porque para quienes están acostumbrados a tener poco o nada de los demás, en aquel dichoso momento sentimos que lo teníamos todo el uno en el otro.
Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.
Bella me plantó para la hora del almuerzo. Si. Sin excusas absurdas. Fue mortal y directa cuando me soltó a la cara:
—Tengo un almuerzo con Rosalie y Angela, que planifiqué temprano en la mañana. Además te mereces comer solo por comportarte como idiota. —luego me dio un corto beso en los labios antes de dirigirse a la puerta. En la cual se volteó a decirme… —Te traeré el postre solo porque te portaste muy bien después. Sobre todo en el baño. —me guiñó un ojo y salió con un caminar que haría que hasta un muerto tuviera una erección.
La muy bruja…
Poco después de que la señorita Stanley apareciera con mi sándwich de rosbif de Subway de treinta centímetros, sonó mi celular. Un número que no supe reconocer aparecí pantalla, así que no le respondí. Que se cayeran de culo llamando, esta era mi hora de almuerzo, no tenía las más mínimas ganas de lidiar con ningún empresario.
Pero el maldito aparato sonó y sonóooooooooooooooooooo tanto que tuve que dejar el pan a medio comer; aunque después de probarlo no me había entusiasmado demasiado. No tenía jalapeños ni aceitunas negras, pero si que tenía esa mierda de alfalfa que sabía a césped; en fin…que me había olvidado que quien conocía mis gustos a la hora de comprar mi almuerzo era Bella Swan.
—Sí, buenas…—dije en un tono poco cordial.
—Aparte de que no me coges el teléfono tienes los cojones de hablar como si te jodiera la vida hablar conmigo. Eres un desgraciado.
—¡No puede ser! ¿Emmett? —pregunté como un idiota ya que la voz y los insultos del otro lado dejaban claro con quién estaba hablando.
—¿Quién más si no, mamón? ¿Cómo andas, primito? Apuesto a que me has extrañado. —al fondo de su voz se escuchaban ruidos de golpes y cornetazos.
—¿En dónde diablos andas que se escucha tan mal? —decidí; por salvaguardar la salud de mi oído; colocar la llamada en altavoz.
—Estoy en todo el centro de Berlín, Edward. Soy el arquitecto en jefe a cargo de la construcción de su sucursal acá. ¿Acaso el viejo Carlisle no te informó? Él mismo se puso en contacto conmigo para eso.
—Pues no…no me había dicho nada. Si eso no era para sentirse prescindible, no sabía que lo sería.
—Debió habérseme olvidado, es que he estado muy ocupado los últimos días. Además tenía entendido que estabas trabajando en Cabo San Lucas, con los empresarios hoteleros. —comenté como si nada.
—De hecho allí estaba hasta hace unos cuantos días, pero ya hacía bastante que estaba aburrido de construir siempre lo mismo. Necesitaba un cambio urgente, por lo cual acepté el trabajo que me propuso mi tío de inmediato. Dejé mi amado apartamento allá, aunque pensándolo bien también me estaba aburriendo ya.
—¿Tenías problemas para sonsacar a turistas ingenuas con tu sonrisa de prostituto?
—No te rías, mamón. —me espetó. —Y por supuesto que no. ya sabes que no ha nacido mujer que se resista al savoir fair de Emmett Cullen. ¡Ja! Ya quisieras tú tener este encanto mío. Anda…admítelo.
Ambos nos carcajeamos y seguimos la conversación.
—Ya en serio, Emmett. ¿Cómo van las cosas por allá? ¿Has tenido alguna dificultad? —para mí era vergonzoso preguntar esas cosas cuando se suponía que como vicepresidente ejecutivo de la compañía y se suponía que lo tenían que mantener al día con cada paso que dieran. Definitivamente Carlisle estaba empeñado en hacer que le diera un jodido aneurisma.
—Muy bien. Tu padre sí que supo escoger la locación perfecta. Genarmenmarkt en frente, y con dos catedrales cerca que atraerán a muchos turistas. Eso sin contar que mirar a la Dom Francés es todo un espectáculo. Además está en pleno centro de Berlín, lo que hace que muchas personas transiten por acá. Fue una buena estrategia. Joder, si esto no funciona en un punto tan bueno como este sería porque vendieran estiércol en la perfumería. —dicho eso soltó unas carcajadas que de seguro me hubiesen dejado sordo si tuviese el celular pegado a la oreja.
—Eres tan sutil como un elefante en una cristalería, animal. —conseguí decirle después de dejar de reír.
—Jódete. —imaginé que si lo tuviese en frente me estaría mostrando su dedo del corazón. Él era así de educado. —Hace mucho que nos vemos, primo. ¿No vendrás a ver como avanza la obra?
—La verdad es que en estos momentos estoy bastante ocupado con un evento benéfico que estoy planeando, pero yo creo que en cuanto salga de eso puedo planificar un viaje para allá. Además tengo que asegurarme de que no vayas a tirarte a media Alemania y dejarnos sin clientas porque las dejaste tiradas como unas toallas usadas. —le dije "medio" en broma, porque lo creía muy capaz. Emmett era como un adicto al sexo, cosa que daría por hecho si no lo conociera y supiese que hacerse desear era tan parte de su personalidad como su sentido del humor.
—O a lo mejor las aumento…quien sabe. —agregó como si de verdad estuviese considerando sus palabras. Pedazo de loco… —Ya en serio, Ed. ¡Son cuatro años! Cuatro jodidos años sin vernos, sin salir de fiesta o a buscar chicas. Eso es horrible ¿cómo puedes olvidarte así de la familia?
—Es tu culpa. No nos has vuelto a visitar.
—¡Serás cara dura! Te dije hace más de año y medio; cuando por cierto yo también fui el que te llamé; que vinieras a visitarme a Cabo. Eres un cabronazo mala gente. Sí, eso eres.
—Vale…vale…deja de llorar que en máximo un mes nos estaremos viendo las caras.
—¡Eso! Te llevaré a cada lugar que conozca para ligarme mujeres. Oh, la vamos a pasar muy bieeeen, primito.
—Eh…no lo creo. La verdad es que…estoy con alguien. —dije finalmente. El titubeo no era por hablarle de Bella, sino nuevamente de no saber cómo definir lo que ambos éramos. Una parte de mí quería arreglar eso con rapidez, pero otra…hacía que recordara cosas desagradables que no quería volver a pasar.
—¿Tienes novia? —tono me indicó que en cualquier momento me soltaría algo que no me gustaría para nada.
—No. Solo estamos…saliendo. Por ahora.
—Pero no es nada serio ¿no? Oh, joder. Tu silencio me dice que si lo es. Mierda, Edward ¿acaso no recuerdas lo que pasó con…?
—¡No hables de eso! —siseé como un gato molesto. No hablaría de eso ni ahora ni nunca. Eso estaba enterrado y muerto. —No compares esto con eso porque no hay precedentes. —¡maldición! Sabía que si lo había pero me negaba a pensar que fuesen iguales. No, no podía ser. Ya se había demostrado en varias ocasiones que no era así.
—Vale. Lo entiendo. Solo…cuídate ¿sí?
—Lo haré. —espeté mortalmente serio, pero luego traté de llevar la conversación por caminos menos ásperos. Él era lo más cercano que había tenido en mi vida. —Oye, bastardo. Espero que me prepares una buena comida con esas salchichas de allá y bastante cerveza.
—¡Oh, hermano como he comido de esas! Es como si no tuviese suficiente. A cada local que entro son cada vez mejores. —típico en él: podía cambiar de estado anímico como un bipolar. De hecho, ahora hablaba como si jamás en su vida se hubiese comida una en su vida.
—¿Mejores que en Papaya Dog?
—Pfffff ¡A la mierda Papaya Dog! Bueno no. tampoco así. Pero sí son muy buenas. Son diferentes a esas. Bueno, Ed, te dejo en paz. Pero no por mucho tiempo, cabronazo. O al menos eso espero.
No pude evitar reírme ante su tono de reproche infantil.
—No, primo. Tranquilo ¿este es el número de tu celular?
—Si.
—Entonces te estaré jodiendo un día sí y al otro también.
—No. tampoco es que me hiciste tanta falta. No molestes.
—Está bien. Hablamos luego entonces.
—Adiós, Ed.
Cuatro años habían pasado desde que Emmett y yo nos habíamos visto por última vez después de vivir juntos casi hasta la universidad. Y cuando llegamos a esta nos vimos lo máximo posible. De hecho las habíamos elegido lo más cercanas posibles para no estar separados tanto tiempo. Él fue a la Columbia University mientras que yo a la de New York.
Emmett era un año mayor que yo pero repitió un año. El mismo año en que mi a mi padre le dieron su custodia por ser su único familiar. Mi tío Aro; su padre; se había vuelto alcohólico y adicto al juego.
Los orígenes de ambos eran bastante humildes. Para nada tenían a su disposición un personal de servicio para ayudarlos. A veces incluso no tenían siquiera para comer. Mis abuelos habían sido unos humildes campesinos de Adirondack. Carlisle y Aro estudiaron y trabajaron medio tiempo. La panadería de una amiga de mi abuela había sido el lugar en el cual mi padre había ganado y ahorrado cada centavo que ganaba, a diferencia de mi tío que opinaba que el dinero era para gastarse.
Carlisle consiguió ahorrar lo suficiente para irse a vivir a la ciudad de New York y trabajó en varios sitios. Mientras que Aro se quedó en el pueblo perdiendo su dinero. Mi padre consiguió montar una pequeña perfumería que tuvo sus altas y sus bajas, pero con mucho esfuerzo de él fue creciendo poco a poco; entonces llegó Esme. Una chica sencilla que solicitaba el puesto de vendedora. Tres años después contraerían matrimonio y un año y medio después llegué yo.
Cuando tenía aproximadamente dos años de edad, mi madre intentó volver a quedar embarazada pero no pudo. Carlisle quería una niña desesperadamente pero esta nunca llegó. Los motivos nunca los supieron o no me los dijeron. El hecho es que quedé yo solo como el heredero de Le Madeimoselle cuando esta creció hasta convertirse en una corporación y se mudó a la Quinta Avenida.
Aro apareció entonces; ya que durante años y debido a su vicio la relación de él con Carlisle se había dañado bastante. Le pidió dinero a mi padre para ir a rehabilitación, pero lo que no sabía este que aquella sería la primera de cuatro veces. Al final Carlisle se hartó y se negó a darle un dólar más y entonces fue cuando rompieron cualquier contacto que tuviesen.
Años después, cuando Emmett tenía solo ocho años de edad y yo siete, una trabajadora social se apareció en la puerta del trabajo de mi padre con Emmett tomado de la mano. Su padre moriría dos años después a causa de una cirrosis hepática.
Desde ese momento en adelante Emmett se convertiría en mi compañero de juegos, de clases y mi hermano de vida.
Me alegraba que volviese a estar en esta pero tenía miedo que él me recordara demasiado esa etapa de mi vida que tanto me había esforzado en sepultar.
Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.
Al día siguiente decidí sacar a Isabella a la que sería nuestra "primera cita". Decidí que comenzaría a hacer las cosas correctamente con ella. Ya ambos habíamos acordado no estar con otras personas. Además compartíamos una importantísima responsabilidad como padrinos de Elizabeth; por lo que tener miedo a tener "una relación" sería bastante estúpido ya que de alguna forma u otra ya la teníamos sin haberlo planificado.
Bella había dormido; o no depende de si se tomaba como referencia lo que habíamos pasado la noche haciendo; en mi casa. Lizzy durmió esta vez toda la noche luego de que ella le contara dos veces Huevos verdes con jamón del Dr. Seuss. A la mañana siguiente me dejó a mí la responsabilidad de cambiarle el pañal y justo después de salir del baño tras haberme embarrado los dedos con "las gracias" de mi a-hija-da, llegó Sue Clearwater. Bella se había negado a ayudarme y por el contrario se había partido de risa con cada gesto de horror que hice con la labor. ¿Cómo una criatura de tres meses de edad podía hacer semejantes desastres? Y más inexplicable era cuando lo único que tomaba era leche de fórmula. En fin, la bebé me miraba despreocupada y hasta se reía con dos de sus deditos metidos en la boca mientras yo lidiaba con la bomba nuclear que llevaba en su pañal. ¿Y qué pasó cuando la iba a vestir con ropita limpia? Estalló a llorar como si se hubiese golpeado porque prefería estar desnuda.
Al final había logrado sacar a Bella de la casa y aunque le insistí para ir a Le Cirque o alguna mierda que fuese importante, ella se decantó por Papaya Dog. Así que se puso una camiseta mía la cual anudó a su cintura, unos skinny jeans y unos Ked´s azul marino. Se recogió el cabello en una coleta y unos Ray Bans sobre sus ojos fue el toque final. Nada de glamour como iba de lunes a viernes en la oficina. Esta era ella en su vida privada y ahora la compartía conmigo, que por cierto estaba encantado con ese lado de ella. Así que como ella solo me coloqué una sencilla camiseta cuello en v negra de Armani y unos jeans.
Nos fuimos en su sencillo y nada espectacular Nissan, que contrastaba brutalmente en el estacionamiento de mi apartamento, pero que desentonaba mucho menos de lo que lo haría el Porshe Carrera plateado, que tenía la mayoría del tiempo aparcado, en la avenida 239 con 1st. Compramos para llevar y luego nos fuimos al Central Park. Volvimos a sentarnos en aquella banqueta en la cual toda esta vorágine que compartíamos ahora había comenzado, pero a diferencia de cafés y muffins eran un par de salchichas y un Coca – Colas.
—Esto no era lo que esperaba para nuestra primera cita. —admití después de haber comido.
Seguíamos sentados. Ni siquiera nos habíamos parado a botar los pales y envases ya vacíos, estábamos tan a gusto hablando que eso no nos parecía algo importante en ese momento.
Ella pareció sorprenderse por mis palabras…
—Pri…¿primera cita? No me dijiste que saldríamos para eso. Solo que íbamos a comer.
Me encogí de hombros restándole importancia al asunto.
—Por eso quería ir a un buen restaurant, en el cual sirvieran postres y todas esas cursilerías. Ahora te tocará conformarte con un McFlurry.
Ella estalló en carcajadas y luego tras una pausa me tomó la cara y me besó. Abrí mis labios y recibí más que gustoso a su lengua que invitaba a la mía a salir a acariciarla. Mordí su labio inferior y luego volví a por su boca.
—No hay Le Cirque que iguale a esta cita en pleno Central Park. No hay presiones ni pretensiones así que para mí es perfecto.
Si, definitivamente debía agradecerle a quien quiera que fuese el responsable de que esa mujer llegara al mundo para que luego se topase conmigo. No necesitaba una súper modelo a mi lado solo a una mujer real. Como Bella.
Como mi Bella.
—Mi cable a tierra. – susurré sobre sus labios entre abiertos. —Eres mi bendito cable a tierra.
Tal ves dábamos la impresión de ser la pareja típica de enamorados por fuera, pero ambos sabíamos que no lo éramos en casi ningún sentido. Pero de lo que si disfruté en muchísimo tiempo, más del que quería recordar, fue del caminar tomados de la mano por la calle.
¿Qué nos podrían ver los trabajadores? No nos importaba.
¿Qué cualquier ejecutivo podría poner en duda nuestra profesionalidad por andar juntos? Mucho menos.
Lo único importante en aquella ecuación éramos nosotros dos.
—¿Qué haremos ahora? —me preguntó sonriente. —Toma en cuenta que hoy es sábado y que de paso toda la semana que viene será un dolor de cabeza por lo del evento.
Solo era hablar del evento y ya me sentía cansado.
—Tienes razón. Podemos ir a una heladería nueva que abrieron por el Museo Metropolitano ¿te gustaría?
Una sonrisa casi lasciva se extendió en su cara.
—¿Quién es esta pobre mortal para resistirse a un buen helado con topping de chocolate?
Le di un beso y seguimos caminando hablando de naderías y entonces fue cuando la vi.
Caminando con otro hombre, tomados de la mano y ella con una ropa deportiva que habitualmente no se colocaba: una gorra y unos lentes como si eso fuese a evitar que la reconociera.
Esme iba muy sonriente con un hombre maduro, tomados de la mano y con una sonrisa que amenaza con partirles las mejillas.
Noté que Bella también la había reconocido también y se había detenido como yo en la acera frente a donde ellos iban caminando contraria a la de nosotros.
La gran pregunta sería ahora: ¿Cruzaría unos miserables metros para partirle la boca a él? Porque en ese instante las manos me picaban con ansias y no estaba muy seguro de si disfrutaría de una pelea bajo aquellas circunstancias.
Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.
Vaaaaaaaaaaya primera cita.
Bueno, chicas me alegro de andar de nuevo por acá, esta vez de la mano de mi tirano hermoso. Muchas gracias por el apoyo que le han venido dando en estos últimos días. Es como si dejara de ser solo "La Chica Corazón de Cristal" que no es que me moleste pero creo que a ninguna escritora le hace muy feliz ser encasillada. A pesar de todo estoy muy feliz de que mis historias vayan cogiendo más y más forma de lo que veo en mi cabecita y espero que a ustedes les esté gustando lo que estoy haciendo con ellas.
De nuevo les reitero mi agradecimiento por leerme y más por apoyarme constantemente.
PD: A mis chicas de , les agradezco que si no tienen una cuenta allí, o habilitada la opción de PM me dejen un email donde responderles las preguntas que me dejan.
Un beso inmenso para todas.
*Marie K. Matthew*