Páginas

domingo, 15 de enero de 2012

TIRANO - Cuarto Capítulo:


Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.
“Vida Nueva”

Edward POV:

Todo había sucedido demasiado rápido —sin contar de por si la situación bastante embargadora— ¿Qué clase de persona era si resultaba que esa niña era mía?, bueno de hecho, ¿Con quién coños me había acostado? ¿Una desalmada sin corazón que se atrevía a dejar a su propia hija totalmente desprotegida, a la deriva de unos desconocidos?

—¡No es posible que me estés obligando a hacer esto, Isabella!
—¡Bella, Edward! BE – LLA…odio que me llamen Isabella. Además, no puedes ignorar el parecido que tiene esa criatura contigo; y si como sospechamos resultas ser su padre no puedes dejarla en un orfanato que se está cayendo a pedazos ¡Es inhumano!, y en caso que no seas su padre, la habrás apadrinado hasta que consigan un hogar apto para ella. Velo como tu buena obra del día. —susurró con impaciencia muy cerca de mí para que Newton y su trabajadora no pudiesen oírlos.
No podía ignorar el parecido que aquella pequeña—de mejillas regordetas y sonrosadas, junto con esos ojos color azul - grisáceos y de labios en forma corazón— tenía conmigo. Era jodidamente impresionante mirarme en aquél pequeño e inocente espejito, aunque había que acotar que su suave pelusilla negra no se parecía en nada a mi cabellera castaña dorada. Pero eso no era una vía de escape precisamente, puesto bien podía haber sido herencia genética de la madre… Aún así ¿iba a  asumir una paternidad de la que no sabía si era responsable? ¡Mierda!!! Ahora sí que tendría problemas con Carlisle. Como si los necesitase.
Una cosa era ser el hijo que no lograba estar a las expectativas de su padre; cosa que les pasa a muchos; y otra muy diferente, y reverendamente mucho más jodida, es andar dejando hijos botados por allí.
Eso sin mencionar que tenía un maldito océano pacífico en vez de una simple laguna mental en lo que se trataba a la posible candidata a madre de la chiquilla. Parecía una trama de un episodio digno del condenado Dr. Phil*.
La puerta se abrió de nuevo y tanto Mike como Angela pasaron con la pequeña en brazos cortando mi línea de pensamientos. Ambos sonreían agradecidos.
¡Y aquí viene el chaparrón!…
—Muchas gracias, señor Cullen, por apadrinar a la pequeña. Es un acto muy bondadoso de su parte…—seh…seh…mejor dale las gracias a Bella por ser una arpía implacable…— Hay un proceso que conlleva esta responsabilidad de la que está usted haciéndose cargo en este momento, nos saltaremos la parte en la que debemos de verificar lo pertinente para que pueda llevarse la pequeña a casa, pero no podemos dejar de atender el resto de requerimientos legales. Aún así debo de informarle que necesito a otra persona que avale el compromiso y responsabilidad que usted tendrá. Deberá dar fe de que se encuentra en condiciones de hacerlo…
—Yo puedo dar fe de eso —se adelantó a decir Bella con una sonrisa en los labios que parecía decir “a que no te zafas de esta”.
La corbata comenzaba a asfixiarme, las manos me traspiraban mientras las abría y cerraba una y otra vez debajo del escritorio horroroso de metal del año mil novecientos quién sabe cuando. ¿Era solo yo o en serio comenzaba a faltar el aire en aquella oficina? ¿Iba a ser padre? ¡No no no!…esa no era la pregunta adecuada. ¿Cómo era posible que fuese a asumir una responsabilidad de una niña que no sabía si era mía? Me pareció un buen momento para que existiesen una de aquellas casillas de suicidios que había visto en un capítulo de Futurama*.
Era una responsabilidad demasiado grande y que ahora debería llevar absolutamente solo…
Mmm… ¿o no?
—Señor Newton… —dije con una maldad que brotaba por cada poro de mi cuerpo. ¿Ella quería joderme? Bien. Lo había logrado. Pero debía lidiar con lo que yo haría. La ataría a mí de forma indirecta, lo que era equivalente a joderla a ella. ¡Muchas gracias, Dioses paganos de la Venganza! Además su alma caritativa estaba dispuesta a dar fe de mis “aptitudes paternales”, así que había llegado el verdadero momento de negociar…—. ¿Podría acaso compartir la tutoría o apadrinamiento, como lo ha llamado usted?
Bella me miró con cara de pocos amigos al suponer lo que se vendría, adivinando así mis retorcidas intenciones.
El muy astuto Newton sonrió satisfecho y asintió.
—Claro que sí, señor Cullen. Pero me temo que la otra persona con la cual comparta esa tutoría deberá presentarse para firmar para que nosotros hagamos los trámites per…
—¡Oh, no se preocupe! Ella está aquí —señalé a Bella con un gesto, quien por supuesto sonreía con los dientes entrecerrados tratando patéticamente de disimular su frustración—. Isabella Swan será quién comparta esta responsabilidad conmigo. Seremos los padrinos de… ¿cómo se llama la pequeña?
—No lo sabemos —dijo Newton encogido de hombros—. No encontramos siquiera una nota que dejara ese simple dato. Imaginamos que supondrían que emprenderíamos una búsqueda de las niñas nacidas en el tiempo relativo al de la criatura para dar con los padres. Ambos podrán elegirle un nombre. Excelente estrategia de evasión. —su voz denotaba un amargo desconcierto. Finalmente se recolocó en su silla como si hubiese pisado la realidad y nos miró a ambos a la cara con sonrisa de idiota—. Podrían ser ustedes quienes le colocaran un nombre a la pequeña y cuando aparezca la familia serán ellos los encargados de darle su nombre legal.
Y luego de muuuuuuuuucho bla bla bla, los bebés son responsabilidades grandes, si no hacen esto o aquellos pueden ser penados por más bla bla bla, y una serie de cosas que no me interesaban en los más mínimo, Isabella y yo firmamos los papeles que nos hacían responsables de la pequeña cosita carnosa que manoteaba en los brazos de Angela, mientras que esta le hacía carantoñas tiernas y nos largamos.
A la salida de la oficina Bella ya llevaba a la pequeña en sus brazos, yo llevaba colgado en un hombro la paliducha pañalera de color amarillo con pollitos bordados. Combinaba perfectamente con mi traje Ferragamo…maldito destino que parecía odiarme, pero al menos no haría esto solo.  
Cuando estábamos en el carro, saliendo de las instalaciones del orfanato Bella aprovechó para soltarme la descarga que estaba esperando:
—¿Por qué diablos me metiste en este paquete a mí?
—¿Por qué lo hiciste tú conmigo? —pregunté en vez de responderle, cosa que le enfureció.
—¡Porque la niña se parece demasiado a ti! No puedes ignorar las semejanzas…dijo indignada.
—Y no lo hago, pero no puedes achacarme una paternidad solo porque la pequeña se parezca a mí. Si nos basamos en eso solamente, entonces soy el posible padre de quien sabe cuántos miles de bebés en el mundo. Y eso no hará felices a muchos esposos.
Bella entrecerró los ojos con frustración mientras apretaba a la pequeña contra ella.
—Estoy hablando en serio. —dijo.
—Yo también —metí una de mis manos entre mis cabellos con impotencia—. ¿Acaso crees que yo estoy muy tranquilo? Debo enfrentarme en unos momentos al “gran y perfectísimo” Carlisle Cullen con una pequeña de la cual no sé si soy padre, pero que se parece demasiado a mí como para ignorarlo ¿no se te hace patético? Porque yo pienso que en una escala del uno al diez, yo llego tranquilamente al doce, ¡Soy un desastre!
Comencé a respirar desaforadamente mientras que Bella me miraba con cierto pesar en sus ojos, cosa que me irritó aún más.
—¡No me tengas…lástima! —me aflojé la corbata lo máximo que pude con desespero. Comencé a jadear sin control a la vez que no lograba llevar aire a mis pulmones con la suficiente rapidez.
Bajé la ventanilla del vehículo en el que íbamos con la esperanza de recibir algo de oxígeno del exterior…pero nada.
—¿Edward? —escuchaba a Bella a mi lado pero ya no tenía certeza alguna de en donde me encontraba. Solo sabía que me estaba asfixiando—. ¡Detén el auto, por favor!
—¡No…puedo…res…pirar…! —grazné débilmente mientras el chofer frenaba en seco el auto. ¡Aire necesitaba urgentemente aire!
Sentí una mano en mi nuca que me empujaba hacia delante.
—Trata de agachar lo más que puedas tu cabeza. Así…muy bien, Edward, respira. Vamos, cálmate.
Sorprendentemente La actitud de Bella era tranquila, lo que me ayudó a recuperar más rápido el sosiego y más importante aún; el oxígeno.
—Muy bien, Edward. Muy bien. Inhala y exhala…—sus dedos se introdujeron en mi cabeza, acariciando mi cuello cabelludo. Casi ronroneé. Me mantuve un poco más de lo necesario sobre mis piernas por lo placenteras que me resultaban sus caricias. Pero un llanto repentino hizo que ambos nos alejásemos.
La bebé comenzó a berrear con una fuerza impresionante. Bella la levantó de su regazo y comenzó a tararearle una nana para tranquilizarla pero sus intentos fueron fallidos. Así que mi tranquilidad no duró demasiado.
—¿Qué le pasa? —pregunté casi con desesperación. Bella me miro con una expresión exasperada que imagine tener yo mismo en ese momento.
—¡No tengo idea! —pero siguió sisándola una y otra vez, y otra más.
Se me ocurrió una idea que no sabía si era buena, pero era la única que me parecía pausible.
         Le dije al chofer hacia donde debía dirigirse y en la siguiente curva estábamos encaminados a lo que podía ser un desastre.

0000000

¿!Y esta bebé?! —dijo una muy sorprendida Esme, eso sin antes de que rodeara a Bella para ver el rostro apretujado por el llanto — ¡No es posible!
Sus ojos desorbitados se clavaron en mí exigiendo una explicación.
—Mamá, ayúdanos a calmarla y…luego hablamos —ya estaba al borde del colapso, tenía solo diez minutos de: padrino – posible – padre, y era un completo desastre. La chiquilla aún sin nombre, lloraba desgañotada por quién sabe qué carajo, podía sentirse mal; puesto que Bella al igual que yo en materia de bebés era una ignorante total. Era hija única y no tenía primos que conociera, así que su curriculum vitae como niñera era completamente nulo.

Con la compasión que caracterizaba a mi madre tomó a la pequeña entre sus brazos como si fuese la cosa más natural del mundo y comenzó a mecerla. Se dirigió con la niña hacia la sala de estar. Bella y yo le pisábamos los talones, como si hubiésemos hecho algo realmente mal, mirando con suma atención y preocupación cada uno de los movimientos de Esme.
—Desocupa la mesa de té, Edward. Tú, Bella. Busca en la pañalera un pañal de tela para vestir la madera —ambos obedecimos. Quité los velones blancos y negros que nunca se encendían y que resudaban olor a coco y vainilla; para que acto seguido Isabella tendiese una fina tela con estampado de lacitos en tonos morados y fucsias.

Colocó a la bolita constreñida en llanto en la mesa. Abrió la parte inferior del monito rosa pálido que tenía y nos miró con cara de ¿Acaso – son – tontos?
—La pobre está mojada, además de que debe de estar hambrienta ¿verdad, preciosa? —pero ni esas palabras cariñosas le hicieron callar. ¿Cómo no se nos había ocurrido antes?

Por el contrario, sus manitos regordetas se habían cerrado en dos puñitos mientras hacía gala del buen par de pulmones que Dios le había dado. Y mientras que me ensimismé viéndola llorar, Esme aprovechó para cambiarla y colocarla sobre su hombro de nuevo mientras acariciaba su espalda.
—Bella, tómala un momento por favor —le colocó la nena llorosa en brazos y salió como un misil hacia la cocina con la pañalera en manos. En menos de cinco minutos estaba tomándola de nuevo y dándole el antídoto para el estridente llanto que tenía. Bendita fuera…

Isabella y yo nos miramos a la cara con alivio y nos relajamos en los sitios donde estábamos. Ella al lado de mi madre, y yo en una butaca frente a ellas. Pero la calma no duró demasiado, solo lo suficiente mientras que Esme se aseguraba de que “Pequeña Sin Nombre” estaba tranquila, aunque por la forma en que mamaba de su biberón no parecía que estuviese muy sosegada.
—Ahora sí, Edward Anthony Cullen, explícame ¿por qué estoy alimentando a una pequeña que se parece demasiado a ti, y que no había visto nunca en la vida? —su mirada, que habitualmente era dulce y cariñosa, en ese momento era más del tipo no – jodas – conmigo – ahora; e inteligentemente le hice caso…
—Pues la verdad es que…
—Edward y yo estábamos en la oficina del orfanato, en el que se hará el evento benéfico, cuando una de las ayudantes del director se presentó con esta pequeña en brazos… —Bella me sorprendió cuando tomó la delantera y contestó por mí. Casi parecía como si intentase protegerme—. Cuando vimos el rostro de la niña, no pudimos ignorar el parecido con su hijo. Y él decidió apadrinarla mientras le encontraban un hogar, tiempo en el cual él aprovechará para hacerle una prueba de ADN para verificar si el parecido es solo mera coincidencia o producto de algún desliz —la última parte fue más como una demanda en vez de una simple acotación.
Esme asintió con seriedad y los labios fruncidos.
—¿Y nadie sabe quién la dejó en ese lugar? —negamos con la cabeza al mismo tiempo—. ¿No? ¿Acaso la tiraron a la puerta como si fuese un equipaje? —ahora asentimos—. ¡Qué horror! —me miró con indignación cuando se dirigió a mí es esta ocasión—. ¿Y no se te ocurre alguna desnaturalizada con la que te hayas acostado que sea capaz de dejar a una criaturita así?
Negué con la cabeza.
—No, madre. He intentado pensar en las mujeres con las cuales pude haber tenido… —Bella miraba con demasiado interés pero no demasiado feliz. En realidad, nada feliz—. Solo sé que no podía dejar a una niña que tal vez sea mi hija en un lugar que tiene de “ideal” lo que yo tengo de asiático. Simplemente no era correcto… —meneé la cabeza con consternación pensando en aquel escenario, y en ese momento comprendí que Bella tenía razón, no podía ser tan cruel como para hacer algo así.
Vi a la pequeña que ahora estaba relajada en los brazos de mi madre, respiraba con regularidad y había recuperado el color crema de su rostro, solo sus mejillas quedaban coloreadas en rosa, lo cual era sumamente adorable. Unos resoplidos adorables se dejaban escapar de tanto en tanto dejando en claro que sus necesidades estaban siendo saciadas.
Algo dentro de mí se apretujó y no de una mala manera.
—Me parece lo más coherente… —musitó mi madre a la vez que limpiaba un lío de leche que se escurría por uno de los costados de la pequeña boquita. Sacó la tetina y miró su contenido—. Se tomó las tres onzas de golpe, solo ha dejado una. Ha debido de estar muy hambrienta la pobre—. La enderezó contra su hombro, ahuecó su mano y comenzó a dar repetidamente golpes suaves contra su espalda —No sé cómo vaya a reaccionar tu padre, por mi parte…si es mi nieta será bienvenida, y si no lo es también puedo ayudarlos, puesto que ya quedaron evidenciadas sus aptitudes paternales, pero no puedo asegurar que Carlisle se lo tome con tanta tranquilidad como yo —un pequeño eructo se dejó escuchar en el espacio y tanto Esme como Bella sonrieron con ternura, la primera besó la pelusilla negra con delicadeza—. No me importaría que esta belleza fuese familia mía…  —me miró con preocupación— Lo que si me preocupa es que no estás listo para enfrentar una paternidad. ¡Ni siquiera sabes cambiar un pañal, hijo! Los niños no son muñecos… —y entonces comenzó una charla sobre los desvelos, las enfermedades infantiles, la demandas de cariño, tiempo y otras cosas más. Era mucho mejor de lo que me había temido, pero aún así lidioso—. Los padres primerizos por lo menos pasan por unos meses para hacerse a la idea de lo que se les viene encima, pero tú no has pasado por eso, Edward. Y para completar el cuadro del desastre, estás solo…no hay una madre que te ayude en este proceso. Sinceramente no sé como podrás…
—Yo lo ayudaré —sentenció Bella con una firmeza que me hizo un nudo en la garganta. No tenía porqué haber tomado la responsabilidad conmigo después de todo lo que había pasado entre nosotros, pero allí estaba ella…haciéndole frente a mi propia madre y dejándole en claro que me ayudaría a sobrellevar algo en lo que era tan novata como yo—. No sé nada sobre bebés tampoco pero…yo soy madrina de la pequeña así que no lo dejaré solo con ella.
Esme nos vio a ambos con suma curiosidad antes de mostrar una sonrisa torcida.
—De todas las vueltas que da la vida, la que menos me pude suponer era que ambos terminaran compartiendo algo más allá que el trabajo; puesto que nunca han parecido precisamente amigos —entrecerró los ojos con suspicacia—. ¿Hay algo de lo que deba enterarme?
—No seas absurda, mamá... —repliqué, fingiendo sumamente bien mi total desinterés por lo que suponía.
—Solo hacemos una obra benéfica —agregó Isabella con una frialdad que no podía engañarme a mí—. Y somos compañeros de trabajo. Solo eso, señora Cullen.
Mi madre se encogió de hombros y se enfocó de nuevo en la bebé que ahora reposaba sobre su hombro, me pareció ver cierta decepción en su rostro.
Bajó a la niña hasta que estuvo acunada entre sus brazos mientras que miraba a Bella.
—Hablando de compañeros de trabajo… —habló tan bajo que casi susurraba, puesto que ya la criatura estaba dormida—. No he tenido la oportunidad de felicitarte por tu ascenso, Bella.
—Gracias, señora Cullen. Espero dejar un buen precedente en el departamento de publicidad y mercadeo.
—Oh, no tengo duda de que lo harás; eso si tomamos como referencia el desempeño que tuviste como asistente ejecutiva de Edward. Pero me gustaría que trabajásemos juntas. Sé que tienen mucho trabajo con el evento benéfico, pero me gustaría que me dieses tu opinión acerca de los cambios de imagen que tengo pensado para la Le Mademoiselle principal. Creo que esto te ayudaría tanto a pulirte, como a demostrar el talento que puedas tener en esta nueva etapa que te ha sido encomendada.
—Me parece un desafío personal, señora Cullen, y estaré encantada de ayudarle. Solo espero no decepcionarla si mis decisiones en cuanto a decoración no satisfacen sus expectativas —era impresionante ver como Bella pasaba de estar preocupada a defensiva y luego a tranquila ejecutiva de negocios. Era fascinante—. Aun así, trataré de escoger a los mejores diseñadores gráficos del departamento para que le apoyen en todo lo que necesite.
Mi madre hizo gala de su sonrisa de satisfacción en aquel momento.
—¡Eso era lo que esperaba de ti! Decisiones rápidas y concretas. Quizás no eres una decoradora nata, como me acabas de decir, pero ya veremos cuales son tus cualidades creativas.
Después de haber enfrentado a Esme y haber conocido su reacción hacia la pequeña estuvimos un largo rato en la casa de mis padres. Almorzamos con ella, mientras que la pequeña dormía en una de las habitaciones de huéspedes flanqueada con una muralla inmensa de almohadas.
El tiempo que duró la comida estuvimos debatiendo sobre lo que haríamos con la niña, las cosas que necesitaría que comprase para ella, las consultas pediátricas para ver si estaba en buen estado de salud, los cuidados que tendría mientras que, tanto Isabella como yo, estuviésemos en la empresa, lo que era más de las habituales ocho horas diarias de los trabajos regulares, además que podían ser tanto seis como siete días de la semana, dependiendo del flujo de trabajo e incluso de la temporada.
Era impresionante que solo tenía cuatro horas con ella y ya tenía ganas de tirarme por una de las ventanas del segundo piso.
—Me siento abrumado… —confesé mientras tomaba el último bocado de mi pie de maracuyá con sirope de chocolate.
—No intento asustarte, Edward. Pero tomaste una responsabilidad muy grande en tus manos…—¿me estaba subestimando?— que no sé si estás preparado para encara por mucha ayuda que tengas, puesto que si resultas ser el padre de ella no podrás rehuir tus responsabilidades, a menos que estés de acuerdo en dar a la niña en adopción… —y su repentina mirada sociópata me indicó lo que podría reservarme si se me ocurría tomar aquella decisión— cosa que no creo que hagas…
—Pero aun así me crees un incapaz…
—Nunca he dicho tal cosa, Edward, solo intento hacerte comprender la magnitud que tiene este peso que tienes sobre tus hombros —acercó su mano a la mía y la estrechó de una manera tan maternal mientras que en sus ojos se colaba un vestigio de arrepentimiento, haciéndome sentir culpable—. Siento haberte hecho sentir menospreciado. Esa no fue jamás mi intención.
Pensando en lo mucho que me gustaría escuchar esas palabras de la boca de mi padre, correspondí al gesto de mi madre  estrechando la mano que apresaba la mía.
—No te preocupes, mamá. Comprendo que estés preocupada. Sinceramente…yo también lo estoy, pero no dejaré que las cosas me sobrepasen, pase lo que pase con esta criatura, no le hará falta nada. Te lo juro.
Ella se llevó nuestras manos a los labios y besó la mía. Tenía un basto orgullo en su rostro lo que me infundió confianza. Miré a Bella, pensando que la debíamos de tener aburrida con nuestra conversación pero me sorprendí cuando la encontré son los ojos brillantes y luchando para no sucumbir a las lágrimas que pugnaban por salirse de sus cuencas. En ese momento me di cuenta que no sabía nada acerca de ella, de su pasado o de su vida privada. Tan solo conocía su departamento, su bien conocida eficacia, una bondad que estaba conociendo ese mismo día y su exquisita manera de hacer el amor. Pero aún así no estaba seguro que querer saber más de eso.
Porque conocerla sería avivar más ese fuego de obsesión que lo corroía por dentro cada vez que veía a Isabella, y no sabía si de aquello podría salir algo positivo. Dudaba seriamente que así fuera.

000000

La tarde había sido bastante larga pero mi madre había sido más compresiva de lo que merecía o cabía esperar; incluso me había hecho una lista en un papel sobre las cosas más elementales y básicas que debía de hacerle a…bueno, a la bebé, o chiquilla o como quiera que se llamase; cosa que aún no habíamos decidido.
Mamá había anotado como prepararle el tetero, que temperatura debía tener, como debía cambiarle el pañal y otra serie de horrores para los cuales debía de estar preparado… ¿En qué me metí? Me recriminaba a cada rato…Sin embargo fui tan estúpido como para rechazar esto…
—Si lo prefieres, puedes dejarla acá esta noche y te enseñaré lo básico, Edward. —se ofreció mi madre.
—No gracias, mamá. Yo puedo solo. —siiiiiiiiiiii….claro—. Además, ¿quién aguantará a tu esposo cuando se entere de esta situación, mucho más si les recuesto la niña? —meneé la cabeza tajantemente—. No. Muchas gracias, pero no.
Y allí estaba, en mi flamante apartamento de 1.672 mts2 en el edificio District en todo el centro de la ciudad de Manhattan, con cuatro habitaciones de las cuales solo una estaba ocupada por mí, y no era tan desgraciado como para dejar a una pequeña recién abandonada en una inmensa alcoba totalmente a solas. Por eso estaba echado en el stadium de beisbol que tenía por cama con el mando del televisor de plasma en la mano y con la nena al lado balbuceando. En algunas ocasiones no comprendía porque tenía una cama tan grande, pero esa noche lo agradecí muchísimo puesto que me daba pánico aplastarla cuando estuviese dormido.
Los llantos empezaron cuando el capítulo de Dexter* estaba en lo más emocionante.
—No, nena, no…espera a que vea lo que se trae el tipo del camión por favor…—los lloros se hicieron más fuertes. Así que me di por vencido, apague el maldito televisor, me voltee hacia ella y revise su pañal, luego de asegurarme que estaba limpio la mire desconcertado. La acurruque en mis brazos y me puse en pie, automáticamente los llantos cesaron. Ahora comprendía lo que quería, entonces entrecerré los ojos viéndola—. No puedes ser tan manipuladora, solo tienes dos meses. Es imposible. Aunque pensándolo bien. No estás sucia, tampoco tienes hambre porque acabo de darte el biberón, te despertaste hace menos de una hora; así que…¡sí!, lo más probable es que seas una fantástica manipuladora —Pero luego pensé en otra probabilidad—. O…extrañas a tu madre, o a quién demonios te haya tenido durante estos dos meses.
En vez de luchar con los sentimientos de remordimiento, pena y rabia decidí caminar por el apartamento, a pesar de que ella aun no pudiese prestarle demasiada atención a otra cosa que no fuese la persona que la tuviese en brazos.
—Este es uno de los cuatro baños que hay en el departamento, pequeña. Uno está en mi recámara, otro en una de las habitaciones para huéspedes que nunca vienen a quedarse, otro en el ala del área del servicio de este departamento—baje la mirada y no pude evitar reír cuando vi ese par de ojitos azul grisáceos clavados en mi— No creas que yo sería capaz de tener esta preciosidad de ático así; soy un completo inútil. De hecho, no sé ni freírme un huevo, pero lo que sí sé es preparar sándwiches y eso es mucho decir. Continuemos con el recorrido.
Le presente el opulento baño de vistas que al igual que los demás baños de la casa estaba elaborado en mármol. Dos de ellos en tono crema marfil, otro en travertino oro y mi baño personal era un negro marquina. Si, aún recordaba los nombres porque yo mismo me había encargado de elegir cada modelo. Le estuve comentando que casi toda la casa estaba regida por la domótica, que era tecnología aplicada al hogar. Le comente que en una mesita de la sala de estar estaba un control inmenso en forma de pantalla en la cual apretaba una función y las persianas se cerrarían solas, se abrirían las puertas de la terraza, prendería varios equipos electrónicos y entre otras muchas funciones. Luego le describí las características físicas del departamento.
Los techos y paredes estaban diseñados en dry – wall blanco y negro, con blanquísimas luces LED* porque…
—Es importante cuidar el ambiente, pequeña —la bebita seguía mirándolo mientras hablaba.
La cocina estaba diseñada en madera con recubrimientos de vinilo termoformados, con vidrios biselados en los anaqueles superiores y amplios cajones que sostenían unas largas losas de mármol en color ónix madera en contraste con el negro de lo demás. Parecía un espacio neutral, ni demasiado femenino ni masculino a la vez. Solo sobrio y elegante.
Después, paseamos por los baños. Le explique que no tenía ni puta idea de por qué tenía dos lavabos si a duras penas vivía él allí, en todos había retretes inteligentes que se ajustaban a la temperatura corporal.
—Este jacuzzi… —suspiró pesaroso—. Es la cosa que más me emocionó comprar para este departamento y ¿sabes cuantas veces la he usado? ¡Una sola! Eso es casi un delito considerando lo que pagué por él. En fin…supongo que la usaré más a menudo estando tú conmigo ¿no lo crees? —ella parpadeó— tomaré eso como un sí.
Así seguimos nuestro recorrido y cuando estaba realmente entusiasmado contándole sobre la hermosa piscina del edificio y el spa espectacular, me di cuenta de que la pequeña resoplaba a gusto dormida en mi pecho. En ese preciso momento una extraña y fuerte sensación se apodero de mi cuerpo.
—Duerme, terremoto. Que de seguro tienes que cargar las pilas para seguir poniendo mi mundo patas arriba.

000000

La llamada que tanto esperé se presentó cuando acaba de acostar a…¡Mierda necesitaba un nombre urgente!...en fin. Fue justo cuando la termine de poner en el medio de la cama rodeada de al menos diez almodones hipoalergénicos. Ya estaba a punto de quedarme dormido cuando el teléfono de la mesa de noche repicó. La nena se sobresaltó pero no logró despertarse, buen augurio. Esperaba él.
—Buenas…
—¡¿Cómo es eso de que ahora “puede” que seas padre?!— bramó Carlisle.
Me incorporé rápidamente y me recosté sobre el cabecero negro de la cama. Necesitaba ponerme cómodo mientras dejaba hablar y despotricar a mi padre a su antojo.
—No puedo creer que seas tan irresponsable, Edward Cullen. ¡¿Una criatura?! No sabes lo que te viene encima. Ni siquiera sabes llevar tu propia vida con normalidad y ahora debes encargarte de una pequeña de la cual ni siquiera tienes la certeza de que sea tu hija ¿Qué demonios estabas pensando? —el descargue duró siete minutos con veinte segundos. Sorprendentemente pude cronometrarlo mentalmente.
—Edward Anthony Cullen, ¡¿me estás escuchando?!
—Sí, padre. Como creo que el resto de tu casa y personas de servicio. Como mi madre, por ejemplo que debe de estar al lado tuyo, con las manos en la boca por la preocupación de que te dé algo debido al disgusto o que yo diga que me voy a perder de una vez por todas de esta maldita situación de mierda…
—¡No hables así! —me ordenó. Pero seguí como si no hubiese escuchado.
—Y sí, te escucho. Aunque tienes casi un año diciéndome lo mismo una y otra vez pero con palabras diferentes, en resumen, trasmiten la misma idea. No sirvo para nada.
—Yo no he dicho eso…
—No cumplo con tus expectativas, no soy suficientemente bueno como muchos otros hombres de la empresa, soy un desastre como persona y como profesional, te avergüenzo y a la familia también, no valgo lo que peso en nada y probablemente todos tus esfuerzos en la empresa serán nada porque cuando te mueras, yo acabaré todo en un santiamén porque soy un gafe.
—Edward. Hijo, no… —su voz era ronca, pero simplemente no podía detenerme. Ya no. Había aguantado demasiado y ya era hora de acabar de una vez por todas.
—En conclusión soy una paria —sentencié—. ¿Pero sabes una cosa, padre? Voy a hacer lo correcto con esta niña, tanto si es mi hija como si no lo es, y no tengo por qué darte una jodida explicación de ello puesto que ya soy mayor de edad y hace mucho que trabajo para conseguir mis propios ingresos económicos. ¿Me quieres despedir? No importa, tengo un buen curriculum y una buena trayectoria tras de mí. Corta, pero buena. Y sabes que cualquier empresa podría darme empleo. Piensa lo que quieras de mí, al fin y al cabo ya estoy harto de decepcionarte como hijo. Pero aún más…de esperar que me quieras como un padre lo hace. Buenas noches.

000000
Bella POV:

Estaba durmiendo plácidamente, cuando unos golpes violentos sonaron en la puerta. Entre molesta y preocupada miré el reloj de mi pequeña mesilla de noche. ¡Eran las cuatro de la mañana! y antes de que pudiera abrir ya sabía quién era.
Me apresure a levantarme con pesar de la cama cuando los golpes resonaron estridentemente por todo el apartamento.
—¡BELLA, DESPIERTA! —Salí corriendo inmediatamente antes de que Edward despertara el edificio entero, no alcancé a ponerme nada sobre el conjunto de lencería para dormir de victoria’s secret* que llevaba puesto, Buena noche para ponerte el conjunto seduce novios bella, pensé para mis adentros.
—¿Qué le pasa? —extendí las manos hacia Edward para recibir a…¡Jesús, esa pequeña necesitaba un nombre!
Abrumado me entrego la bebe mirándome de arriba abajo, se batió el cabello después de soltar de golpe el bolsitos amarillo de pollos en el sofá modular. Tenía un conjunto deportivo de Adidas* negro con blanco y unos zapatos de gamuza color beige, sin medias. Las llaves de su carro pendían con el llavero guindando fuera de su bolsillo. Se le veía trasnochado y preocupado. Aún así lo veía guapo, o era la alucinación por el desvelo.
—Podrías al menos contestarme, Edward —le ordene mientras arrullaba a la pequeña entre mis brazos y caminaba por la pequeña sala de estar.
—Podrías al menos ponerte algo de ropa —me contesto echándose sobre el sofá y volteando la mirada lejos de la mía.
—Y la tengo…técnicamente, cuando se calme la bebe me pondré unos vaqueros ¿bien?
—Bella…—casi me suplico.
—Solo dime, ¿Qué tiene la bebe? —ladeo su cabeza tratando de; lo que parecía; disipar sus ideas y dijo:
—No sé qué le pasa. Estaba dormida plácidamente. Ya intenté darle la mamila, pero no la quiere. No quiere dormirse, ¡no quiere nada! No sé si se siente mal. Y no quiero llamar a mi madre para preguntarle —bajó la cabeza con pesar— No quiero seguir pareciendo un fracasado.
Me acerqué a él con la niña aún llorando y le levanté el rostro por el mentón con delicadeza aunque cuando hablé lo hice con firmeza.
—Si eres un fracasado, entonces no eres el Edward con el que creí estar trabajando durante este medio año. Eres un bastardo arrogante, pero jamás un fracasado.
Me vio con profundidad antes de reírse.
—Estamos juntos en esto —le dije señalando a la cosita alterada con un asentimiento—. Te dije que no te dejaría solo y lo cumpliré. Lo prometo.
—Gracias —no fue capaz de decirme más nada debido al aparente nudo de barco que tenía en la garganta y que trataba de tragar con desesperación.
Le canturreé por la pequeñísima sala a la vez que la zarandeaba suavemente entre mis brazos. La boquita formó una perfecta “o” al bostezar y sus lloros se fueron apagando mientras que seguía tarareándole una nana que había aprendido de youtube. ¡Bendito fuera el internet!
Cuando por fin se durmió, hice que Edward le arreglara la cama para acostarla en medio de aquel pilón enorme de almohadas y cobijas. Luego lo invité a la sala. Preparé chocolate caliente y lo insté a tomar asiento en el sofá. Tomé la colcha del respaldo y me abrigué con ella.
—Vamos. Habla de lo que te pasó. Total… —me encogí de hombros mientras aferraba la taza de los Yankees de NY con las dos manos para calentarme— ya perdí el sueño. A menos que tú quieras dormir.
Él negó con la cabeza incluso antes de hablar. Se llevó la taza a los labios, miró al vació y me contó con lujos de detalles la conversación con su padre.
Admiraba a Carlisle en muchos ámbitos y jamás se había metido conmigo en ningún sentido, pero no podía pasar por alto que con su hijo se comportaba de una manera demasiado dura. Al principio solía pensar que era por la actitud presumida de Edward, pero me di cuenta después de que ese “beneficio” solo estaba reservado a mí, así que presté atención a su relación y me di cuenta de que su padre nunca valoraba los inmensos esfuerzos que él hacía por impulsar la empresa. Pero Carlisle no parecía apreciarlo.
—Hiciste bien —sentencié.
—¿Tú crees?
—Sí. Es bueno que tu padre entienda de una condenada vez que no te puede dirigir la vida como si fueses un empleado, y que debería empezar a valorar tus esfuerzos y compromisos para con la empresa.
Me miró sorprendido.
—Pensé que después de todo lo que ha pasado entre nosotros no me apoyarías ni aunque tuviese la razón.
Me apretujé en el sofá y le di otro sorbo al chocolate.
—Edward, no sé con qué tipo de mujeres te has acostado en tu vida. Seguramente descerebradas y necias, yo entre ellas cuando lo hice…
—Yo no creo que tú…
—Cállate y escucha. El hecho es que si tienes razón en algo, te apoyaré. Si no la tienes seré tu peor opositora. Así de simple. Somos adultos no los protagonistas de una novela de Telemundo*.
Me deslumbró momentáneamente con una de esas sonrisas torcidas que solo él podía sacar. ¡Bastardo manipulador!
—A veces hablas como hombre.
—Me terminé de criar con mi padre en un pueblo donde la feminidad no iba demasiado, así que, no esperes demasiada delicadeza en mí. Lo que ves es lo que hay.
—Lo que veo me gusta —admitió él con su sonrisa de zorro.
Intentando disimular el nerviosismo me reí por lo bajo con sorna y me aparté un poco de su lado.
—Pues que te guste otra cosa porque no pienso seguir cayendo en el mismo error contigo una y otra vez.
—¿Es un error desearme?, porque si se considera un error desear a alguien, en estos momentos estoy cometiendo un terrible error imaginándome la lencería que hay bajo esa cobija.
—¿Por qué no cambiamos el tema? Creo que tenemos un problema mayor al de nuestras fantasías sexuales.
Su sonrisa se amplió.
—¿Soy tu fantasía sexual?
—¡Cállate, Edward!
—Es la segunda vez que me mandas a callar en menos de quince minutos. Eres una grosera.
—Y tú eres un inmaduro y no ves a nadie por aquí quejándose.
Ambos nos partimos de risa pero bajito porque…bueno “ella” estaba dormidita. Al fin.
—Sabes que necesita un nombre —señalé con el mentón a hacia el cuarto en donde estaba la bebé.
—Sí. La verdad es que estoy harto de no saber cómo llamarla —frunció el ceño—. ¿Has pensado en algún nombre?
Negué con la cabeza.
—La verdad es que soy muy mala con eso admití.
—Pues yo no —me sorprendí—. De camino para acá pensé que el nombre de mi abuela me gustaba mucho.
—¿Y cuál es?
—Elizabeth —dijo satisfecho y hasta los ojos le brillaron un poco cuando lo dijo.
Pensé en la pequeña, en lo poco que conocía de ella y me pareció un buen nombre. Se escuchaba dulce pero también denotaba fuerza, como esos pulmones de ella.
—Elizabeth me parece perfecto. Es un muy hermoso nombre.
—¿En serio?
—Sí. No te diría eso si no me pareciera. No es como si quisieras ponerle a la niña Nepomucena o algo así. Ahí sí que no te dejaría hacerle esa maldad —ambos reímos de nuevo.
—Elizabeth —susurró Edward con profundidad, como si pensara en lo mucho que podría cambiar su vida de confirmarse que fuese su hija. Parecía contemplar un futuro no muy lejano.
—¿Preparado para enfrentarte a este nuevo reto de posible paternidad? —le pregunté.
Su repentina mirada de ¿Acaso – estás – loca? Me dijo todo antes de que abriese su bocota.
—Ni de coña. Pero lo que sí sé… —respiró profundamente y exhaló con lentitud—. Es que será un gran cambio. Una vida nueva.
Asentí.
Las cosas eran muy inciertas para todos de ahora en adelante. Edward en la relación con su padre y la empresa. Nosotros con una atracción obsesiva que nos impulsaba a quitarnos las ropas lo más rápido que pudiésemos si estábamos cerca; o a matarnos a insultos en el intento; y que de hecho en ese momento revoloteaba en forma de electricidad en el aire.  La obligación que compartiríamos de ahora en adelante con Elizabeth…
Joooooder…deberían darte un manual de cómo llevar una vida tranquila. Porque en ese momento ambos lo necesitábamos con urgencia.




Glosario de Términos:
*Aptamil: Línea de productos para bebés de Laboratorios Alter.
*Adidas: es una compañía multinacional alemana de artículos deportivos,
*Telemundo: es una cadena estadounidense de televisión en español, propiedad de NBC Universal, famoso por sus novelas.
*Dr. Phil: es una personalidad  de la televisión americana, autor, ex psicólogo, y el anfitrión de la serie de televisión Dr. Phil , que se estrenó en 2002.
*Futurama: Programa de humor satírico de los mismo creadores de Los Simpson.
*Dexter: es una serie de televisión de la cadena estadounidense Showtime, basada en la novela El oscuro pasajero (2004) de Jeff Lindsay y parte de la trama de la secuela, Querido Dexter.
*Luces LED: bombillas con la tecnología  Light-Emitting Diode: "diodo emisor de luz", que son conocidas también como “luces ahorradoras”.
*Victoria’s Secret: es una compañía estadounidense que diseña lencería y otros productos de belleza femenina.

0000000

Bueno…WOW! Cuanto se tardó esta actualización! En fin…ya salió. Más vale temprano que tarde. Tenía pensado dejarles un mensaje motivador y todas esas cosas por ser la primera actualización del año, pero son las 1:44 a.m en Venezuela y estoy que me caigo sobre el teclado de sueño; así que espero que entiendan porqué no lo haré… En fin, espero que les guste y que este condenado año puedo regularizarme con las actualizaciones…espero hacerlo semanalmente de esta manera.
-          Corazón de Cristal.
-          Anhelo desde la Oscuridad.
-          Tirano.
-          Sin Alternativas.
Ese será el orden..esperemos que se me pueda dar…Un besote, chicas y por fissssssssssss comenten!!!!! Por lo que más quieran comenten!!! Ese es el único pago que tenemos las autoras. No saben lo mucho que pega matarse con un capítulo y tener solo cuatro o UN SOLO COMENTARIO…es trissssssssste para uno porque cada historia es como una hija. Así que allí se los dejo…espero ser merecedora de más comentarios…

Y para no dejarles EMO – tivas…Ahí les entrego a mi Edward cabroncete!! XD

Se les quiere…

PD: No hay lemmon en este capítulo porque me pareció más prioritario darles a entender el infierno de responsabilidad que se les viene encima a esta gente con esa niña. Así que…ahora es que queda Tirano y Lemmon por delante…paciencia!!!!

Marie K. Matthew.




15 comentarios:

  1. COMO BETA? ME.... FASCINO....Y DEBERIA...SOY TU BETA JAJAJA!!! PERO COMO LECTORA?....ME ENCANTASCINO (ENCANTA+FASCINO HAHAHAHA)

    DEBO DECIRLES A TODAS LAS QUE LEAN MI COMENTARIO...SI INCLUYÉNDOTE BITCH (COF COF MARIE)...QUE ESTUVE....A NADA...ESCUCHENME....A NADAAAAAAAAAAAAAA DE PONER LEMMON....MIERDAAAA ES QUE BELLA Y SU LENCERÍA ERAN COSAS QUE EDWARD NO DEJARÍA PASAR ASÍ DE SIMPLE POR ALTO...PERO DADAS LAS CIRCUNSTANCIAS BUENO.........ME CONTUVE....A LA PROXIMA NO PROMETO HACERLO MUJAJAJAJAJA <3

    AMI: ME ENCANTO EL CAPITULO, ES MAS DE LO QUE ESPERABA (COMO SI FUESE UNA NOVEDAD QUE TU ME SORPRENDAS SIEMPRE) Y AUNQUE SE QUE LE CORRESPONDE ACTUALIZACIÓN A SIN ALTERNATIVAS Y LUEGO A CORAZÓN....MIERDAAAAAAAA NUNCA PENSÉ DECIRLO....TE LOS SALTARÍAS Y ACTUALIZARIAS TIRANITOOO???? *OJITOS DE CACHORRITO* PORFIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIS????

    PD: SI ME DICES QUE NO...MUAJAJA....EN UNA SEMANA TE PUEDO OBLIGAR "FISICAMENTE" A ESCRIBIRLA MUAJAJAJAJAJAJAJ <3
    PD2: TE ESPERO EN MI GOCHILANDIA :) BESOSSSSSSSSSSSSSS....

    ResponderEliminar
  2. Esta preciosooo *_* incluir en un pequeño angelito en esta historia fue lo mejooooor que pudiste aceeer *_* amo a los bebebbebebebebebebes L) hahaha Elizabeth *_* estoy fasinada esa bebe sera quien los una? un ser inocente puro tienro y hermosoooo *_* aww mi Edward pobree :') cargar con una bebesitaaa :3 pero en fin tengo muchaas ganas de leer Corazon y Anheloooo :3 espero las actus como siewmpree L) te amooo hermanitaaa :3

    ResponderEliminar
  3. Goshhhhhhhhhh!

    De verdad que les espera una de las buenas... jajajaj pobres apenas y saben que nombre ponerle y en lo demas un cero a la izquierda...

    De todas formas me parece que el tema con Carlisle esta mas que solucionado... osea, ya que le ha dicho toooooooodo de porrazo estarán mejor... ya era hora que le aclare todo no?

    Bueno Edward de papi?? buenisimo... y la perra esa que abandonó a la beba, que se pudra.... aunq no se porque lo haya hecho??? no esstoy segura si taaaaaaaaaaanto amor (porque estoy sgura q Ed ya esta encariñado con Elizabeth) vaya a ser bueno de buenas a primeras...
    osea, Si lizzie no es su nena El va sufrir... y yo no quiero que sufra , en fin, ya me he pasado creo...

    El capi fenomenal!! pero siempre ha sido asi contigo asi que... un abrazo de oso muy recontragrande y millones de bsos...
    C:
    Aleshita-luvs-paramore
    Pd: no se porque no puedo entrar a mi cuenta...??? bueno Felicidades, te leo en lo siguiente

    ResponderEliminar
  4. OMG me fascino fue maravilloso sobre todo si incluyes un bebé en la historia ,es genial sobre todo el nombre y espero que sepan sobrellevar la responsabilidad enorme que se les viene....Besos nena sigue asi cariño.....xoxoxoxoxoxoxox....

    ResponderEliminar
  5. Realmente me encanto!! pobre tirano no sabe en el lío en el que se metió, aunque ya empieza a sentirse menos solo y el corazón comienza a llenarse de amor por esa pequeña lizzy. Hermoso y nos leemos pronto!!

    ResponderEliminar
  6. hola chicas soy de Venezuela y me siento orgullosa de leer a tan buenas escritoras de mi país este capitulo estuvo super bueno... realmente todo lo que escriben me encanta

    ResponderEliminar
  7. Sencillamente me encanto el capi, si estoy de acuerdo muy demorado, pero bueno valio la pena;
    Ver a Edward en esta situación es graciosa, la tensión que hay entre ellos es genial, y hace que suba la adrenalina a medida que se continua con la lectura.
    ojala la continuación de la historia no sea tan demorada.

    ResponderEliminar
  8. Hola..
    Me encanto el capitulo esta super emocionante q sera q va a pasar con estos 2 y ahora sera q la bebe es misma hija de Edward..ummm.. que drama..me encanta..
    La espera valio totalmnte la pena..
    Besitos espero nuevo capi..

    ResponderEliminar
  9. Hola Chica!!! El capítulo estuvo fabuloso, me encantó que se encaminen en esta nueva responsabilidad juntos. Edward ha cambiado bastante, esperemos siga así. Se la bebe los va a unir mucho y compartiran grandemente. Me encanta el rumbo que esta tomando la historia. Ansiosa por el próximo capí, te envío muchos saludos!!! Deseo pases un hermoso fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  10. hola me encantan tus historias mis faboritas,son corason de cristal ytirano.bueno muchas gracias .

    ResponderEliminar
  11. waooo de verdad me dejo en shock este cap, sobre todo el pobre edward sin saber que hacer con una bebe...
    que hara si de verdad resulta ser su hija o no...
    dios son tantas preguntas....

    ResponderEliminar
  12. I am not sure where you are getting your іnfо, but good
    tορic. I needs to spend sоmе timе learnіng much moгe or underѕtanding morе.

    Thanks for excеllent info I ωаs looking foг thiѕ information fоr my mіssion.


    my webpage ... Galaxynote2.fr
    Visit my site ...

    ResponderEliminar
  13. I am іn fact thankful to the owneг οf this ωebsіte ωho
    has shaгed this impressіvе artіcle at
    at this time.

    Also visіt my blog poѕt pikavippi
    Also visit my webpage :

    ResponderEliminar
  14. Іts suсh aѕ уou reaԁ my thoughts!

    You sеem to gгаsp a lot аbout this, such as уou wrote the ebook in it
    οr somеthing. I feel that you just сan do with a few pеrcеnt tο fοrce thе mеssagе
    house a bit, but instеad of that, that іs eхcеllеnt
    blog. Α fantaѕtic reаԁ. I'll definitely be back.

    Also visit my web-site zulutrader
    Also see my webpage:

    ResponderEliminar
  15. ωhoah this weblog is wonderful i love studying your poѕtѕ.

    Stay up thе good work! You knοw, a lοt of ρеople are looking around for thiѕ
    info, you coulԁ aid them greatly.

    Fеel freе to surf to my blog alamo car rental careers
    My site > violets are blue

    ResponderEliminar

Followers

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More