Páginas

sábado, 8 de enero de 2011

Corazón de Cristal - Cuarto Capítulo:





 “LAS COSAS YA NO PUEDEN IR MAL”
  • -       Isabella, me gustaría hablar contigo un momento. – dijo Carlisle con mucha deferencia.
  • -       Por supuesto. – dije al terminar de entrar en la casa esa mañana.
Eran las siete con cuarenta minutos, dentro de un rato Edward se despertaría y no me gustaba que lo hiciese estando solo. No desde que sufrió aquel colapso nervioso de hace ya un mes atrás.
Nos dirigimos a su opulento despacho y cerré la puerta detrás de mí.
  • -       Toma asiento por favor. – me pidió el doctor con su flema habitual.
Hice lo que me pidió y esperé a que él me informase lo que sea que fuera a decir. No puedo negar que en ese momento el miedo me carcomía.
Si me pedía que me alejase de Edward, me moriría de tristeza pues no contaba con herramientas para contradecir esa decisión, solo podía apelar a los avances de él como un posible argumento de defensa.
  • -       He notado que desde tu llegada a esta casa mi hijo ha mejorado de una manera impresionante. Nadie había logrado tanto con él a pesar de durar más tiempo del que tú llevas aquí.
  • -       No es falsa modestia lo que le diré, señor Cullen. Pero aquí los méritos los merece Edward, puesto que ha sido él quien ha puesto mucho empeño en mejorar. Yo solo le brindé mis herramientas.
  • -       Pues gracias por ellas. – me dijo el muy agraciado hombre maduro que tenía en frente. – Insisto. No todos han sabido cómo usar sus “herramientas” con mi hijo. Hasta que tú llegaste. Sin embargo…
Tragué grueso ante ese comentario.
  • -       ¿Sin embargo…qué?
  • -       Sin embargo me preocupa el hecho de que Edward esté creando un lazo tan fuerte contigo. Cuando no estás se vuelve gris. Es como si diese mil pasos hacia atrás y cuando te ve vuelve a echar a andar.
  • -       ¿Qué…quiere decir con eso, señor Cullen? ¿Quiere que me aleje de Edward?
Me estremecí con un miedo trascendental, pues mi cuerpo se negaba a la posibilidad de apartarse de mi ángel.
Él abrió desmesuradamente los ojos de asombro.
  • -       ¡No por favor! Lo que quería era…pedirte algo. Sé que es algo que  debes pensar antes, pero Esme me pidió que te lo planteara y a mí me parece algo razonable.
  • -       Lo escucho.
  • -       Queremos que vengas a vivir a la casa, Isabella.
En ese momento el mundo se inclinó pero yo me mantuve en el mismo sitio, experimentado una sensación irreal de confusión.
  • -       Primero me dice que le preocupa que Edward esté tan apegado a mí. Y luego me dice que me venga a vivir a su casa. De verdad que no lo comprendo, doctor.
  • -       Lo sé. Me temo que no me supe explicar. Es verdad que me preocupa que él esté tan apegado a tu persona, pero eso se lo atribuyo a que eres tú quien está con él día a día, minuto a minuto hasta que se acuesta. La que lo ayuda absolutamente con todo y sabe cómo manejar sus reacciones. Supongo que es por tu profesionalismo. Así que, piensa en nuestra propuesta y luego me das una respuesta.
Apenas y podía contener la sonrisa que amenaza con escaparse de mi boca.
-       Creo que sí, doctor Cullen. Estando aquí puedo monitorear de cerca a Edward más de cerca. Pero me preocupa mi casa, no le puedo mentir. Sé que no es un palacio, pero es lo que me dejó mi padre antes de morir y eso significa demasiado para mí. A lo mejor usted lo considera cursi de mi parte, pero para mí es valor sentimental.
Él continuó con su común paciencia y agregó:
  • -       Te entiendo muy bien, Bella. Y no puedo pensar tal cosa de ti, pero te propongo dos días libres para que sigas al pendiente de tu casa; pero de verdad me gustaría que viniese a vivir aquí, por lo menos de lunes a viernes.
Asentí.
  • -       Me parece razonable. Sin embargo no me gustaría pasar dos días lejos de Edward. Si me permite le propondré algo diferente.
Él se acomodó en su silla esperando mi proposición.
  • -       Pasaré de lunes a viernes todo el día aquí. Pero los fines de semana me iré a mi casa y volveré en la noche. En ese tiempo me encargaré de los quehaceres de mi casa. De verdad que no quiero que se deteriore. Me ha costado mucho mantenerla tal como está.
  • -       La entiendo. Y su arreglo me parece mejor. Tú tienes derecho de hacer tu vida. Querrás salir con amigos y necesitas tiempo para ti. No puedes consagrar toda tu vida a la profesión únicamente.
<<La única persona con la que quiero hacer mi vida, es por quien accedo a vivir aquí…>>
  • -       Eso no es una prioridad para mí, doctor Cullen. En su momento le daré la importancia que amerita. Pero no ahora.
  • -       Se merece una persona preparada y que la haga feliz, pues nos ha demostrado ser de gran calidad humana. – añadió Carlisle con suma franqueza. Me pregunté si pensaría lo mismo de mí cuando supiese que me estaba enamorando de su hijo “especial”.
  • -       Gracias, doctor Cullen. Ahora si me permite, debo retirarme. Edward no tarda en despertar y debo empezar con los ejercicios desde temprano.
Me indicó con la mano que podía continuar.
  • -       Isabella. – me llamó cuando iba saliendo de su oficina. Me giré hacia él esperando lo que tuviese que agregar – Cuadre con mi esposa los detalles para su mudanza, y no titubee a la hora de pedir lo que amerite para eso.
Asentí antes de salir del despacho del hombre que deseaba que fuese mi suegro en vez de mi jefe.



Edward ya se había levantando e incluso habíamos hecho algunos ejercicios juntos. Me sentía tan feliz que hasta yo misma me podía dar cuenta de que mi ánimo había contagiado el de mi ángel que no había dejado se sonreír ni por un instante, a pesar de que afuera llovía y no podíamos salir al jardín.
Era impresionante ver los avance de él. Cada día que pasaba ganaba más confianza en lo que hacía (o en quien lo ayudaba quizá), me asombraba ver sus movimientos seguros y sus respuestas a mis estímulos. Pero aún faltaba lo más difícil por alcanzar: la disminución de sus episodios de “suspensión mental” y su falta de comunicación verbal.
Pero sabía que él había avanzado demasiado en comparación al tiempo que llevábamos; así que debía armarme de paciencia y pedir misericordia al altísimo para ver si me concedía pasar victoriosa por esos dos obstáculos. Solo de esa manera podía existir una esperanza para lo que empezaba a crecer en mi interior. Y que no se había detenido hasta ahora.

En medio del almuerzo la señora Esme atrajo mi atención con un comentario que hizo:
  • -       Bella. Carlisle me comentó que había hablado contigo, pero se negó a informarme, a pesar de mi insistencia; de cual había sido tu decisión con respecto a nuestro planteamiento.
Engullí el pedazo de carne que tenía en la boca, antes de tomar la servilleta para limpiarme y contestarle.
  • -       Esa acción por parte del doctor me parece inverosímil pero…le informo que acepté venirme a vivir con ustedes.  – le comuniqué con beneplácito.
De repente se escuchó un estruendo proveniente de los cubiertos que Claire; la chica de servicio; había dejado caer al piso y que yacía a unos pocos metros de la mesa con cara de asombro.
Todos nos sobresaltamos. Menos Edward que estaba a mi lado, y que se encontraba extraviado en alguno de sus episodios de suspensión.
  • -       ¡Claire ¿Qué ocurre?! – exclamó Esme exaltada.
Ella meneó la cabeza de lado a lado sacudiéndose el estupor que le había causado la noticia. Mentiría si dijera que no tuve que ahogar una risotada que pugnaba por salir de mi garganta.
  • -       ¿Acaso escuché mal, señora Esme? ¿Bella se muda a esta casa? – su tono mostraba claramente su molestia
La interrogada respondió sin entender que era lo anormal de lo acaba de decir.
  • -       Por supuesto. Se lo pedimos esta mañana y aceptó. Por lo tanto se llevará a cabo dentro de poco.
  • -       Ah. Bien. – finalizó así con su intervención no sin antes avisarme con la mirada que mi estancia en esta casa no sería del todo tranquila. Ella se encargaría de ello.
Seguimos con nuestro almuerzo en calma debatiendo ciertos puntos de mi mudanza, como por ejemplo que se llevaría a cabo en una semana. Una de las exigencias de la señora Esme fue que me quedase en la habitación contigua a la de Edward; y yo por supuesto no mostré reticencia alguna; además insistió en que hiciéramos algunos cambios en ese espacio, a lo que me negué rotundamente. El cuarto estaba bien ambientado en un estilo minimalista como el resto de la casa, y a mí me gustaba así.
  • -       No me vengo de vacaciones para estar exigiendo, señora Cullen. Vengo a trabajar. Además me agrada sentirme con espacio, así que me gustaría que las cosas se quedaran tal cual están ahora.
Ella no muy convencida, aceptó mi petición.



Las cosas se fueron dando bien; excepto por uno que otro encontronazo con Claire que nunca llegó a mayores porque a ninguna nos convenía; pero yo sabía muy bien cuando no prestarle atención así que solía salir victoriosa de estos.
Los señores me proporcionaron las máximas comodidades que alguien pudiese aspirar a tener por parte de sus jefes. Sin mencionar que Edward de manera inexplicable lucía radiante; cosa que no era difícil para él, pero este era un brillo diferente. Aunque seguía dedicándole el mismo tiempo de siempre. Cuando dormía solía pasar dos horas chequeando sus sueños antes de retirarme a mi cuarto.
Luego me dormía con la certeza de que mi ángel cada día emergía más hacia la realidad. Había ocasiones en las que me cuestionaba acerca de si era realmente noble de mi parte el hacerlo salir de su letargo; porque yo seguía pensando en él como una entidad celestial y quizás en sus ensimismamientos él experimentaba algún tipo de experiencia espiritual. Pero mi lado más humano y egoísta me decían que iba por buen camino, y solo entonces me dormía en paz.
Así pues… ¿Qué podría salir mal?



Cierta mañana, Casi al mediodía; la casa se estremeció bajo el sonido de un potente motor que se aparcó en la entrada de la casa. No me molesté en salir a ver de quién se trataba pues eso no figuraba entre mis atribuciones.
Mi única obligación estaba junto a mí en su habitación mientras  le realizaba unos masajes para mejorar el movimiento de las articulaciones y seguir activando el sentido del tacto.
Pero como humana imperfecta que era, no puede evitar que un fuego diferente me recorriese las manos lo brazos y se alojara en mi vientre; mientras que yo masajeaba su espalda y miraba uno que otro lunar que adornaba ese hermoso espacio de piel nívea.
Tuve que hacer un alto en mis labores cuando no aguanté más y retirarme al baño de Edward, lavé mi cara con agua fría y me refresqué. No sin antes acusarme en silencio de pervertida frente al espejo unas cuantas veces para luego salir.
Él permanecía en la posición en la que lo había dejado. Lo ayudé a incorporarse y luego colocarse su camisa y sweater ya que el día estaba algo frío.
De pronto unos nudillos tocaron a la puerta.
  • -       ¿Se puede? – dijo la señora Esme entreabriendo la puerta.
  • -       Claro, pase. – la insté.
Y ella apareció con un hombre altísimo, muy robusto y de gran belleza. Definitivamente esta familia había sido bendecida genéticamente.
Reconocí al joven como uno de los hijos del matrimonio Cullen, pero no sabía más nada acerca de él, excepto que vivía en el extranjero.
  • -       Bella. Te presento a Emmett. El hermano mayor de Edward.
Él me sonrió con galantería y estrechó mi mano.
  • -       Un placer conocerla, señorita. – dijo en tono flemático. Herencia de su padre.
Asentí con educación antes de hablar.
  • -       El placer es mío.
  • -       Ella es el prodigio que ha conseguido que tu hermano mejore. Tienes que verlo, Emmett. Jamás había avanzado tanto. Deberías constatarlo por ti mismo.
Así lo hizo se aproximó a la cama donde mi ángel estaba sentado. Lo abrazó y le dio un beso en la mejilla.
  • -       ¿Cómo has estado, campeón?
Edward emitió un gemido ante su comentario.
Él se puso de pié enseguida y nos vio a ambas con asombro.
  • -       Él…me…entiende?
  • -       Sí. – agregué y me acerqué a mi paciente favorito – Nos entiende a todos. Poco a poco va emergiendo ese Edward maravilloso. Y estamos ansiosos por verlo.
A esto él respondió tomándome de la mano, y dejándonos a todos con diferentes emociones y reacciones.
Esme se tapó la boca y de sus ojos brotaron lágrimas de sorpresiva alegría.
Emmett se veía sumamente impresionado y no salía del shock de ver a su hermano tan recuperado.
Y yo…temblaba ante lo que fue el roce más exquisito que hubiese experimentado en mi vida. Aferré sus dedos entre mis manos y le deposité un beso en ellas. Sus ojos brillaron diciéndome lo que su boca aún no podía. Que yo significaba algo para él. ¿Qué tanto? No lo sabía pero con eso me conformaba. Por ahora.
Estuvimos hablando un buen rato acerca de todo y en ningún momento me aparté de Edward. Ni él hizo el más mínimo intento de soltarme.
  • -       ¿Entonces, vives aquí? – dijo Emmett complacido.
Asentí.
  • -       Desde hace una semana atrás.
  • -       ¿Y cuántos días trabajas?
  • -       Cinco. Los otros dos lo vigilo de cerca porque me nace. – agregué sin darle mayor importancia a lo que hacía.
  • -       Deberías sacar tiempo para divertirte. Ir a comer…tomar un trago. –sugirió insinuante.
Me sonrojé y bajé la vista. ¿Cómo se atrevía a decirme eso en frente de su madre?
  • -       Si! Vayan! – vociferó la señora Esme para mi sorpresa. – Deberían salir, eso sí, Emmett…cuídala mucho. No queremos que renuncie por tu mal comportamiento.
  • -       ¡Ay, Esme! Esos tiempos ya pasaron. Ya maduré. Por algo volví a la casa. – luego volteó a mirarme de una manera que me resultaba incómoda - ¿Te parece bien que salgamos, Bella?
Tragué grueso y los dedos de Edward me apretaron con algo de fuerza sobresaltándome al decirme que nos había escuchado y entendido cada palabra.
Bien…al parecer las cosas no serían fáciles para mí en un buen rato.


Hola chicas…primera actualización del año!!! No puedo sino darles las gracias a todas ustedes por seguirme y animarme a continuar con estas historias, además de que soportan en silencio entre capítulo y capítulo…
Hablando de eso…este cuarto capítulo se lo quiero dedicar a mi hermanita menor Lizzy, quién está aguantando como toda una mujer (aunque es una nena aún) un golpe duro de la vida. Ánimo mi cielo! Que las cosas malas  son pasajeras. Este es un pequeño intento de subirte el ánimo. Espero que funcione.
Sin más que decirles por ahora…me despido hasta la próxima actualización.

5 comentarios:

  1. Me alegro de que hayas vuelto a escribir ya me hacia falta tus historias y espero q siempre estes ahy publicando claro cuando puedas sin obligaciones....Sigue asi....Besos desde Ecuador...

    ResponderEliminar
  2. Haaay!!! Hermanaa!!!... el capitulo te qedo bellisimo!! Edward no quiere qe vayaa, me hisiste llorar!! y mas con la dedicatoria, miles de graciaas, te adoro mucho,sabes que siempre me tendras a mi, contaras conmigo para lo que se te ofrescaa desde aca te apoyare en todo!! (:
    Te adorooo!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola.

    En verdad que esperaba con ansia este capítulo, tu historia me tiene cautivada y aunque no es correcto urgirte mas, la realidad es que esperar otro capítulo será una agonía.

    Este capítulo fue hermoso, las reacciones de Edward son tan significativas; escribes hermoso y adoro la perspectiva con la que haces crecer esta historia.

    No dejes de escribir, lo haces muy muy bien.

    Seguiré pendiente...

    ResponderEliminar
  4. Creo que el niño esta celoso y no veo la hora de que pueda expresarle todo lo que por ella siente.
    Sos una escritora increíble y realmente te felicito por tu enorme talento.
    Cuidate mucho y nos leemos siempre...
    http://miangelpersonal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. ay que bonito!!! ta celoso!!!! diablos!!! ya no se ni que decirte!!! me encanta tu historia!!

    ResponderEliminar

Followers

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More