Páginas

Bienvenidos

Espero que tu estancia en mi blog sea placentera, Mis Fanfics están protagonizados por personajes de Stephenie Meyer, pero las historias me pertenecen a mí. Advertenciaa: Rated: +M (+18)

Corazón De Cristal

"-Pareces un ángel ¿te lo habían dicho? Quizá lo eres y nosotros no somos capaces de comprenderlo." -Isabella Swan.

Tirano

"Un hombre que no tenía la palabra DEBILIDAD en su vocabulario...y una mujer sencilla y sensible que demostrará que hasta el más insensible y frío es capaz de caer por amor"

Anhelo Desde La Oscuridad

"Serás mía por toda la eternidad..Lo quieras o nó" -Edward Cullen.

Sin Alternativas

"Solo una mirada bastó para dar un vuelco a mi vida." -Rachel Black.

El Primer Amanacer

Te amé más allá de la razón. Te entregué todo: mi niñez, mi cuerpo y alma; incluso mi voluntad. Pero ya no más. No pienso seguir viviendo de tus migajas. Aunque te ame con todas mis fuerza; me voy para siempre.

lunes, 25 de diciembre de 2017

Ángel de Cristal


Regalo Navideño

Habían muchas cosas que no entendía sobre la navidad: el porqué de  colocar cosas en los pinos que no crecen allí (¿De donde demonios saldrían esas bolas de vidrio? ¡Que inverosímil!). Por qué todo lo cubren con brillantina? Por qué la gente se vuelve errática comprando cosas? Por qué se cuelgan calcetines enormes en la chimenea? Y para qué le colocan nuestros nombres si no nos sirve? Por qué solo es uno? En resumen: la navidad es una especie de despropósito. 
Pero por alguna razón disfrutaba de ver a Bella tan emocionada con ello. Quizá era cosa de verla feliz. Como ahora por ejemplo, estaba exultante mientras decoraba el árbol al ritmo de Michael Bublé quien cantaba Let it Snow.
Se giró un momento luego de colgar un copo de nieve cubierto en brillantina blanca. Sonreía y se movía levemente al ritmo de la música. Creo que ni siquiera era consciente de ello.
—Estás muy pensativo, ángel. ¿Algo te preocupa? —agarró con tanta delicadeza una lágrima de vidrio entre sus manos. Diría que hasta con mimo pero sigue costándome leer correctamente las expresiones de los demás.
Pensaba en que te ves muy entusiasmada con la navidad. 
Su sonrisa se expandió un poco más entonces.
 Lo estoy. —aseveró a su vez con un asentimiento. —No hay nada en ella que no ame: los ambientes iluminados, las decoraciones, la comida, la música… —dejó escapar un suspiro casi infantil. —todo es más bello en diciembre.
Bella, te amo. —levantó una ceja en señal de sospecha. 
—Yo también te amo, Edward. Pero a qué viene esto? 
—Es que cantas fatal. Y no quería herir tus sentimientos pero a la vez me gusta oírte hacerlo.
Dejó escapar una carcajada que no parecía avergonzada en lo absoluto. Pero insisto…no sé leer bien a las personas.
Sé que canto mal, ángel, pero no puedo contener mi ánimo. Ha sido un excelente año para mí: te encontré. Y eso trajo consigo muchas bendiciones. Así que no me puedo quejar. —Me sonrió y en esta ocasión no pude (ni quise) evitar devolvérsela. —Por qué no vienes aquí conmigo para que se contagie un poco de mi espíritu festivo, señor Cullen?
            Caminé hacia ella y comencé a pasarle los adornos. En realidad quise ayudarle en un par de ocasiones pero luego de que no consiguiera colocarles en un lugar correcto según sus gustos, me rendí y solo me quedé pasándole cada adorno que me pidiese.
            Uno en concreto llamó mi atención: un ángel de vidrio en medio de la mesa del comedor. Dentro de la falda de la túnica tenía una casita nevada.
Que curioso…
Me recordó a ti. —dijo Bella cerca de mi oído. La miré con confusión. 
—Más allá de la analogía del nombre no entiendo porqué. La navidad es algo que no comprendo aún. Me parece una celebración extraña y disparatada.
            Torció sus labios en un gesto de disgusto pero su mirada se perdió por un momento mientras pensaba en algo. 
En vez de explicarte lo que la navidad significa en un sentido religioso o cultural, prefiero enseñarte qué es lo que la hace tan especial para mí. Quieres? —asentí. Conforme, depositó un beso en mis comisuras y seguimos con la decoración del árbol pero cada tanto mi mirada volvía a ese extraño ángel de cristal. 
                                                                O.O.O.O.O

Bella se tomó muy en serio lo de enseñarme lo especial de la navidad según ella. 
Fuimos a una pequeña capilla católica muy temprano. Puede que haya protestado un poco por hacerme levantar en horas de la madrugada para ir a un templo cuya fé no profesábamos. Pero al llegar al sitio toda queja se apagó. Las personas estaban muy concentrados en el sermón del sacerdote en vez de dormidos como esperaba que estuviesen. Entonaban los villancicos con emoción y al final de lo que Isabella denominó como "misa de gallo", unas señoras muy amables nos ofrecieron chocolate caliente. El de Bella sabía mejor pero este estaba muy bueno. 
Y mientras que veíamos a las personas interactuar las unas con las otras ella habló solo para mis oídos:
Las misas de gallo a pesar de ser siempre de madrugada tienen un ambiente entre sereno y místico que me fascina. No soy católica; ni nada en realidad; pero Angela si lo es y una que otra vez me pedía que la acompañara. En navidad me gusta venir por lo menos a una. No me mata la idea de madrugar nueve días seguidos pero por una mañana me gusta la idea de sentirme parte de un plan. Que afuera hay alguna bendición reservada para mí y que hay un poder superior que cuida de mí.
Comprendí entonces que Isabella siempre ha estado allí para cuidar a alguien: a su madre enferma, a su padre depresivo, los niños en el St. Gabriel e incluso a mí. Es lógico que necesitara así fuese por breves períodos de tiempo sentirse protegida. Puede que durante un tiempo me sintiese incapaz de cumplir esa tarea pero ella me ha enseñado tantas cosas durante este año juntos, y una de esas es que soy sumamente capaz de cuidarnos. Aún así sentí que debía preguntarle cómo se sentía.
¿Sigues sientiéndote desprotegida? —tomó mi mano libre y la apretó. Odiaba usar guantes cuando la tocaba. Eso no me permitía sentirla bien pero era una mañana especialmente fría. Miró directo a mis ojos y me dijo sin parpadear: 
—No me he sentido desprotegida desde que tengo a un ángel solo para mí. 
Le devolví la sonrisa y como para reafirmar su creencia, la envolví en mis brazos mientras terminábamos nuestro chocolate y veíamos a las personas disfrutar de su tradición.

O.O.O.O.O

En otra ocasión fuimos por un regalo para el bebé de Rose y Emmett. 
Por algún motivo las cosas ese día no estaban saliendo como se esperaba: Choqué contra una chica y esta me llamó tarado sin darme chance de pedir disculpas, Bella tuvo una discusión con ella por defenderme y eso me puso ansioso. Aunque debo acotar que no sabía que ella tenía un amplio léxico de eso que ella llamó "cómo mandar a la gente a la mierda". Luego unos niños corriendo hicieron que tropezara y cayera sobre mis rodillas, quedando una de ellas con un raspón que me escocía bastante.
 Había demasiada gente comprando.
—Tenemos que hacer esto hoy? —dije mientras cerraba y abría mis puños de forma compulsiva y respiraba un poco agitado. —Me siento nervioso. 
Isabella señaló la tienda de artículos para bebés.
 Ya casi llegamos. Crees que puedas tolerarlo? Prometo que si la tienda está muy llena nos iremos. 
Asentí de mala gana y continúe caminando. Cuando llegamos no habían demasiadas personas y decidí perseverar. Al fin y al cabo se trataba de encontrarle un regalo a mi sobrino. Así que hice unas respiraciones con Isabella que lograban relajarme cuando sentía una crisis cerca. 
Me tomó más tiempo del que esperaba para que me sosegara, sin embargo no se impacientó en ningún momento. Incluso la dueña de la tienda; una mujer joven y muy atenta; se acercó a ver qué me ocurría. Le expliqué sobre mi condición y en ninguna oportunidad me miró como si fuese una criatura extraña que debía ser examinada en microscopio. Odiaba cuando la gente hacía eso. Nos atendió personalmente e incluso nos dio unas muestras de lociones para bebés. Olían raro pero lo callé por cortesía, así que solo me limité a ponerme lejos de ellas.
Al momento de pagar (no llevamos pocas cosas. Incluso a Charlotte le compramos varios regalos. Ella amaba los unicornios. Se negaba a entender que no existían), la mujer de nombre Jane, nos comentó que estaba en proceso de adoptar a un niño pero que era complicado. Nos contó sobre todo el papeleo que había hecho y sobre todo el que le faltaba aún. También de las visitadoras sociales que la habían entrevistado junto con su esposo. 
—Oh miren! Está llegando con nuestro otro "niño adoptado". —sus ojos se dilataron al ver al hombre castaño de mediana estatura que traía lo que se parecía bastante a un galgo consigo.
Riley era un hombre alto considerando lo pequeña que era su esposa,  quien le llegaba más de una cabeza por debajo del hombro. Una pareja peculiar con un perro igualmente raro. Delgado, grande, de patas muy delgadas, hocico alargado y ojos saltones. Y como si no bastara con sus rasgos curiosos, su pelaje se asimilaba a un Cookies & Cream de Hersheys.
—¡Oh, Edward, le encantas! —dijo una muy emocionada Jane al ver como su perro no podía dejar de brincar a mi alrededor o de tirarse sobre su lomo para que le rascase la panza.
—Él es un amante de los animales. Y suele tener una facilidad para empatizar con ellos. —le respondió Bella.
             Pasó un rato más mientras que conversamos sobre como rescataron al can de la calle, hacía solo un año atrás. Según Riley estaba huesudo y con zonas sin pelaje por alguna enfermedad en la piel. Lo habían encontrado a principios de diciembre. No sabían cómo había hecho para sobrevivir al frío inclemente. Si no hubiese sido por ellos, no habría tardado demasiado en morir. Pobre. Jane lo encontró husmeando en la basura por comida y no tuvo corazón para dejarle allí. Su plan inicial era ser un hogar temporal para él mientras encontrara a alguien que pudiera darle un hogar permanente. Pero no pasó demasiado tiempo para que tanto su esposo como ella se enamoraran de su carita extraña.
             Cuando estuvimos en el jeep de Bella, me hizo reflexionar sobre lo que estuvimos escuchando hasta hace un momento.
—¿Ves, ángel? Las personas como Jane y Riley son otra muestra de lo que me gusta de la navidad. Por un lado no pierden la esperanza en conseguir un hijo y por otro representan la caridad al rescatar a una criatura indefensa que con seguridad hubiese muerto sin su ayuda. Algunos dicen que es por hipocresía ya que el resto del año no hacen nada más, pero prefiero pensar que por lo menos un mes al año las personas se proponen ser mejores.
            La miré con escepticismo.         
—¿De qué sirven si solo lo hacen una sola vez al año?
Se encogió de hombros mientras manejaba sin quitar la vista de la carretera.
—Una vez al año o todos los días del mundo. Da igual, ángel. Caridad es caridad. Es mejor por lo menos un día que nunca. Soy de las del vaso medio lleno. —soltó una risita adorable.
—Supongo que tu punto es válido.
—¿Supones?
—Sí. Supongo.
             Se carcajeó.
—Juntarte tanto con Emmett te está contagiando sus términos leguleyos.
—Las palabras no se contagian. No son un virus.
—Es un decir, ángel…
—Pues lo dices mal.
            Y así nos fuimos el resto del camino hacia mi casa. Amaba a esta mujer con mi vida pero a veces era frustrante.

0.0.0.0.0

            Era ya nochebuena.
            Charlotte y Gannicus corrían en la terraza exterior a pesar del frío. Jasper corría detrás de ella con un gorro en la mano. Rosalie y Emmett conversaban con Esme sentados en el sofá de la sala de estar, sospechaba que sobre la decoración del cuarto de su bebé no nato, ya que mamá tenía unas semanas obsesionada con el tema desde que ambos le pidieron que encargara de ese proyecto. Alice, Carlisle y Bella estaban de pie cerca de la mesa de aperitivos, él con una copa de brandy y ellas con unas tazas llenas de sidra caliente. Hablaban animadamente sobre las remodelaciones para el centro de capacitación.
            Yo en cambio estaba cerca de la ventana alternando mi atención entre los diferentes grupos y tomando fotografías a todo y todos; la comida y paisaje entre ello. Documentando recuerdos de nuestra primera navidad juntos.
            Al cabo de un rato mi hermano vino a mi lado para husmear entre mis fotos para luego quejarse de que lo había capturado en una mala pose a propósito.
—Quieres ser el más guapo. Por eso me capturaste sentado y que se me viera una barriga. —bromeó.
            Me encogí de hombros con indiferencia.
—Si te molesta tu barriga, no comas más. —añadí.
—Navidad es para comer. Jódete, hermano. —miró con los ojos entrecerrados.
—Bella dice que es para realizar buenas acciones.
—¿Y para qué crees tú que sea? —cuestionó con abierta curiosidad mientras tomaba un poco de whiskey seco. Amaba su color pero no su sabor. Emmett decía que era “bebida de hombres”. Yo opinaba que era un incendiario para estómagos.
—Aún no lo sé. –admití. —Sigo pensando en eso.
             Colocó un brazo sobre mis hombros y me dijo bajo en el oído.
—La navidad mejoró muchísimo para varios de los que estamos aquí gracias a ti. —revolvió mi cabello y se fue para situarse al lado de Rosalie. Le colocó una mano sobre su hombro de manera protectora. No creo que se haya dado cuenta siquiera de que estaba adoptando esa postura. Usando sus propias palabras para describirlo: Estaba condenado.
            La cena transcurrió entre anécdotas de navidades pasadas y risas. Ah también con una Charlotte escurridiza a mi lado. Cada que me descuidaba aparecía un guisante en mi plato. Según ella, parecían pequeños insectos del jardín. Prometió darme sus galletas de canela al terminar, y así compró mi silencio.
            Mamá se veía resplandeciente a la mano derecha de mi padre que encabezaba la mesa. Y yo al lado de ella. Isabella estaba frente a mí porque Charly le dijo que deseaba sentarse junto a mi lado. En retrospectiva, creo que fue una treta para deshacerse de lo que quisiera de su plato. Pavo, puré de patatas con aceite de trufa, ensalada de rúcula con frutos secos; entre otros;  colmaban el festín de esa noche.
            Rose fue la primera en darse por vencida.
—Juro que este pequeño me tiene como una nevera pero ya llegué a mi tope. Ustedes me van a hacer tan grande como un globo aerostático. —se quejó con una sonrisa al mismo tiempo que se acariciaba su vientre prominente de cuatro meses. Era un poco más grande de lo que debería pero papá dijo que considerando quién había puesto ese bebé allí, ese niño tendría el tamaño de un mastodonte. Aún no podía evitar sonreír un poco al ver su barriga.
—No está tan grande. —salió Emmett en su defensa. —El médico dijo que estaba dentro de los estándares de lo normal. Solo ha aumentado un kilogramo por mes.
—¡Yo engordé casi dos por mes con Emmett! Los síntomas fueron peores y las hormonas estuvieron desbocadas todo el embarazo. —intervino Esme. Mientras comíamos el postre. Mi parte favorita en las cenas era esa. En esta ocasión era una Charlotte de frutos rojos. Estaba tan espectacular que apenas abrí la boca mientras comía.
—Fue un dolor de cabeza desde entonces. —todos se quedaron callados por mi comentario. Sus vistas se posaron sobre mí fijamente y por un momento temí haber cometido una imprudencia. Había mejorado tanto en ello…pero de pronto Emmett fue el primero en romper a carcajadas y el resto lo siguió. Solo Charly y yo nos quedamos mirándonos medio atónitos.
—No fue tan gracioso. —me dijo. Solo me encogí de hombros en apoyo.
            Bromas fueron y vinieron por un rato más. Emmett hizo un par en contra de mí, papá hizo unas contra Em y las chicas eran partícipes de estas además de las más escandalosas espectadoras.
            Entonces hubo un instante; muy cerca de medianoche; cuando Carlisle se puso en pie y dio las palabras que finalmente me ayudarían a comprender mucho de lo que se me escapaba del significado de la navidad:
—Quiero agradecerle a todos que estuviesen esta noche con nosotros en la que compartimos más que una exquisita cena gracias a mi talentosa de mi esposa. —la forma en que tomó su mano entre las suyas y la mirada que le dirigió a mamá fue tan intensa, que incluso para mí no hubo duda de que se trataba de amor. Estoy bastante seguro que miraba a Isabella como él lo hacía con ella justo entonces y viceversa. Luego giró su atención hacia cada puesto en momentos determinados que dotaron sus palabras con mayor significado para quienes lo recibimos. —Pero quiero agradecerles aún más por haber hecho para mi familia el mejor año en mucho tiempo. Sin pensarlo, se han convertido en parte de los Cullen a su propia forma y manera; partes que se han vuelto esenciales para la felicidad de la misma, —Luego me miró a mí. De forma concentrada mientras hablaba. —Y gracias a ti, por volverte el imán que atrajo a todos para que esto fuese posible. —levantó su copa de champán al aire. Y luego todos lo seguimos, excepto Charlotte que tenía una copa aflautada pero llena de coca coca de cereza. —Salud. Por el milagro que cada uno de ustedes representa para nosotros. —Esme se limpió con discresión una lágrima y asintió en concordancia. Chocamos las copas los unos con los otros y mientras bebíamos, la revelación llegó fuerte y clara: La Navidad era aquello que cada uno quería que fuera: un festival de compras sin sentido, comidas abundantes y decoraciones llamativas. Pero también podías dotar todo ello con significado si lo hacías en pro de los demás, de forma desinteresada e incluso si le dabas una oportunidad a alguien que crea que ya ha perdido toda esperanza.
            Bella se acercó a mi lado y me abrazó por la cintura antes de depositar un corto beso en mis comisuras.
—Quizá ahora puedas darte cuenta, Edward, de que eres como ese ángel de cristal que está en el comedor de mi casa. Lo envuelves todo con un aura que solo se puede considerar celestial. Feliz navidad. Te amo.
Yo también te amo. —dije en falta de algo mejor que decir de lo que ella había dicho pero cargado justamente de todo el significado que me callaba.  
            Ahora era momento en que se abrieran los obsequios y luego cada quien se fuese a su casa. Yo pasaría la noche con Isabella. No pude evitar mirarla con devoción mientras sonreía al ver a Charly destrozando una envoltura de papel junto al gran árbol.
            Ella fue mi mejor regalo este año. Mi milagro temprano de navidad. Ese que me abrió a mi familia y a un mundo al que aún no comprendo del todo. Pero ya no me da miedo explorarlo porque tengo a alguien que me ayuda con ello. Y eso no se limita a Bella pero si comienza con ella.

0.0.0.0.0.0.0.0

Primero que nada: ¡FELIZ NAVIDAD A TODAS! Espero que estén pasando unas felices fiestas. Segundo: Gracias por seguir a mi lado. Son mi bastón de apoyo y a su vez mi impulso a la hora de escribir; así que espero en mi muy humilde posibilidad; retribuirles cada muestra de amor que me han regalado durante este tiempo en el que no he publicado nada.
No saben el bien que me hace volver y espero contar con ustedes a cada paso del nuevo camino que voy a tomar muy pronto.
Se les quiere con locura, mis bellas. Ciao.  
PD: Corazón de Cristal viene en camino…
Marie C. Mateo
   
                                                                                                                                                                                     







Atentamente:
 
 


DISCLAIMER OF COPYRIGHT

Las historias en One Shots y Fanfics son de mi autoria. Los personajes utilizados en ellas pertenecen a la Saga Crépusculo de la autora Stephenie Meyer. Estos contenidos son un medio recreativo sin fines de lucro con el único fin de entretener y disfrutar un buen tiempo.


Dale 'Me Gusta' y síguenos en Facebook:



Afilianos a tu pagina o blog. Igualmente, si deseas que afiliemos tu pagina déjanos un comentario en la sección de Afiliacion.


Si te ha gustado, no olvides dejar un comentario :)




The Moon's Secrets: Un mundo donde la imaginación, no tiene límites.

jueves, 27 de julio de 2017

COMUNICADO IMPORTANTE!!!



         Hola, mis chicas…

Mil disculpas por no haber aparecido con un capítulo aún. El presente comunicado es para informarles (aunque es BASTANTE EVIDENTE) que estoy presentando problemas con el blog. Por lo cual se ha estado viendo HORROROSO durante un tiempo, y me temo que pasará un par de días más igual, mientras que pueda ser editado.

         Por cierto, si alguna sabe de una buena página donde alojar imágenes, les agradecería mucho que me las recomendaran en los comentarios. También les anticipo que en cuanto tenga la solución al problema es muy probable que el blog se cierre un par de días por mantenimiento. Así que si un día pasan y les es imposible acceder es por esa razón, no porque lo haya decidido eliminar.
         Un beso megagigante a todas por su comprensión, su más que demostrada lealtad y su preocupación por mis historias.

         Besos desde mi caótica y preciosa Venezuela. Se les quiere…

*Marie K. Matthew*

domingo, 23 de abril de 2017

OUTTAKE DE SYLVAIN REYNARD - La Alondra Blog Tour



         ¡Hola, mis chic@s, espero que tengan un muy feliz inicio de semana!

       Hoy tengo el placer de unirme a una iniciativa especial, el #BlogTourLaAlondra. Una iniciativa que pretende celebrar el trabajo del autor canadiense Sylvain Reynard, y su publicación más reciente en nuestro idioma, La Alondra, que forma parte de la serie Noches en Florencia.



         
       Este autor, listado entre los más vendidos del New York Times y el USA TODAY, se dio a conocer mundialmente con la Trilogía de Gabriel. En esta historia el torturado profesor Gabriel Emerson, especialista en la obra del poeta florentino Dante Alighieri, combate los demonios de su pasado junto su joven estudiante, Julia Mitchell. Ella representa la virtud y la bondad, todo lo que el profesor Emerson piensa que no merece en su vida. Como una versión moderna de Dante y Beatriz, esta pareja recorrerá el infierno en la búsqueda de la redención y el amor.

       La Trilogía de Gabriel fue traducida a múltiples idiomas y catapultó a Sylvain Reynard a la fama internacional. Pero el autor canadiense no se detuvo allí. Por el contrario, dejó su imaginación volar y viajó a las calles de Florencia para romper paradigmas con su nuevo trabajo. Cuando le preguntamos al autor como define esta historia, el indica que: "La Alondra es una historia de amor sobre dos personas de mundos diferentes. Raven posee una belleza poco convencional, es inteligente y valiente. Y el Príncipe es una figura misteriosa y poderosa, quien ha esperado siete siglos para encontrar su alma gemela."

        Y es precisamente la noche Florentina, su arte y su historia, lo que sirve de marco a su nueva serie. Un trabajo lleno de suspenso y romance. Un romance que rompe los esquemas del género mostrando una protagonista femenina única, y un personaje masculino que nos pondrá de rodillas con su sensualidad y su pasión.

          La Alondra es el segundo título de la serie Noches en Florencia, la cual inició con El Príncipe, una conexión entre la Trilogía de Gabriel y esta serie.
Por qué, se preguntarán. Para los que conocen la historia de Gabriel y Julia no será extraña la mención de unas rarísimas y costosas copias de las ilustraciones que Botticelli, como tampoco sería extraño imaginar que un autor tan creativo como Sylvain Reynard pensara en una historia para explicar su origen y cómo llegaron a las manos del profesor Emerson. Pero vayamos un poco más allá…

       ¿Y si les dijera que esas ilustraciones no eran copias? ¿Y si el dueño original las quisiera de vuelta?

       Así inicia esta aventura que nos llevará a los lugares más majestuosos de la cuna del Renacimiento, nos tentará con el misterio y nos seducirá con el más intenso romance.
Si aún no conoces la serie Noches en Florencia, entonces presta atención:

       La comunidad de lectores hispanos de Sylvain Reynard se reúne semanalmente para discutir los libros de esta serie en un formato similar al de una radio Web (Podcast), dedicando un programa a cada capítulo de sus libros. En esta página encontrarás toda la información sobre los libros, discusiones y contenido adicional de la serie compartido por el autor: http://nochesenflorenciafp.com/

         Pero ¿quién es Sylvain Reynard y por qué sus libros son tan especiales?

        El autor ha expresado en muchas ocasiones su interés en la literatura y la forma en que ésta nos ayuda a explorar los diferentes aspectos de la condición humana, especialmente el sufrimiento, el sexo, el amor, la fe y la redención. Ha mencionado también que sus historias favoritas son aquellas en la que los personajes viajan, tanto física como espiritualmente, y no es de extrañar que eso se vea reflejado en sus obras: La exploración de nuevos lugares, o de los diferentes aspectos de la personalidad de sus personajes, que aprendan algo sobre sí mismos.

        Sylvain Reynard también es un amante del arte, de la arquitectura y de la música. Con frecuencia encontramos estos elementos en sus obras, usándolos para contar una historia o para destacar un aspecto particular de algún personaje.

       ¿Qué encontramos en su trabajo? Historias que combinan todos esos elementos que he mencionado con temas como la redención, el perdón y el poder transformador de la bondad.

    Pero Sylvain Reynard es mucho más que palabras. El autor usa sus diferentes plataformas como autor para atraer atención sobre algunas organizaciones benéficas. Algunas de ellas se encuentran ubicadas en Estados Unidos y Canadá. A continuación menciono algunas: Now I Lay Me Down to Sleep Foundation, WorldVision, Alex’s Lemonade Stand, Cruz Roja Americana, St Jude Children’s Research Hospital, Covenant House (que atiende jóvenes en situación de calle) y el Ejército de Salvación, tanto en USA como en Canadá.

       Puedes ponerte en contacto con este autor y conocer sus obras a través de su página web: http://sylvainreynard.com/ o sus cuentas de Facebook, Instagram y Twitter.
* * *
       Sigue descubriendo Florencia junto a nosotros visitando los demás blogs participantes en este primer día de tour:

Conoce a Sylvain Reynard en → http://themoonssecrets.blogspot.com/
Entrada Promocional + Reseña → http://loslibrosderana.blogspot.com/

Mantente informado sobre el resto del blog tour en:



Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.


        A continuación les comparto un outtake (escena aparte) sobre William y Raven, de la serie Noches en Florencia de Sylvain Reynard, especialmente escrito por el autor,  para el blog Beauty & The Beastly Books.






ESPECIAL SAN VALENTIN - 2017

William, Príncipe de Florencia.


        Nos habíamos perdido el día de San Valentín.

       Conocí a Raven en mayo y poco después, ella capturó mi corazón. Nuestro futuro era incierto, amenazado por enemigos dentro y fuera de la ciudad de Florencia, de la cual soy Príncipe. Por estas razones, decidí vivir cada momento con ella al máximo. No esperaría hasta febrero para darle una gran muestra de mi amor.

      Raven entró en nuestra habitación al final de un largo día de trabajo en la Galería de los Uffizi. Noté que estaba apoyada pesadamente en su bastón, lo que significaba que estaba cansada. Sin duda su pierna discapacitada le estaba causando dolor.

Bienvenida. Hice una reverencia hablando en inglés porque ella estaba totalmente fascinada con mi acento de Oxford.

       Ella sonrió, como el sol naciente. Luego se detuvo, observando los cambios que había hecho.

      Había colocado una silla de respaldo alto al pie de nuestra cama, como un trono. Ante ella,  una jofaina de plata con agua humeante, un montón de toallas limpias y algunos accesorios.

      Ella cojeaba hacia mí, curiosa. ¿Qué es esto?

 Una sorpresa. Ven. Me incliné y la besé firmemente en la boca a modo de saludo. Dejé su bastón a un lado y la escolté hasta el trono. Una vez sentada, saqué un taburete bajo y me senté a sus pies.

 No entiendo. Ella alisó su cabello negro detrás de sus orejas y fijó sus ojos verdes en mí.

     Yo ya me había perdido en la profundidad de los mismos. Los ojos de Raven reflejaban su alma y siempre estaban llenos de sentimiento, valor y compasión. Si hubiera tenido aliento, me lo habrían robado.

 Esto es un regalo. Coloqué mi mano en su rodilla, deslizando un pulgar bajo el dobladillo de su vestido. Ella reaccionó estremeciéndose, porque mi piel de vampiro estaba fria.

Relájate, susurré.

   Coloqué una toalla sobre mi regazo y levanté uno de sus pies, desabrochando cuidadosamente su zapato y quitándolo. Repetí el mismo procedimiento con su otro pie, permitiéndome el lujo de tocar su piel, acariciando la parte de atrás de su pantorrilla.

      Ella suspiró, una mirada nublada en su rostro. Reprimí una sonrisa.

    Puse sus pies en el recipiente de plata, que estaba lleno de agua tibia y jabón. El perfume de las rosas se elevó.

 ¿Demasiado caliente? Mis ojos buscaron los suyos. Como todos los vampiros, tenía dificultad para detectar la temperatura.

      Ella sacudió su cabeza. Es perfecto.

      Se inclinó hacia delante y apoyó una mano en mi hombro. ¿Estoy sucia?

     Parpadeé ¿No conoces la historia de María Magdalena? ¿Lavando los pies de Jesús con sus lágrimas? ¿Secándole los pies con el pelo?

      Se sentó de nuevo. ¿Es eso lo que es?

 Mi cabello no es lo suficientemente largo para secarte los pies. Le guiñé un ojo y ella se rió.

      Me gustaba el sonido de su risa. Realmente lo adoraba.

 Me estás lavando los pies— comentó, con voz llena de asombro. No soy una figurante  de Cristo, William.

 ¿Cómo expresan los seres humanos el amor?

Escriben poemas. Se besan. Tienen sexo. Ella sonrió a sabiendas.

El amor y la lujuria pueden confundirse.

Es verdad.

Un lavado de pies no se puede confundir con lujuria. Le apreté el tobillo.

      Su corazón dio un vuelco.

      Miré en la dirección de su corazón, escuchando sus latidos hasta que reanudó su ritmo normal.

     Su pie derecho era parte de su discapacidad y se volvió, desafortunadamente, hacia un lado. Cogí agua con la mano y la vertí sobre su pie, usando mis dedos para alisar la carne.

Puedes verlo — señaló la pierna-.

 Sí. Retiré sus pies de la jofaina y los hice descansar en mi regazo.

     Nuestros ojos se encontraron y ella apartó la mirada.

      Me tomé mi tiempo, frotando las toallas de algodón suavemente sobre su piel.

 No te importa, ¿verdad? Sus ojos verdes se lanzaron hacia su pierna herida.

 Me preocupa porque te preocupa. Me incliné y presioné mis labios hasta la parte superior de su pie. Pero porque es parte de ti, lo abrazo. Completamente.

    Raven inhaló profundamente. Una pequeña gotita escapó de la esquina de su ojo, corriendo por su mejilla.

      Me acerqué para coger la lágrima con mi manga.

    Tomó mi mano y la besó, cerrando los ojos y presionando mi palma a un lado de su cara.

     La empujé hacia mis brazos y ella enterró su rostro en mi cuello. Sentí la humedad de sus ojos y me quedé quieto mientras tomaba su pelo largo y negro y secaba sus lágrimas de mi piel.

   Ella me había dado muchos regalos en nuestro tiempo juntos, pero el regalo más grande era su amor.

Gracias, Cassita, susurré, presionándola contra mi corazón.




    El emocionante romance de Raven y William continúa en The Shadow y su tercera entrega, The Roman. 





      Tradución: Sylvain Reynard Fans España  @SRFansSpain


Followers

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More