Páginas

Bienvenidos

Espero que tu estancia en mi blog sea placentera, Mis Fanfics están protagonizados por personajes de Stephenie Meyer, pero las historias me pertenecen a mí. Advertenciaa: Rated: +M (+18)

Corazón De Cristal

"-Pareces un ángel ¿te lo habían dicho? Quizá lo eres y nosotros no somos capaces de comprenderlo." -Isabella Swan.

Tirano

"Un hombre que no tenía la palabra DEBILIDAD en su vocabulario...y una mujer sencilla y sensible que demostrará que hasta el más insensible y frío es capaz de caer por amor"

Anhelo Desde La Oscuridad

"Serás mía por toda la eternidad..Lo quieras o nó" -Edward Cullen.

Sin Alternativas

"Solo una mirada bastó para dar un vuelco a mi vida." -Rachel Black.

miércoles, 2 de abril de 2014

ALTERNO DE CORAZÓN DE CRISTAL -2:

Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.


“Guardiana”

Habían pasado muchas cosas desde que Bella había entrado a la vida de Edward. Algunas llenas de lágrima, no necesariamente amargas, y otras tantas de sonrisas. Ella le había enseñado tantas cosas que ni él; que amaba tener todo contado y controlado, podía enumerarlas. Sí, lo había tomado de la mano para caminar afuera de esa niebla que lo tenía sumido en su mutismo, pero en su interior estaba seguro que lo más importante no se podía tocar ni ver.
Le había perdido en una ocasión, pero la recuperó al poco tiempo. Y sin embargo ese momento se le hizo ínfimamente largo. Como un descenso hacia el infierno y su regreso. No podría borrar ese episodio de su mente ni queriéndolo.
Había sido totalmente extraño…
Como si algo se hubiese roto dentro de él pero no supiese decir qué; su mente, su corazón, alguna parte de su cuerpo que no conociera…No tenía nada con qué compararlo.
Pero más extraño aún era esa necesidad de ella que había desarrollado. No le abrumaba porque de alguna manera estaba acostumbrado a apoyarse en Isabella, sin embargo cuando ella estaba cerca su cuerpo experimentaba como una atracción casi  magnética que lo hacía pululara su alrededor incluso sin darse cuenta.
Quizá ese fue uno de los detonantes para lo que ocurrió aquella tarde cualquiera:
Desde que despertó, Edward no se sentía como siempre. Las cosas estaban fuera de lugar. No físicamente. Alrededor todo estaba como siempre, su ropa ordenada por colores y piezas, los CDs clasificados según en intérprete, tipo e incluso su antigüedad ¿Acaso no lo hacían todos?
Pero no se trataba de eso…
Era algo externo. No podía manejarlo y eso lo ponía nervioso.
Carlisle tenía varias mañanas en las que no desayunaba en casa por una litigación con separación de bienes. Estaba tan ocupado que había tenido que posponer las reuniones que tenía con Edward sin ninguna razón específica. A veces trabajaba mientras él lo acribillaba a preguntas sobre cualquier cosa que tuviera dudas. Había cosas sobre las que necesitaba hablar y él no estaba allí para hacerlo.
Luego estaba Emmett. Solía decirle que las personas, eran seres de costumbre. Y él lo acostumbró a levantarlo temprano para caminar o trotar un poco cada mañana, incluso cuando él se negaba en rotundo a hacerlo. Le robaba su cobija y sus almohadas, colocaba música a alto volumen y en más de una ocasión amenazó con secuestrar a sus amadas galletas de canela. Desde el episodio de Rosalie y el hospital, ya no había habido más mañanas de hermanos. Solo él. Ahora tenía unas horas a las que no sabía con qué llenar antes de que llegara Isabella con sus instrucciones diarias.
Esme era más constante, sin embargo pasaba demasiado tiempo ahora fuera de casa porque estaba comenzando unos proyectos de decoración.
Alice cursaba sus exámenes finales e Isabella necesitaba encontrar una locación para la fundación destinadas a personas como él.
Pero Edward también necesitaba…solo que no sabía cómo expresar lo que pasaba por su mente.
—Quizás estoy retrocediendo a donde estaba antes. —llegó a pensar en una ocasión.
Así fue como tanta ansiedad se fue acumulando y finalmente explotó en pleno almuerzo.
Solo Esme estaba con él.
Había cocinado salmón con una salsa de mantequilla y alcaparras y él odiaba a esas pequeñas bolas saladas que le recordaban demasiado a las horribles anchoas.
—¡No voy a comer eso! —gritó con furia. Levantándose violentamente de su silla, la tiró al suelo y ni siquiera se molestó en recogerla. Salió de la estancia y se encontró sin ningún lugar al que ir ni con qué descargar esa frustración que llevaba por dentro.
Al final la emprendió a golpes contra el sofá.
En varias ocasiones le pareció escuchar a su madre levantando la voz de ella pero era como si pudiese entenderla con claridad, así que sus palabras no tuvieron efecto alguno. Cuando el aliento le faltó y las fuerzas le flaquearon, solo le restó quedarse tendido en el mismo mueble al que había golpeado sin cesar mientras lloraba sin cesar. Quería entender lo que le pasaba, pero a su vez deseaba estallar aún más fuerte de lo que lo había hecho. Y no podía hablar…
No tenía noción alguna del tiempo que permaneció de esa manera.
—¿Edward? —la voz de Isabella le sacó del hoyo negro en el que estaba su cerebro.
Levantó la cabeza y la vio a los ojos. A esos ojos chocolate que tanto le gustaba mirar, sin embargo en ese momento solo lo hacían sentirse avergonzado de lo que había hecho.
Le hizo una serie de preguntas pero no respondió ninguna. No tenía ganas de hacerlo.
—¿Dónde está Gannicus? —escuchó que le preguntara a su madre.
—Está en el patio. Le cerré la puerta de acceso a la casa para que dejara comer a Edward pero… —su voz se apagó lo que hizo que él se sintiera aun peor.
Pasado un momento, unas patas frías y un poco sucias se posaron sobre sus piernas. El hálito un poco apestoso a comida de perros le golpeó en el rostro…pero en ese momento le hizo sentir…tranquilidad.
Gannicus se subió al regazo de su amo y se acurrucó extrañamente quieto para ser él. Solo dejó que lo acariciara mientras mantenía su cabeza baja colgando del borde del muslo.
La sensación de la suavidad del pelaje que se deslizaba entre sus dedos lo mantuvo hipnotizado durante un buen lapso de tiempo en el cual Isabella esperó paciente a su lado. Solo observaba lenguaje temporal.
Y cuando estuvo segura de que estaba sosegado, habló:
—¿Deseas hablar de lo que pasó, Edward?
No hizo ningún movimiento. Si siquiera miró en su dirección, a lo que ella respondió con un tono firme pero cauteloso a la vez.
—Sé que estás al tanto de que no ver a la persona que te habla a la cara es de mala educación. —subió su mirada haciendo que ella tragara el nudo que tenía en la garganta al ver el tormento en sus ojos. —Muy bien. Ahora que tengo tu completa atención me gustaría que me hablaras sobre lo que pasó.
Pasaron unos cuantos segundos antes de que respondiera. De hecho, abrió la boca en varias ocasiones sin lograr pronunciar una palabra.
—Me alteré, Bella. Lo siento. —seguía acariciando al lobo siberiano que seguía asombrosamente tranquilo sobre él.
Ella asintió.
—Eso fue lo que Esme me dijo. Quiero conocer el porqué de esta crisis nerviosa ¿Puedes ayudarme con eso?
Se encogió de hombros.
—Bien ¿Te has sentido ansioso estos últimos días?
Asintió sin decir nada más.
—¿Hace mucho que te sientes así?
—Un poco.
—¿Desde cuándo?
—No…no lo sé. —acarició al cachorro un poco más rápido y ese detalle no le pasó desapercibido a su novia. Aunque en ese momento era más su terapeuta que pareja. Para ella era importante llegar al motivo de esa nueva crisis para poder ayudarlo a sobrellevarlo y a su vez enseñarle que ese no era un comportamiento aceptable. Habían líneas que debían ser marcadas para todas la personas y él no era la excepción, solo que debía hacerlo de una manera más sutil. He allí por qué no se había dirigido a Edward en ningún momento como Ángel.
—¿Por qué no lo hablaste con alguien? —insistió ella con aparente tranquilidad. La verdad es que por dentro sentía cierto grado de culpabilidad al no haber estado en el momento en que había ocurrido este episodio. La pobre Esme había tenido que enfrentarla sola y estaba muy afectada por la manera en que lo vio.
—Pues…Papá ha estado ocupado, como Emmett. Como mamá…y hasta tú. —la vulnerabilidad que mostraba su voz era tal que a ella se le hizo imposible resistirse al impulso de levantar su mirada hacia su rostro para verlo con profunda adoración.
Y de todo lo que él podía haber imaginado que ella podría haber dicho, lo sorprendió con un sentido: —Lo siento. Lo siento muchísimo. —se aclaró la garganta. —Lamento haber estado tan preocupada en mis cosas que pasé por alto que tu rutina se había alterado tanto últimamente. Debí haberlo visto venir.
—¡Me siento avergonzado de cómo actué! —parecía estar desesperado porque ella le creyera. Lo cual agrietó un poco más su corazón.
—Comprendo. Y debemos trabajar en ello. No podemos dejar que otro quiebre de rutina se transforme en una nueva crisis nerviosa. —señaló a Gannicus con un asentimiento. —Puedes usarlo a él ¿Te da cuenta de porqué lo hice venir? —negó con la cabeza —Porque tú permaneces más sereno cuando estás cerca de él. Así que cuando te sientas malhumorado o triste, busca a Gannicus y acarícialo. Hay una conexión entre los animales y las personas que muy pocos comprenden. Quizá hemos perdido parte de nuestra conexión con la tierra o será que esos seres especiales como tú… —le dirigió un brillante sonrisa. —tienen un vínculo más allá de nuestro entendimiento.
Edward se rio un poco.
—Me gusta acariciarlo.
—Por supuesto que sí. Yo lo sé, por eso te pido que hagas eso cuando te sientas que estás perdiendo la calma. —en ese momento se puso un tanto más firme y seria. —Ahora, también debemos buscar algo alterno a tus actividades, pues si sabes de antemano que no vas a poder hacer algo de lo que tienes planteado entonces buscas algo para sustituirlo. Llámame, Edward. Me tienes a la distancia de una llamada. Jamás dejaría de atender una llamada tuya. —estreché sus manos entre las mías. —Quiero que entiendas algo: El hecho de que cada uno de nosotros estemos ocupados en un proyecto personal, no quiere decir que dejemos de preocuparme por ti. Solo que cada quién tiene ocupaciones y responsabilidades a las que hacerles cara. Eso sí, voy a encargarme de que tu rutina se restablezca lo más pronto posible. No siempre voy a poder estar yo o Esme o Carlisle, pero trataremos de llevar todo lo más normal posible. ¿Te comprometes a ayudarme?
Asintió aparentemente satisfecho.
—Pero tendremos que hacer algunos cambios…
—Oh…—gimió pesaroso. A lo cual ella tuvo que contener la risa.
De pronto Gannicus se activó tanto como siempre. Comenzó a saltar entre ellos sin dejarlos hablar bien. Bella se dio por vencida primero.
Palmeó la rodilla de él.
—Vamos, ángel. Hay una disculpa pendiente con Esme. Luego podemos comernos un gran tazón de helado de vainilla con galletas de canela. Saben mejor con lluvia.
Él sonrió y tomó la mano que ella le tendió. La miraba con esos ojos repletos de adoración. ¿Cómo no iba a amarla cuando solo ella sabía cómo calmarlo y alterarlo?
Y mientras caminaban hacia la cocina el ya no tan inmaculado ángel pensaba en lo placentero que era que ella lo alterara en la cama. Cuando tenía esas mismas manos que ahora se aferraban a ella como una tabla salvavidas, temblando enganchadas en la sábanas después de haber poseído enteramente a lo que lo obsesionaba tanto: Ella.
Simple y magníficamente ella. Su Guardiana y Custodia.

Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.
¡Ah, bendita sea la música cuándo no se sabe qué escribir! En este caso mi amado Pablo Alborán.

Espero que les gustara este nuevo alterno de Corazón de Cristal. Primero quería escribir desde el punto de vista de Edward; pero preferí hacerlo de esta manera para que me permitiera mostrar un poco de las emociones de los implicados en este corto relato. Lo hice principalmente por ser este (todavía en Venezuela lo es. Son las 23:13 p.m.) El Día Internacional de la Concientización del Autismo.

Tengo mucho que agradecer a estas personitas especiales por inspirarme y a ustedes por abrirse conmigo hasta el punto de compartir conmigo sus vivencias y experiencias de este tipo. Sepan que valoro mucho esa confianza.

Espero que les haya gustado…y si no, pues disculpen.

Besos y abrazos desde mi preciosa, caótica y guerrera Venezuela…


*Marie K. Matthew*

jueves, 20 de marzo de 2014

CORAZÓN DE CRISTAL: Vigésimo séptimo capítulo.


Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.


Capítulo XXVII:

 “Sensibilidad”


Bella POV:


“…Este será mi eterno reposo. Aquí descasará mi cuerpo, libre de la fatídica ley de los astros. Recibe tú la última mirada de mis ojos, el último abrazo de mis brazos, el último beso de mis labios, puertas de la vida, que vienen a sellar mi eterno contrato con la muerte. Ven, áspero y vencedor piloto: mi nave, harta de combatir con las olas, quiere quebrantarse en los peñascos. Brindemos por mi dama. ¡Oh, cuán portentosos son los efectos de tu bálsamo, alquimista veraz! Así, con este beso…muero.” 1
Escuché el crujido del libro al ser cerrado, y posterior a eso, un suspiro que estaba lejos de ser satisfactorio por la lectura que reseguían unos ojos de tormenta. Despegué la mirada del monitor de la computadora para ser testigo de su próxima reacción.
—¿Qué pasa, ángel? ¿No te agradan las palabras de Romeo? —inquirí y en ese instante dejó el libro en el asiento para girarse hacia mí. Tenía el ceño fruncido.
—No me gusta esa novela —junté las manos y las coloqué bajo mi barbilla preparándome para su interesante punto de vista sobre clásicos literarios.
—¿Quieres explicarme por qué?
—Romeo me parece un necio —respondió muy pagado de sí mismo y yo ahogué una risita, luego aclaré mi garganta y me dirigí a él con un tono bastante anticuado.
—Ok. Y ¿Por qué le amerita tanto desagrado el caballero Romeo, señor Edward? —lo que lo hizo fruncir el ceño entre pensativo y reprobatorio.
—Creo que fue su conducta volátil la que causó toda esta tragedia… ¡Ella tenía solo trece años! Lo cual… —hizo un gesto de reprobación— me parece una aberración. No tenía la madurez suficiente para tomar decisiones racionales.
—Pero Julieta tuvo su cuota de culpa al ser tan ilusa —repliqué—. Además, ángel, en esa época; como bien te lo dijo el libro; la sociedad consideraba los trece como una edad casadera. De un tiempo parar acá fue que establecieron los cánones de la edad adulta que hasta ahora son válidos para nosotros.
—¡Pero él debió protegerla!... No pensó en que las consecuencias de sus acciones los podría arrastrar a ambos. Eso no es amor —contraatacó indignado.
Enternecida y algo divertida; he de reconocer; por su súbita vehemencia, le acaricié una mejilla con el dorso del dedo índice al protagonista de mi propia novela romántica no escrita. La pluma la teníamos ambos y ni nosotros mismos conocíamos el final de esta historia.
—Tienes razón.
Abrió la boca para replicar pero la cerró en seguida y me miró confundido.
—¿En serio crees eso?
Asentí satisfecha por lograr mi cometido.
—Romeo es un necio, pero ella también —tomé una mano de él para juguetear con sus dedos mientras hablaba sin quitarle la mirada de encima—. Para ser honesta, tuve que leerla varias veces antes de crearme esta opinión, no como tú que lo has hecho a la primera, chico listo. Verás… desde pequeñas a las chicas se nos inserta el chip del romanticismo y casi en su totalidad te presentan el “amor perfecto” como el de Romeo y Julieta. Así que en cuanto lees la novela, vienes ya con la influencia de otra persona. En una primera instancia no crees que alguien haya amado más que él o ella misma…  pero conforme maduras te das cuenta que el trasfondo de la historia no habla de su amor sino de la tragedia —aparté con delicadeza un mechón rebelde que se había escapado a su frente—. En realidad creo que esa es la obra más renombrada de Shakespeare porque en el interior, todos deseamos a alguien que nos ame tanto que sea capaz de morir por nosotros; pero pocos se dan cuenta de que no es sano que tu vida se detenga si el corazón de la otra persona deja de latir, eso no es amor.
Edward me miraba entre concentrado; mientras sopesaba el significado de mis palabras; y confundido.
—Entonces ¿Qué lo es, Bella?
Me encogí de hombros.
—No lo sé, ángel. Lo estoy descubriendo contigo —sonreí—. Si me preguntaban antes lo que era, seguramente hubiese estado de acuerdo con la explicación que te acabo de dar. Pero ahora no creo que sea eso; pues sé que soy capaz de seguir viviendo si tú no estás. Es solo que no quiero hacerlo, y estoy dispuesta a hacer muchísimas cosas con tal de evitar ese momento. Pero me gusta creer que si me pides que me aleje de ti puedo ser lo suficientemente fuerte como para respetar tus deseos.
Posó su mano libre en un costado de mi rostro y con su pulgar acarició mi mejilla con suma suavidad.
—Creo que entonces soy un necio también, Bella —mi garganta se apretó anticipándome a la respuesta. Tanto, que fui incapaz de preguntar el esperado porqué de esa aseveración, más no tuve que esperar demasiado para escuchar su respuesta a ello—. Pues no sé vivir sin ti. Sé que existía antes de que tú llegaras, pero no fue hasta después de eso que empecé a vivir… Tú me enseñaste como hacerlo.
Atraje su cara a mis labios y después la posé sobre mi pecho. De seguro estaría escuchando mi desaforado corazón, pero milagrosamente no comentó nada al respecto. Acaricié una y otra vez esa cabellera cobriza mientras encontraba mi propia voz para responderle. Pasaron unos minutos hasta que pude hacerlo.
—Hay un personaje histórico y romántico con el cuál siempre sentí empatía: el Señor Darcy. Se había vuelto un cínico; por decirlo de alguna manera; por el entorno que lo rodeaba: la falsedad de la alta sociedad, la ambición de quienes lo asediaban, en fin… todo eso le había hecho ser una persona fría e introvertida. Era su manera de protegerse de los demás —mi mano continuaba acariciando esas hebras sedosas a la vez que me emocionaba mientras seguía hablando—. Así estaba yo antes de conocerte, Edward. Sí, disfrutaba de mi profesión y de la compañía de todos los niños con los que he compartido, pero me faltaba más. Faltaba algo «o alguien» que me diera fe en las personas. Fue entonces cuando me encontré con un tesoro en medio de un jardín lleno de florecillas lilas.
Se apartó para verme a los ojos, y cuando iba a seguir con mi declaración, una vocecita nos interrumpió:
—¿Bella? —graznó Charlotte desde la entrada del estudio, donde se restregaba los ojitos con sus manos. Bostezó perezosa y se acercó a mí, iba descalza. La tomé en brazos en cuanto estuvo cerca y la  coloqué en mi regazo.
—¿Qué haces despierta, Charly? Hace menos de una hora que te acostaste linda… ¿No tienes sueño?... Tu papá me dijo que amabas las siestas largas —le hice unas cosquillas en su panza y cuando se retorció la dejé en paz—. Pensé que dormirías más, pequeña marmota.
Frunció el ceño al hablar.
—Me despertó el teléfono de Edward —agregó un poco enfurruñada—. Suena mucho.
El aludido abrió los ojos cayendo en cuenta de lo que la pequeña estaba diciendo.
—Lo olvidé cuando te acompañé a dejarla allí. Lo siento.
Me encogí de hombros y me llevé a mi dúo dinámico hacia el patio trasero por un poco de aire otoñal; no sin antes pasar por las botitas de Charlotte al cuarto de huéspedes. Dos horas después, un Edward exhausto se acercó a mí en busca de que lo ayudara con Gannicus y la pequeña.
—Tienes que cansarla ahora para que pueda dormir —le dije con malicia—. Jasper llegará tarde.
—¿Y por qué nosotros no fuimos a la graduación de Alice? ¡Ella nos invitó! —cuestionó un poco indignado.
—Pues sí, Edward, pero hay cosas de las que ellos tienen que hablar y si estábamos ahí, no creo que lo arreglen.
—¿Pelearon?
—No —recogí la charola donde llevaba la merienda que había preparado para todos. Sí para todos… Incluso cargaba con unas croquetas de perro.
—Dime.
—Eres demasiado curioso ángel.
—No es curiosidad. Es… ¡Dime, Bella!
—No.
Distraerlo no fue una batalla fácil. Tuve que recurrir miserablemente a la ayuda de un cachorro de husky y a una pequeña demasiado hiperactiva.


Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.


Con Carlisle y Esme en casa, un par de horas después, pude retirarme a la mía aún con Charlotte. Edward se había quedado ayudando a su padre con la cena, aunque sabía que Carlisle era un desastre para la cocina. No por falta de intentos, lamentablemente, sino por falta de talento. Imaginaba que padre e hijo estarían debatiendo qué hacer hasta que alguno de los dos cediera y terminaran encargando algo por teléfono. Casi siempre era Carlisle quién se rendía.
Charly por su parte, se había rendido también pero al cansancio. Tras solo cinco minutos de camino a las afuera de Forks, se desvaneció en el asiento trasero de mi Commander. Gruñó un poco cuando la tomé en brazos para acostarla dentro de la casa, pero ni siquiera por eso se despertó.
Aproveché el rato para recoger un poco los papeles que teníamos Alice y yo desperdigados en un ala un tanto oculta del salón de estar que hacía a la vez de estudio. El escritorio estaba repleto de diferentes tipos de inventarios que nos hablaban de lo que necesitaríamos para poner en marcha la fundación. A veces pensaba que incluso con la ayuda del poderosísimo doctor Cullen, sería imposible poder echar a andar la fundación. Necesitábamos dinero. Demasiado dinero. Y no todos los contactos del prestigioso padre de Edward estaban dispuestos a sacar sus chequeras para ayudar a jóvenes con capacidades distintas; pues no era algo que los tocaba de cerca. Otros contribuían solo para conseguir una buena rebaja en su pago de impuestos y un tanto de publicidad también. Era entonces cuando me sentía como el Señor Darcy. Sin embargo, casi al instante me recordaba a mí misma el porqué hacía lo que hacía y más importante aún, para quién lo hacía: Para personas como Edward. Ayudar en su integración social era algo básico para todo paciente con necesidades especiales; puesto que no siempre estaba la familia para apoyarlos.
Entre a revisar papeles y me encontré sentada buscando en la red una locación que nos permitiera llevar el proyecto a cabo. Era lo más urgente, y no lo teníamos siquiera. Fue allí donde escuché que había llegado Alice y Jasper; pero a diferencia de lo que yo había esperado sus problemas distaban de estar solucionados.
—Piensa bien lo que dijiste, Alice. Ahora estás molesta pero quizá mañana… —él hablaba en susurros. Sabían que yo estaba en casa pues mi camioneta estaba en frente de la puerta. Imaginé que trataban de que no los escuchara. Ella le respondió en el mismo tono de voz.
—Tu ausencia todos estos días me ha dado mucho tiempo para pensar las cosas con calma, Jasper. No es algo que decidí ofuscada —se hizo una pausa, o al menos yo no alcancé a escuchar que se dijeran nada más y luego él; como buen caballero sureño; pidió permiso antes de subir las escaleras para buscar a su niña.
Fui hasta donde estaba Alice y la encontré con una expresión dura y adusta que nunca había visto en ella. Como si estuviese reprimiendo algo. Traía la toga y el birrete en una mano, el título en la otra. No vi la medalla en ningún lugar, pero supuse que estaba en su bolsa de mano. En definitiva, algo malo pasaba cuando alguien que estaba sumamente emocionada por graduarse no prestaba atención a ninguno de sus reconocimientos obtenidos ¡El mismo día del acto de recibimiento del título!
—Hola —pregunté cautelosa.
Hizo un intento de sonreír que me partió el corazón.
—Hola, Bells.
—¡Felicidades! —le dije en un tonito que trataba de alegrarla aunque fuera una pizquita pero me sentí ridícula y fuera de lugar no más terminé de decirlo.
—Gracias ¿Cómo estuvo su día? ­—hizo un ademan con la cabeza en dirección al piso superior. Iba a responder con un risita nerviosa cuando Jasper bajó los escalones con cuidado de no hacer más ruido del necesario. Miró en mi dirección y saludó pero él si no hizo ni el más mínimo intento de parecer feliz. Estaba serio.
—Gracias por haberla cuidado, Bella ¿Te dio mucho qué hacer? —negué con la cabeza rotundamente.
—Se portó muy bien. No puedo quejarme.
Asintió educado antes de despedirse.
—Gracias de nuevo. Buenas noches, Bella.
—Buenas noches, Jaz.
Alice solo permaneció parada en la puerta con una postura demasiado severa. Como si estuviese interpretando un papel; pero a leguas se notaba que algo pasaba. Toqué su hombro pero no se inmutó, permaneció impasible. Con la mirada perdida en el auto en el que Jasper estaba subiendo a una desvanecida Charlotte.
 

—Se acabó, Bella —el hecho de que se esforzara tanto en parecer fría me preocupaba más—. El cuento de hadas llegó a su fin. Ahora empieza mi realidad.
Cuando en el ambiente no quedó ni tan siquiera un rastro de ruido del coche, ella pasó y nos quedamos viéndonos. Entonces… se vino abajo. Tiró las cosas de cualquier manera hasta que llegó al sofá. Sentada en el, con su cabeza en mi regazo; dejé que se desahogara por todo. Lloró hasta que sus ojos se veían ribeteados en rojo. Después de un rato, la seguí a su cuarto mientras seguía hablándome sobre todo lo que hablaron ella y Jasper en la cena.
—…¡Y cuando le estaba reclamando por esas llamadas sospechosas que él respondía a solas, su teléfono comenzó a pitar! Trató de esconder su inquietud pero lo conozco bien, Bella… —se secó la nariz con un poco de papel higiénico mientras se desmaquillaba y lloraba a la vez— Quería atenderlo. Ahí fue que me di cuenta que había llegado a mi límite, y simplemente terminé. Acabé con él y con todo. Era demasiado perfecto para durar —su comentario me confundió.
—¿A qué te refieres?
Puso los ojos en blanco antes de mirarme por medio del espejo del baño.
—Es obvio, Bella, que somos distintos. Él y su familia han pasado por cosas duras, es cierto, pero siguen siendo de estrato alto. En cambio esta servidora… solo es eso, una servidora. Trabaja en las casas ajenas para poder pagarse los gastos de universidad ¿Y sabes una cosa? ¡Está endeudada hasta las trancas con sus créditos estudiantiles! —hizo un gesto con la mano como para zanjar el rumbo que había tomado su conversación. Siguió desmaquillándose—. El encanto se rompió y aquí está cenicienta. Con un vestido prestado; por la hermana, por cierto, con churretones de rímel y con la realidad abofeteándola en el rostro. Debí haberlo visto venir.
Creí que lo último se lo decía más a ella misma que a mí. A pesar de que me sentí inclinada a apretar su hombro para infundirle conforte, fui incapaz de moverme del umbral. Pero de lo que si fui capaz fue de decirle lo que pensaba pero cuidando que mi tono no sonara más reprobatorio de lo necesario.
—¿Sabes una cosa? Decir que tú eres solo una servidora, en el contexto que le estás dando a esa palabra es como si minimizaras todo lo que has hecho por todos los que te queremos. Y de alguna manera también nos lo haces a nosotros.
Sus hombros se encorvaron, dejó caer su cabeza y el pesar embargó su tono de voz. Estaba llorando de nuevo. Sentí culpa al verla en ese estado pero no podía dejarla que esa situación la consumiera ¿Qué clase de amiga sería si lo permitiera?
—Lo siento, Bells. No fue esa mi intención. Ya no sé ni lo que digo —fue entonces cuando palmeé su espalda con cariño.
—Lávate la cara, cámbiate y acuéstate. Te subo un té en unos minutos.
Giró hacia mí con churretones de lágrimas bajándole por las mejillas, su cabello corto ahora despeinado y sus labios haciendo un puchero lastimoso le hacían asemejarse a una niña vulnerable. Y de cierta forma, cuando las mujeres nos despechamos, lo somos.
Diez minutos después colocaba una taza de té de tila en su mesita de noche. Alice ya estaba acostada y con su pijama.
—Aquí tienes, cielo. Coloqué unas gotitas de valeriana para que puedas dormir —me encogí de hombros soltando un suspiro—. Descansa.
El día después… y los siguientes a este, Alice era una sombra de la su antigua personalidad. Reía, pero esa sonrisa no le llegaba a los ojos. Lloraba, pero en donde nadie; ni siquiera yo; la viera. Me estaba costando dormirme cuando por las noches escuchaba sus sollozos ahogados por los muros. Sin embargo, lo más difícil sin ninguna duda era verla esforzándose en volver a la normalidad. Queriendo hacer como si nada hubiese pasado. Personalmente no creía que eso fuera especialmente bueno.
Casi dos semanas después, después de que ambas fuésemos a chequear un galpón que estaba en venta, fuimos a llevarle la información a Carlisle; como él nos lo había pedido previamente por teléfono.
—¡El lugar era simplemente perfecto! ¿Cierto, Al? —me giré emocionada hacia ella. Esta asintió sonriente. Me volví a Carlisle que permanecía en su gran escritorio perfectamente organizado pero con inmensas torres de expedientes de los cuales encargarse—. Era una antigua fábrica de cuerdas de fibra natural que quebró hace casi una década. El dueño es una persona mayor, y sus familiares están interesados en vender ese lugar. Les reporta más gastos que nada.
Con su rostro feliz pero tranquilo, como casi siempre, asintió y preguntó:
—¿Contactaste con un agente de bienes raíces?
—En efecto. Ya estaba harta de ir dando brincos de un lado para otro, así que me fui al centro de Port Angeles y un chico muy amable me atendió. Su nombre es Embry Call. Fue él quien me ofreció ese lugar que está casi a las afueras. Es tranquilo y tiene mucho potencial.
—Te veo emocionada, Bella.
—¡No puedo evitarlo! Buscamos tanto y nada se adecuaba a nuestras necesidades. Pero este… ¡Tengo un buen presentimiento acerca de este! Casi pude imaginar el lugar ya restaurado.
—¿Necesita muchos cambios? —allí su expresión se hizo un poco menos tranquila y antes de responder fruncí los labios a un lado.
—Más o menos. Pero considerando el precio y lo grande que es, y aunado a esto el tiempo de abandono; me parece normal.
—¿Cuánto piden por ella?
—Piden trescientos mil —abrió los ojos en asombro. —Pero Embry cree que están pidiendo demasiado basados en el tiempo que lleva eso en el mercado y aun no lo han podido vender. Dice que se puede ofertar unos doscientos cincuenta y un máximo de doscientos setenta.
La sonrisa volvió a su boca.
—¿Cuánto mide?
—Trescientos metros cuadrados.
—¡¿Qué?! ¡¿Trescientos mil por trescientos metros cuadros??! ¡¿Es en serio?!
Allí fue que me comencé a poner nerviosa. Al fin y al cabo era él quien iba a ser la pupila principal de esa fundación.
—Ehh…y hay un terreno trasero de unos doscientos metros cuadrados más —respondí dubitativa.
Se hizo un silencio tan desesperante en la oficina que estuve a punto de tirarle el pisapapeles al reloj para que dejara de contar los segundos que transcurrían sin que Carlisle Cullen diera algún tipo de respuesta. Dejó de frotarse la barbilla con el dedo y me miró con una ceja levantada.
—¿Crees que haya algún tipo de trampa en esto?
—Ehh yo… no lo sé, señor Cullen. Solo le digo lo que vi y hablé con el agente.
Él asintió y me pidió los datos de la oficina en Port Angeles. Se los di junto con todos los que me había suministrado Embry. Hizo algunas llamadas y mandó a investigar tanto a los dueños del lugar, a la oficina de bienes raíces y de paso a su agente. Luego se giró hacia nosotras con expresión satisfecha.
—Creo que si todo esto… —señaló con las manos a los papeles que le había colocado delante— es perfectamente legal, podríamos proceder a ofertar los más pronto posible.
—¡¿En serio?! —tanto Alice como yo casi brincamos de nuestras respectivas sillas.
Asintió.
—Considerando el tamaño del lugar, el precio es una ganga. Ese agente debe de ser muy astuto, pues no creo que ignore eso. Imagino que debe querer hacer esta venta. Puede quedarse con un buen porcentaje. Así que ¡aprovechemos!
Ambas dimos un grito ahogado de emoción. Quedamos en esperar la confirmación de los datos que había solicitado el perspicaz abogado, pero llamamos a Embry para decirle que le daríamos una respuesta en las próximas cuarenta y ocho horas.
—Necesitaremos una contratista para que nos ayude con la restauración. Y podríamos decirle a mi esposa que les ayude con la ambientación. Obviamente dentro de sus parámetros —nos señaló. Luego levantó el dedo índice—. Esperen un momento, tengo una persona para ello. Son los hermanos de uno de mis socios. Así que… ¿Qué dicen, chicas? ¿Vamos a por la fundación de jóvenes especiales?
Nuestra respuesta sonó más como un juramento solemne.
—Vamos —sin ningún tono de duda.
—Bien —dijo él dando el tema por zanjado, entonces Jasper irrumpió en la oficina sin mayores cortesías más allá de dos toques desaforados en la puerta.
—Discúlpame, Carlisle, pero necesito hablar con Alice un momento —la miró a los ojos con una necesidad que hasta yo la podía percibir. Estaba ojeroso y con su cabello un poco revuelto. Parecía que iba a necesitar un corte de cabello pronto, o sus rizos se asemejarían demasiado a los de Charlotte. Su atónito jefe le indicó con la mano que pasara. Supuse que para nadie era habitual ver a Jasper tan fuera de sí.
—Por… supuesto. Pasa. Ya casi habíamos terminado.
Por dentro crucé los dedos para que todo este enredo pudiera terminar de una vez por todas. Ya estaba harta de ver a mi amiga taciturna y atiborrándose de cuanto Ben & Jerry´s se le pasara por delante. Debían de tener una baja considerable en la fábrica de Coconutterly Fair.
Al se puso de pie, me miró y esperó que la ayudara.
—Bella y yo ya nos íbamos ¿Cierto? —abrió sus ojos de manera desmesurada.
Fingí ignorarla.
—Puedo esperarte. Tranquila.
Entrecerró los ojos con rabia. Ya luego solo me quedaba esperar a la explosión de su ira post-traición. Y si el porte de Jasper no hablaba suficiente de su desesperación, entonces lo haría la manera en que la tomó de la muñeca y se la llevó de la oficina en volandas. Como si temiera que algo pudiese interferir en eso que iba a decirle. Puestos a ser justos, Jaz había llamado a Alice en más de una ocasión mientras yo estaba con ella, solo Dios sabrá cuantas lo haría en total. Sin embargo Alice se había erigido como una maestra en el arte de utilizar la opción Rechazar de su celular.
Carlisle y yo nos quedamos a solas en la oficina pensando en qué decir que no fuese una indiscreción.
—¿Le enseño las fotos que tomamos? —finalmente agregué. Y el mostrando su elegancia de caballero asintió sin mostrar señas de curiosidad por el tema Jasper-Alice.


Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.


Con Rosalie la relación funcionaba de maravilla, éramos más cercanas incluso nuestras reuniones telefónicas se extendían tal cual par de inseparables amigas que se cuentan todo.
—¡Está cambiadísimo, Bella! —el asombro de Rosalie era palpable hasta por teléfono—. Mandó a una contratista a preparar la habitación del bebé. Lo cual me pareció normal. Sin embargo eso se extendió a la casa. Cada cosa que ameritaba un reparo, pues ahora será cambiada… conjuntamente con todo su entorno. Así que ahora la mayoría de mi casa es una pesadilla de polvillo de construcción. Una mezcla de cemento, arena y yeso —suspiró—. Emmett es digno hijo de Esme. Empezó por un cuarto y se extendió por la cocina, el salón de estar, comedor, patio trasero, la piscina y de último mi habitación. En fin… toda la casa. Los lugares que no fueron remodelados del todo…  fueron pintados. Falta mi habitación, pero como ninguna de las otras alcobas está lista, no han empezado con la mía. No quiere exponerme a una gripe y que eso afecte al bebé.
Sonreí para mí, porque ella no podía verme, además el teléfono estaba en altavoz en la cama mientras me pintaba las uñas de los pies. Así que era mejor no estar cara a cara; ella no podría verme contorsionada como un pretzel.
—¿Y contigo cómo se ha comportado? Ojo: no me estoy refiriendo a la madre de su hijo, sino a Rosalie. La mujer.
—Bueno… él ha… —balbuceó— La verdad es que no estoy muy segura acerca de cómo se comporta.
—Si pudieras explicarme a qué te refieres, sería fabuloso. No te sigo —la punta de la brocha se me sacudió de forma involuntaria manchándome todo menos la uña de azul cobalto—, ¡Maldición!
—Bells ¿Qué te pasa?
—Disculpa. No era contigo, Rose. Es que estoy en medio de un intento de pedicure. Pero este intento es bastante miserable.
El sonido de su risa me llegó desde el otro lado de la línea.
—Con razón la voz te salía tan rara. Yo renuncié a eso desde que me recomendaron a una chica que trabaja muy bien. Vive aquí mismo, por Calawah Way, va a domicilio a donde sea.
Después de un pequeño break frívolo, retomamos la conversación donde la habíamos dejado.
—Él es extraño. No le gusta que vengan mis amigos del conservatorio de música; pero no me dice absolutamente nada. Pone una expresión de enojo que me descoloca, pero no admite lo que le pasa.
—Supongo que sabe que no tiene ningún derecho a reprocharte nada. Además son solo amigos los que te visitan ¿No?
—Por supuesto. Aunque ya te había comentado que entre esos está mi ex, pero eso terminó hace más de dos años y somos muy buenos amigos. Siempre lo fuimos. En fin… Emmett con todos ellos solo ha cruzado un par de palabras. Nada más allá de un saludo frío —enarqué una ceja.
—¿Pero han salido para otras cosas que no sea comprar cosas para el bebé? —pregunté. Bajé las piernas resignada al hecho de que había hecho mi mejor esfuerzo y con la convicción de llamar la próxima vez a la chica que Rose me recomendó.
—Vamos a comer cuando salimos de compras ¿Eso cuenta? —en su voz se notaba una risita más bien triste. Sentí pena por ella.
—Lamento decirte que no. No cuentan esas comidas —quizá era rara la conversación que ella y yo estábamos manteniendo si nos remitíamos a todo lo que había ocurrido entre Emmett, ella y yo. Bueno, quizá no. Lo era y punto. Pero en ningún momento sentí por él nada más allá de un cariño, así que prefería pasar por debajo este hecho. Puede que ella sintiera los mismo—. ¿Por qué no lo invitas tú?
—¿No sonará desesperado? No quiero que él piense que quiero atraparlo con el embarazo. No es la idea.
—Bueno… podrías cocinar algo en tu casa e invitarlo a comer. Nada demasiado elegante. Solo una comida informal entre amigos —y pareció sopesarlo por un momento antes de responder.
—Eso me parece de hecho, una buena idea.
Al día siguiente me encamine rumbo a casa de Rose… esta había sufrido muchos cambios, más no así su relación con Emmett. Algo parecía bloquearlo a él, y ella comenzaba a sentirse incómoda con cada insinuación sutil que intentaba y fallaba. Pero en esta ocasión no iba a visitarla. Solo a recoger a Edward, quién mostraba interés por diferentes cosas excepto por conducir. Le provocaba mucha ansiedad el estar frente al volante. Hasta ahora ese tema se había convertido en una gran traba para sus avances e independencia.
—¡Bella! —fue él mismo quién me recibió en la puerta.
Tomó mi cara entre sus largos dedos para besarme con entusiasmo. Demasiado, en realidad. Estaba eufórico. Se le notaba en sus ojos brillantes y más abiertos que de costumbre, aunque no sonriera demasiado. Tomó mi mano y me haló hacia el interior de la casa, y me dirigió con prisa hacia el salón de estar en donde se encontraba el piano.
—Ángel ¿En dónde está Rose? —miré en todas direcciones tratando de localizarla. Fue en vano.
Tomó asiento en el banquillo frente al piano y me haló con un poco de rudeza para que yo hiciera lo mismo.
—Está en su habitación, en el piso de arriba —respondió con desinterés. Cuando se disponía a empezar a tocar, lo detuve.
—¿No crees que debería saludarle a ella antes de hacer cualquier otra cosa? —con toda la suficiencia y el descaro que tenía en todo su ser, dijo:
—No. Yo voy a interpretarte una canción y ella está ocupada.
Lo miré con una expresión severa. Al menos lo intenté. Lo cual pudo haber tenido mejor efecto si me hubiese visto a la cara antes de que me riera derrotada.
—Ok, señor. Toque para mí —suspiré.
De alguna manera estaba acostumbrada a que él cantara para mí. Lo hacía tras cada lección de Rosalie. Así que esa tarde no pensé que fuese algo fuera de lo usual.

Everyday I wake up next to an angel 
More beautiful than words could say
They said it wouldn't work but what did they know?
Cause years passed and we're still here today
Never in my dreams did I think that this would happen to me 


No reconocí la canción ni tampoco al intérprete. Sin embargo eso era lo menos significativo en ese momento. Allí existían solo Edward y el piano. Ni siquiera yo. No estaba segura de si me encontraba en carne y hueso en esa sala, o era una especie de alucinación celestial de la cual me despertaría en cualquier instante con el pitar del reloj despertador.
            No se podía amar tanto ¿O sí?
Y es que no era únicamente significativo el que Edward estuviera cantándome. No. Lo que me abrumó más fue cuando comprendí que se esforzaba en aquellas clases no solo porque le gustara. Sino porque a través de la música abría su corazón para mí. Decía esas palabras con las cuales no se sentía seguro. Entendí entonces que seguía pareciéndome al Señor Darcy; teniendo asumido muchas cosas y no viendo la grandeza de los pequeños detalles hasta que estos prácticamente te golpeaban en la cara por la persona. En mi caso era Edward el que me recordaba una y otra vez cuán hermoso seguía siendo el mundo, al que mis ojos ven de una forma monótona y desabrida. Mientras que para mí una hoja en el suelo, solo era una muestra del paso del viento o de una estación a otra, para él era la despedida que nos daba el otoño de una manera cálida a través de sus colores. Sí, en definitiva él era un ser humano grandioso.

As I stand here before my woman
I cant fight back the tears in my eyes
Oh how could I be so lucky
I must've done something right
And I promise to love her for the rest of my life.
2


Continuo cantando, pero en vez de ser él el que llorara como rezaba la canción; en su lugar eran mis ojos los que estaba anegados de lágrimas. Y amaba cada una de ellas. Detuvo la música y se giró hacia mí emocionado hasta que notó la humedad en mis mejillas. Entonces su expresión se tornó insegura.
—Aprendí esa canción para ti porque creí que te gustaría… —lo callé con mis dedos en sus labios. Luego un beso.
—Amé cada una de esas palabras, ángel. Gracias.
—Pero lloras, Bella —recogió las gotas con un gesto delicado—. No estoy seguro de que estés siendo sincera. No pareces feliz.
—Lo estoy, angel. Es solo… que hay veces que olvido la suerte que he tenido…
—Te dije que le gustaría, Edward —una barrigona y sonriente Rosalie se encontraba recargada en el umbral de su salón. En cuanto nos interrumpió caminó en dirección a nosotros—. No existe mujer que se resista a las letras de Bruno Mars. Al menos yo no la conozco —me guiñó un ojo—. ¿Cómo estás, Bella? Aparte de visiblemente emocionada.
Un tanto avergonzada me volví hacia ella por completo. Le conté no solo a Rose sino también a mi ángel de ojos de tormenta todo acerca de lo que había visto en la fábrica y lo que había hablado con Carlisle. Una se mostró casi tan excitada como yo, el otro; bueno, dejémoslo en que tenía demasiada hambre (cosa que no era de extrañar en Edward) como para prestar atención. Después de unas buenas copas de helado y de conocer la habitación ya lista del próximo niño o niña; pues aún no quería dejarse ver; nos pusimos en camino.
—Estás pensativo, ángel —ni siquiera había encendido la radio y comenzado a jugar con las emisoras; como solía hacer.
—Es solo que… hasta ahora no había caído en cuenta de que nunca me has hablado de tu familia. No los conozco en absoluto —me vio contrariado.
La plenitud que tenía en el cuerpo se me esfumó como si solo hubiese sido una aparición etérea como el humo de un cigarrillo.
—¿Les has hablado sobre mí? —insistió y yo sacudí la cabeza.
—¿A qué vienen esas preguntas, Edward?
—Es que te escuché hablando con Rose sobre las familias de ambas y no pude recordar nada acerca de la tuya.
—Es porque nunca te he dicho nada acerca de ellos —susurré temblorosa. Había esqueletos en el closet que no creía que fuesen removidos de su sitio, pero como cada cosa que asumía con Edward; resultaba lo contrario. Casi siempre.
Se negó a quitar su mirada de mí. Podía sentirla fuerte incluso si no movía los ojos del parabrisas.
—¿Por qué no lo has hecho? ¿No crees que les agrade? —mordí mis labios nerviosa. Buscaba una respuesta rápida que me sacara de ese aprieto sin tener que dar detalles. No la encontré.
—¿Es porque soy autista? —allí si reaccioné rápido e indignada. Más de lo que debía, en realidad.
—¡Demonios, Edward, no! ¿Por quién me tomas? —giré mi cara hacia él con un gesto menos severo. Las lágrimas ya se aproximaban a la puerta de escape—. Lo siento, ángel. No debí gritarte. Lo siento. Es solo que… no vuelvas a decir eso. Jamás, jamás, jamás —enmarqué por silabas— vuelvas a decir o a pensar que yo pueda avergonzarme de ti. Eso no pasará malditamente nunca.
—Estás maldiciendo —agregó impasible y sentí el sonrojo en mis mejillas.
—Lo siento, de nuevo.
—Maldices cuando estás enojada. Te molesté.
Quizá hubiese sido mejor si tomara una de sus manos entre otra mía; pero simplemente no fui capaz. Estaba demasiado ocupada estrangulando el volante con ambas. Librando una batalla campal con unas lágrimas que me derrotaban de forma miserable. El silencio que se extendió fue incómodo. Tanto que él mismo lo zanjó.
—Lo siento.
—¿El qué?
—Haberte hecho llorar —su voz se notaba afectada. Inspiré con fuerza y cerré los ojos por solo un segundo.
—¡Dios, ángel, no! No me pidas disculpas. No estoy llorando por ti…
—Ahora estás mintiendo —contraatacó.
—No. No lo hago. Es que el hablar de mis padres no me sienta bien. Hace mucho que no lo hago. En realidad no lo hago nunca.
—¿Por qué? —su curiosidad fue renovada.
—Porque ambos están muertos.


Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.



Aunque era viernes, Edward no se quedó en mi casa ni tampoco salimos a ningún sitio. Me limité a dejarle en su casa e irme. Ni siquiera pasé a saludar a nadie. Me dirigí directo a casa en donde tomé un largo baño y me puse a hacer lo que mejor sabía. Evadir los recuerdos de mis padres con trabajo. Cuando no hubo más papeleo que arreglar o procedimientos ABA para Edward que revisar y rectificar, me fui a la sala a ver televisión. Cuando me aburrí de mirar National Geographic Channel, llamé a Alice. La contestadora cayó de inmediato. Tenía el celular apagado. No estaba segura de qué podía significar aquello. El reloj de mi teléfono marcaba las once menos quince. Demasiado temprano para dormir, pero prefería evadirme en sueños que pensar en cosas que no tenían arreglo y a las que no quería hacerles frente. Ni ahora ni nunca. Pero como sabía que Morfeo me evitaría, decidí de antemano apelar por una medida de emergencia. Un poco de antigripal y estaba lista.
Pero ni siquiera así dormí tranquila.
A la mañana siguiente, no podía eludir el sentimiento de culpa que tenía por la forma en que había reaccionado con Edward. Al fin y al cabo él no tenía la culpa de nada. Y tampoco es que yo había tenido una vida horrorosa. Me estaba auto compadeciendo, y no había cosa que soportara menos que esa. Llamé a Edward, después de desayunar y quedé a recogerlo en la puerta de su casa en una hora. Terminé de arreglarme y me encaminé.Al llegar él estaba puntual en el lugar acordado. Esme estaba a su lado, así que la saludé sin bajarme del auto. Aun no sabía bien lo que haría. Ni tan siquiera tenía claro el motivo por el que lo hacía. Solo tenía el presentimiento de que eso era lo adecuado.
—¿A dónde vamos? —preguntó él confundido.
—Al Forks Cemetery, ángel.
No sabría decir bien si se sorprendió o si se asustó, quizá un poco de ambos. Pasamos la entrada con sus pinos de gran altura, lápidas de piedra, montones de flores de diferentes colores e incluso una pareja que parecía estar rezando frente a una tumba. Cuando llegamos a una lejana parcela, nos bajamos del auto y comenzamos a ir hacia el fondo lateral de esta. Tuve especial cuidado de no pisar las tumbas. De niña odiaba eso, me parecía que por la noche los dueños de aquellos pedacitos de tierra vendrían a la noche a reclamarme por mi falta de consideración a su sueño eterno. Ahora de adulta, no sentía ese miedo irracional pero si cierto repelús. Edward siguió mis pasos atentamente. Cuando llegamos a dos tumbas comunes y corrientes, sin ningún tipo de adornos más allá de dos lápidas, me detuve y señalé los nombres.
—Charlie Swan y Reneé de Swan. Son tus papás —musitó él pesaroso.
Asentí. Pensaba que ver esa piedra fría no me afectaría. Ya había pasado demasiado tiempo de eso.
—Son ellos —señalé a ambos lugares. Luego tomé su mano con fuerza—. Te debo una disculpa por cómo reaccioné ayer, me tomaste con la guardia baja y reaccioné mal. Es una pésima excusa pero es la única que tengo.
Sentí una suave caricia en la mejilla que me confortó. No fue hasta que vi que se secaba la mano en el pantalón que me di cuenta de que estaba llorando. Lo estaba haciendo muy seguido últimamente.
—Muchas veces vine aquí a decirles cuanto los extrañaba y otras cuanto los odiaba —Edward se sorprendió pero no me interrumpió. Para mi sorpresa—. Sobre todo a Reneé. Por años y años la culpé de cuán triste me sentía porque se hubiese ido antes de enseñarme muchas cosas. Terminé culpándola absolutamente de todo. Incluso de que Charlie no me quisiera.
—Y ¿Eso era cierto?
Apenada y con un nudo en la garganta negué con la cabeza. Después de unos cuantos sollozos volví a hablar.
—No. Ahora entiendo que no. Ella me dio todo el amor que pudo el tiempo que pudo. El que su cáncer le permitió. Charlie me lo contó antes de consumirse en su depresión. Y él también… —Edward me apretó contra su pecho. Solo guardó silencio y me apoyó contra él ¿Cómo podían generalizar que personas como él no eran empáticos?—también… ¡Jesús! —exclamé intentando controlar mis sentimientos.
Me tomé un minuto para calmarme, pero ni lo solté a él ni dejé de mi mirar unas lápidas palidecidas que habían sido testigos de mi ira durante años.
—Charlie también me amó. Pero amó más a Reneé —aparté mi rostro para poder verlo a los ojos. Estaba más que convencida de lo que diría—. Eso nunca tuvo sentido para mí, hasta ahora que te tengo a ti. No hay nada a lo que ame más que a ti. Y aunque el perderte no me lleve a la tumba de forma literal, de alguna manera me mataría. Esa Isabella que volvió a creer en ángeles y que no ve las cosas solo en blanco y negro, sino en colores, moriría —una risa amarga se escapó de mis labios—. Ya ves, ángel. Después de todo, no tengo mucho que reprocharle a Julieta. En cierta forma somos iguales.
Esperaba con que me saliera con alguno de sus comentarios que me desbarataban por completo. Sin embargo, lo que dijo después hizo que me sintiera más entera que nunca.
—No sé como quiso Charlie ni tampoco lo sé a ciencia cierta de Romeo tampoco. Pero lo que sí sé es cómo te amo yo: no es un amor de muerte ¿Cómo podría hacerlo si tú me reviviste?
Y allí. En medio de un césped húmedo, de un ambiente demasiado callado y gris, perdoné. Perdoné a mis padres por el abandono que había sentido desde hacía tanto tiempo. Me perdoné a mí misma por no creer que fuese la hija que ellos pudieron haber querido. Volví a sentirme entera. Y de alguna manera había sido Edward quién había colocado la última pieza del rompecabezas. Tomé la mano de mi ángel y me giré hacia las lápidas y dije en tono audible:
—Reneé, Charlie. Él es Edward Cullen. Mi novio, mi ángel y mi complemento. Siento que debo darles las gracias por haber intercedido para qué algún Dios allá arriba me concediera el milagro de cruzar nuestras vidas.
Él sonrió con ternura y me apretó.
«Siendo una vez más lo que desde siempre había sido: Mi rayo de gracia divina.»


Seems like yesterday when she first said hello
Funny how time fly's by when you're in love
It took us a lifetime to find each other
It was worth the wait cause I finally found the one
Never in my dreams did I think that this would happen to me 



Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.

1 Cita textual de Romeo y Julieta. William Shakespeare.
2 Resto of my Life. Bruno Mars.


Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.


Hola, chicas. Disculpen, si pueden, la ausencia taaaaan prolongada. Muchas me escribieron preguntándome si seguiría la historia, otras para pedirme que no la dejara a medias y otras cuantas para simplemente saber cómo estaba. A todas ustedes gracias. Sé de lejos que no soy la escritora más abnegada que está por estos lados, sin embargo les agradezco que a pesar de todas mis fallas me sigan acompañando. Incluso a aquellas que leen en silencio y también a esas a las que no les caigo muy bien desde que anuncié mi retiro del mundo de fanfiction. A veces; en nuestros arranques de emoción cometemos errores, pero espero que me sigan dando la oportunidad de resarcirme.
Un beso para todas…Un beso desde mi caótica pero preciosa Venezuela…
*Marie K. Matthew*



Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.

Followers

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More