Páginas

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Corazón de Cristal - Décimo primero:



"Verdades Desagradables"


Después de jurarle a Edward varias veces que solo iba hasta la cocina a hablar con su hermano y volvería con galletas de canela para él, finalmente se quedó tranquilo. Ahora me encontraba recostada de uno de los topes de mármol con los brazos cruzados en el pecho y esperando por lo que de seguro sería una muy incómoda conversación con Emmett.
—Tú dirás…—lo urgí a apurarse con un gesto de la mano—Como pudiste ver allá, Edward me necesita.
Sus labios formaron una línea fina.
­­­­­­—¿Y tú?
—¿Y yo…qué?
—¿Y tú lo necesitas a él?—súbitamente su postura dejó de estar tensa y recargada en las encimeras que estaban al frente, con los brazos en la misma posición que los míos, caminó hasta quedar a tres o dos pasos de distancia—Seme sincera.
Adelanté las manos haciendo una seña de que se detuviese. ¿Se podía ser tan descarado en la vida? Al parecer si…
—Mira, Emmett…te lo pondré de una manera muy simple. Me levanto todos los días, tomo un baño rápidamente y me visto de igual manera. Luego, lo primero que hago es asegurarme de que tu hermano se despierte bien y tranquilo. Posterior a eso, con tu madre o con ayuda de Alice, me encargo de su higiene. Bajamos juntos a desayunar, como has podido ver con tus propios ojos. Paso casi todas las horas del día con él; tanto en el tiempo reglamentario del tratamiento como en el de mis ratos libres. Soy feliz cuando el ríe o triste si él se deprime. Me escuchaste enfrentar a tus padres y a ti mismo…—no pude evitar que en mi tono se colara un poco de reproche.—…diciéndoles lo mucho que me gusta y me intereso por Edward. Así que sí. Yo lo “necesito” también. Por lo tanto…la duda resulta casi necia.
Inspiró fuerte y cerró los ojos por un momento, luego los abrió para verme con una expresión casi rota.
—No había necesidad de que me echaras en cara tus sentimientos…
—¡Un momento, Emmett!—no levanté la voz pero si fui firme.—Yo no fui la que empezó este juego de Quién – quiere – ser – más - hostil. Si mal no recuerdo fuiste tú quién dejó de saludar cuando nos cruzábamos. Ni siquiera tenías la decencia de contestarme cuando te hablaba. Evitabas mirarme lo máximo posible y ahora te crees en el derecho de reprocharme algo….¡Ja! no estaba al tanto de que se pudiese ser tan cara dura.
Nos quedamos viéndonos durante un momento en silencio. Quizá duró solo un minuto pero a mí me pareció como una hora y mientras tanto, el sentimiento de culpa aunado a su mirada azul grisácea—igual que la de su hermano—que mostraba tristeza, iba haciendo mella en la rabia que sentía.
—Siento si fui grosera. Aún así, espero que entiendas mi punto.
Él asintió pesaroso.
—Alcanzo a comprender lo que me dices y lamento haber sido tan…tan descortés; pero tampoco es fácil que te restrieguen en la cara el rechazo. Y mucho menos me vi venir que tú te sintieses tan atraída por mi hermano. Por su condición jamás pensé…
—…Que alguien pudiese enamorarse de él. —Sentencié yo—sin ningún interés en específico.
Asintió.
—Pues sí. No gano nada mintiéndote. Mira…—sacudió la cabeza como si tratase de borrar una niebla que no le permitiese ver con claridad las palabras que me diría. Finalmente tomó una bocanada de aire y soltó lo que tenía entre pecho y espalda…—Bella, me vas a disculpar si mis palabras te suenan ruines; pero me es sumamente difícil de comprender como alguien que conoce a la perfección sobre el síndrome del autismo y sus efectos; se haya enamorado “perdidamente” de uno de sus pacientes. Eso suena a telenovela. – ahora un alterado Emmett caminaba de lado a lado por la cocina mientras hablaba. De vez en cuando volteaba hacia la puerta de la estancia, quizá para asegurarse de que no apareciese nadie.—Dime patán, si eso quieres. Tíldame de basura; pero simplemente es algo que no puedo comprender…
Meneé la cabeza.
—No te diré nada de eso. De hecho comprendo tu escepticismo sobre todo esto ya que no lo ves como una situación corriente. Pero te sorprenderías si supieses cuantas personas que padecen el autismo de alto rendimiento, suelen casarse y llevar una vida relativamente normal. El problema radica en los estigmas sociales que se han creado en torno a ellos como si fuesen unos imposibilitados, y que por su condición fuesen incapaces de sentir afecto o apego a alguien o  algo. Lo cual es totalmente absurdo. Deberías documentarte sobre las grandes personalidades que padecen la enfermedad. De hecho, te puedo mencionar a una paciente de autismo que aunque era incapaz de tolerar el contacto físico, se convirtió en parte de su propia terapia. Temple Grandin se doctoró en ciencia animal en la Universidad de Illinois, y desde pequeña no soportó que la abrazaran, y basada en sus vivencias de adolescente en la granja de un familiar diseñó una máquina que le permitía controlar la presión y la duración del abrazo. Y todo esto pasó porque ella sentía que “necesitaba” esa caricia pero su condición le hacía rechazarla.
Se quedó mirándome estupefacto por unos segundos antes de que una pena de otra índole embargara su mirada.
—Yo nunca he dicho que lo viese como un discapacitado.—claramente se trataba de explicar pero lo interrumpí.
—…Así que has estado preguntándote lo que vi en tu hermano, seguramente. Pues te digo que he descubierto a un hombre fuerte y decidido que cada día lucha para salir adelante. Lo que para nosotros es sumamente sencillo, a él le cuesta el doble y hasta el triple de esfuerzo; más aún así, nunca le he escuchado decir “no puedo”. En resumen, son un montón de cualidades aunadas a esa perseverancia tan propia de él, lo que me han atraído hacia Edward.
—Eso solo me indica que puedes tenerle cariño y admiración. No niego que les has tomado cariño…
Lo miré con firmeza cuando di dos pasos hacia el frente y con esto detuve su errática caminata.
—Emmett, yo “deseo” a tu hermano como lo haría con cualquier otro hombre con quien quisiese tener una relación. Y antes de que me lo vayas a preguntar, sexualmente también.—sentí el sonrojo delator coloreando mis mejillas, pero aún así proseguí con la fuerza interna que me impulsaba a dejarle las cosas claras de una vez por todas.—Entiendo que Edward aún no esté preparado para enfrentar esa etapa. Pero ya luego habrá tiempo para hacerle frente a esas cosas.
Respingó al escucharme hablar y antes de proseguir tragó con fuerza el nudo de incomodidad que tenía en la garganta.
—Tú…Edward…¿ustedes se han besado?
Con una vergüenza que me hacía parecer una adolescente, asentí. Como si me hubiesen pillado con las manos en la masa.
—¿Y cómo respondió?
No pude resistirme al impulso de sonreír como una tonta.
—Bastante bien en realidad. Al principio hubo un poco de conmoción, pero luego se le dio bastante fácil y…hasta natural.
Se metió los dedos entre su cabello que era quizá demasiado corto para ese gesto de exasperación, luego se aproximó bastante hacia mí. De hecho, pude sentir el leve temblor de su cuerpo y oler la fresca fragancia de Cool Water* mientras que su gran tamaño se cernía sobre mí de manera sobrecogedora e intimidante. Sus ojos eran un par de nubes grises azuladas que presagiaban tormenta; demasiado parecidas a las de su hermano pero sin esa inocencia tan característica de él.
Sorprendentemente, las lágrimas amenazaban con brotar de sus orbes ante cualquier movimiento en falso; o en este caso palabra.
—Yo…yo amo a Edward, Isabella. Puede que no sepa cómo expresarlo con palabras o que no lo demuestre todos los días; pero te juro que jamás en la vida lo he considerado un discapacitado. O demente…—sus palabras denotaban una tristeza y cierto desespero, que no pude evitar dejarme invadir por una ternura hacia él. También sufría por mi ángel, aunque como hombre y heredero del apellido Cullen se sentía obligado a encerrar sus sentimientos dentro una barrera de frialdad inquebrantable. Pero esta se estaba rompiendo…
Acuné su rostro entre mis manos en un gesto protector que pareció sobresaltarlo un poco al principio pero al final terminó recargando su cabeza en mi toque.
—Lo sé, Emmett y te entiendo. Nunca te creí capaz de menospreciar a tu hermano, solo quería que comprendieses mi punto de vista; a veces ni siquiera nosotros los especialistas comprendemos ciertas conductas que presentan los autistas.
—¡Y lo comprendo! Es solo que creo que te has precipitado un poco con él. Pienso que a lo mejor haz confundido tus sentimientos por Edward; y eso no tiene nada de malo. A cualquiera le puede suceder. A lo mejor si saliéramos una vez más…
—Emmett…
Rodeó mis manos con las suyas, reteniéndolas en el lugar en donde estaban.
—¡Salgamos, Bella! La pasamos muy bien cuando salimos la vez pasada. Y a lo mejor verías las cosas un poco diferentes si tenemos una segunda cita…
—No. —dije rotundamente.
La respuesta tajante vino desde un muy cabreado Edward, que estaba parado dos pasos antes de cruzar el umbral de la puerta. Rosalie miraba la situación con incómoda confusión de hito en hito; mientras que con una de sus manos estrechaba el antebrazo de mi ángel.
La mirada intensa de Edward se fijó en mis manos que seguían congeladas aferrando el descolocado rostro de su hermano. No hace falta decir que bajé los brazos de golpe.
—No quiero que vayas con él a una cita, Bella. No – quiero – que – vayas. — puntualizó entre dientes.
Negué con la cabeza antes de poder pronunciar palabra alguna.
—No lo haré, ángel…
—¿Y por qué tocas así a mi hermano? —su manos se apretaban y se relajaban. En sus ojos podía ver que estaba afectado con la situación y necesitaba traerlo a la calma lo más pronto posible antes de que hiciera una crisis nerviosa de nuevo.
—Vamos, Edward…- Rosalie trató de halarlo hacia atrás pero solo consiguió que este se zafara de su agarre para aproximarse hasta donde estábamos Emmett y yo. Se situó a mi lado haciendo que el segundo retrocediera dos pasos con una línea tensa en los labios.
—Tranquilízate, Edward. Deja que Bella decida…
—¿Por qué me la quieres quitar, hermano?—preguntó mi ángel con voz rota. Su tono temblaba al hablar y parecía que de un momento a otro estallaría en llanto. —¿Por qué la quieres apartar de mí? Yo nunca te he quitado nada, porque ustedes me hicieron ver que eso era malo. ¿Acaso te has vuelto una mala persona? O es que ¿acaso ya no me quieres? Tú no la necesitas como yo…
—Que ella esté conmigo no quiere decir que tengas que dejar de verla. Puede ser tu amiga y tu enfermera. No tiene por qué alejarse…
—¡Si lo hará! —gritó Edward súbitamente mientras se presionaba las sienes con sus puños apretados. —¡Y no la quiero como amiga!
Emmett lo miró con ojos desesperados.
—¡Entonces que quieres de ella, hermano! Dímelo…
Edward estaba demasiado alterado, al punto en que sus dientes se rastrillaban, los superiores con los inferiores, su respiración se hacía cada vez menos profunda y su cara estaba cambiando de color crema hacia el rosa intenso. Entonces dejé de ser la Isabella enamorada para ser la enfermera que necesitaba mi paciente. El más especial de todos, pero mi paciente al fin y al cabo.
—Cálmate, Edward. —se negaba a mirarme, por lo cual tuve que sacudirlo levemente hasta que clavó su vista en mí. Aún así su ira y su dolor no parecían amainar. —Respira profundo. Aquí nadie quiere hacerte dañom ni te lo van a hacer. No dejaré que eso ocurra. No me iré con Emmett ni con nadie, porque mi lugar está aquí contigo.
Respiración. Respiración. Respiración.
—¿Me has escuchado? Asiente si me has oído, por favor. —lo hizo.—Muy bien. Ahora trata de tranquilizarte, ángel. No quiero que te dé una crisis de furia acá. —Al menos no una peor a lo que acababa de pasar, Pensé para mis adentros.
Sin esperarme su movida, me estrechó entre sus brazos fuertemente y habló pegado en mi oído en un tono bajo, aunque era fácil que lo escucharan los demás presentes.
—¿No te irás con él?— negué con la cabeza—¿Jamás? —de nuevo negué—No entiendo por qué estoy tan molesto, solo sé que no te quiero con él. No quiero dejar de querer a mi hermano; pero por favor…no me dejes por él.
Pegué su frente a la mía al tomarlo por la nuca.
—Nunca, Edward. Ni por Emmett ni por nadie, ya te lo he dicho una y otra vez. Ahora es momento de que te tranquilices y dejes que las cosas se calmen.
Escucharlo hablar de esa manera partía el alma de cualquiera que lo escuchase, porque era como si lo estuviese haciendo un niño pequeño que aún creyera que el mundo era un lugar en donde los héroes derrotaban a los pocos villanos que existían. Rosalie se resolvió el cabello desde donde estaba, Emmett se notaba triste e impotente y yo…bueno; yo solo me quedé congelada en el sitio sin saber cómo reaccionar ante ese despliegue de tierna inocencia.
Finalmente, el hermano mayor tomó el mando de la situación, y aunque se le dificulto—se veía que le costaba horrores hablar— lo que se decidió a hacer logró llevar las cosas a un término tranquilo, pero no necesariamente era feliz para “todos”.
Emmett se situó frente a un Edward demasiado tenso y le colocó una mano en el hombro y con un gesto de determinación lo miró a los ojos cuando dijo:
—Te amo con toda mi alma. Tanto que si lo que necesitas para ser feliz es a Isabella, yo respetaré eso y me haré a un lado. Al fin y al cabo, creo que no hay nada por lo que deba luchar acá…—me miró a los ojos. —Es mucho más…sano. Puedes estar seguro de que yo no la apartaré de tu lado; aunque sospecho que ella no dejaría que nadie lo haga. Ahora debo irme, pero nos veremos más tarde ¿vale?
Dicho esto estrechó entre sus grandes brazos a su hermano que al lado del descomunal tamaño de Emmett parecía el niño; y a decir verdad su inocencia lo hacía ser tal. Le dio un beso en la frente y pasó a mi lado dedicándome una mirada que decía claramente “adiós”. Bajó la cabeza y pasó al lado de Rosalie con un cortés “con permiso” antes de que sonara la puerta de la entrada y posteriormente el portón de la casona.
La nueva profesora me veía a los ojos como si quisiera robar las respuestas en mi mirada.
*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*
—Toda esa situación fue demasiado rara e incómoda—dijo Rosalie después de que le hubiese explicado lo que había pasado. De principio a fin.
Edward estaba sentado al piano aprendiendo una sencilla melodía, y para sorpresa tanto de su profesora como de la mía lo hacía excelentemente bien. Estaba demostrando una destreza asombrosa al momento de desempeñarse con el instrumento, pero cuando se frustraba lo miraba con una indignación que casi provocaba risa.
Suspiré con cansancio restregándome los ojos.
—Lo sé. Aunque espero que las cosas mejoren. Creo que fue una manera quizá demasiado drástica pero que al fin y al cabo sirvió para que Emmett entendiera la situación entre Edward y yo.
Rose me miró con profunda incredulidad.
—Si te soy sincera, me parece raro que teniendo a un hombre como él; interesado por ti, atractivo y hasta sensible, te hayas enamorado de su hermano que además es…
—¿Autista? —ella pareció apenarse cuando comprendió que su comentario podía malinterpretarse.—Tranquila, sé que no lo dices de mala manera. Explicarte mi relación con Edward me llevaría demasiado tiempo. Te resumiré todo en que yo lo quiero y él parece sentir lo mismo que yo.
—Pero…tú lo…- enarqué una ceja anticipándome a lo que creía que se debía su aparente incomodidad—ya sabes…hablo de deseo sexual. No sé cómo explicarme.
Me removí en el sofá tapizado con piel de durazno blanco. La miré a la cara y fui clara y franca cuando admití:
—Sí. Yo lo deseo sexualmente también. Ahí donde tú lo ves…—se lo señalé con un sentimiento—...él es como cualquiera, solo que cuesta más trabajo comunicarse y otras cosas más. Pero responde a muchísimos estímulos. Y ya que tocamos esa parte; aunque demasiado temprano pues apenas nos conocemos; he de decirte que ya toda la familia conoce como me siento con respecto a él. Y sé que tampoco le soy indiferente en materia de deseo…solo que es demasiado pronto para que pasemos a otros niveles que no incluyan uno que otro beso.
Para alivio mío, ella pareció entenderlo todo sin juzgarme de mala manera.
El piano hizo unos cuantos sonidos discordantes y Rose se le acercó a Edward después de un extraño silencio. Se sentó a su lado y comenzó a deslizar los dedos por las teclas indicándole el ritmo que debía llevar mientras que lo cantaba y tocaba al mismo tiempo.
—Es…Do – Re – Mi – Fa – Sol – Sol – La – La – La – La – Sol – Sol – Fa – Fa – Fa – Fa – Mi – Mi – Mi – Re – Re – Re – Re – Do – Do. ¿Me hice entender?
—Ya lo comprendí, profesora. Pero es que ya me fastidié de tocar esta pieza. – dijo al tiempo que función su seño y ambas contuvimos la risa ante la “demasiado directa” franqueza.
Ella lo miró con tierna paciencia; haciéndome entender que Carlisle había escogido a la persona correcta para que lo enseñara.
—Comprendo y dado que puedes tocarlo bastante bien, te daré el beneficio de que me digas lo que quieras tocar.
Los ojos de Edward brillaron con tal emoción que si no hubiese sabido que aquella felicidad se debía a la música más que a nadie; hubiese tenido un serio caso de transformación con colmillos y garras incluidas. Traducción simple: Un arranque terrible; y temible; de celos.
—A Debussy. Me gustaría tocar algo de Claude Debussy. —agrego él.
—Bien, será una de Claude. ¿Cuál te gustaría?
Claire du Lune. —dijo sin siquiera un titubeo.
La blanca sonrisa de la guapa instructora irradiaba calidez y una grata sensación de confianza.
Claire du Lune será entonces. Pasado mañana te traeré las partituras y comenzaremos con la pieza. Pero iremos poco a poco ¿entendido?
—Entendido, profesora.
—Y como primera norma tienes enteramente prohibido que me digas profesora. Llámame Rosalie.
—¿Por qué? La persona que te enseña es un profesor. Pero como usted es una dama debo decirle profesora.
Rose se rió por la lógica con la que Edward planteaba sus dudas.
—Tienes razón. Soy una dama; pero no me gusta que me digan profesora. Y como te quiero considerar un amigo; espero que tú hagas lo mismo conmigo. Y los amigos no se tratan de usted; se tratan de “tú”.
Le tendió una mano; haciendo inconscientemente algo sumamente acertado. Infundiéndole táctilmente a Edward la seriedad de sus palabras. Él se la estrechó con la emoción de un niño al que se le promete un regalo el día de navidad.
Y así se selló algo que se iba a convertir no solo en una especie de musicoterapia; sino en la pasión recién descubierta de mi ángel.

*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*___*

Cierta tarde; me encontraba con Alice en la cocina preparando unos pequeños canapé de salmón ahumado, queso crema y perejil. Carlisle había llamado unas horas antes anunciando que llevaría a dos de sus candidatos a nuevos asociados del bufete y pidió que todos estuviésemos presentables para conocerlos. Así que mientras Esme terminaba de encargarse de Edward, yo cooperaba con los pasapalos. Tanto Alice como yo estábamos arregladas.
Ella tenía una linda falda de gasa color gris con una camisa de seda en tono blanco y unos zapatos de tacón bajo negros. Por mi parte, usaba unos pantalones de lino color negro de bota bastante ancha con un suéter manga tres cuarto y ceñido al cuerpo en color rojo sangre. Una cómodas bailarinas rojas completaban el look casual.
—¿Cuándo te mudarás a la casa?—le pregunté a la que era como especie de amiga allí en la casa para mí.
Con su sonrisa habitual se giró hacia mí, haciendo que su cabello negro azabache y en punta se tambaleara por lo repentino de su movimiento. Entre las manos sostenía la manga con la que rellenaba los pequeños cilindros de salmón que yo le iba armando con la ayuda de unos mondadientes.
—Creo que este fin de semana sería una excelente oportunidad para hacerlo. ¿Tú podrías ayudarme, por favor?
—Claro que sí.—asentí—Además si no voy ¿quién demonios te abrirá la puerta?
—Podrías darme las llaves aquí.
—Cierto, pero casi siempre te vas corriendo de acá y casi nunca me da chance siquiera de despedirme de ti.
Ella me miró con cierta sorna en los ojos.
—¿Eso es un reproche?
—¿Sabes una cosa? Sorprendentemente, sí. Ya que res como una amiga. Y no sé tú, pero yo suelo saludar y despedirme de mis amigas.
Tanto ella como yo nos reímos al caer en cuenta de lo tontas que nos escuchábamos.
—Touché. – dijo ella al final de todo. – Debo mejorar mis modales.
Ambas volteamos a nuestras espaldas cuando escuchamos venir a Esme que se acercaba conversando con Edward. Se les notaba muy animados a ambos mientras las pisadas se acercaban más y más retumbando en el habitual silencio placentero que embargaba a la casa de los Cullen. Bueno, al menos a una…
—No me gustan estos zapatos, mamá. Son incómodos ¿por qué no puedo colocarme los zapatos normales? —se quejaba mi ángel.
—Solo será por un momento, cielo. Además estos zapatos son normales. Sopórtalos un poco ahora, luego podrás quitártelos y te prometo que no tendrás que usarlos más nunca. Compraremos unos más cómodos para la próxima vez que tengas que vestirte formal.
—¿Me lo prometes?
Ella asintió mientras lo abrazaba por la cintura.
—Te lo prometo.
—Entonces los botaré cuando se acabe la reunión.—dijo él satisfecho.
—¿No te parece mejor que los donemos a una tienda de segunda mano para la gente necesitada?
Edward se vio bastante indignado por el comentario. A esa altura ya estaban por el umbral de la cocina.
—¿Por qué le vamos a regalar a la gente pobre unos zapatos tan incómodos, madre? ¡Son horribles! Nadie debería ponerse esto.
Ahora las tres rompimos en risas. La lógica de él era única en su estilo. Una derrotada pero risueña Esme asintió.
—Tienes razón, Edward. Botaremos los zapatos.
—Gracias.
Muy pagado de sí mismo nos encaró a Alice y a mí.
—Mamá dice que me veo bien.—levantó los brazos y los dejó caer.
Sonreí de lado mientras observaba la suave camisa de seda azul cobalto que llevaba con unos pantalones de vestir en color negro con unos zapatos a juego. No había chaquetas ni corbatas. Sabía muy bien el porqué de eso; a Edward no le gustaban y eso no era negociable.
—Te ves bien. Tu madre tiene toda la razón. Incluso con esos “zapatos perversos” —me burlé y eso no le pasó desapercibido.
—Son incómodos, pero se me ven bien.—añadió testarudo y con el ceño fruncido.
Me acerqué y le di un beso en la mejilla.
—Claro que sí, ángel. Te ves bien con eso, pero yo prefiero cuando andas con tus vaqueros, sudaderas y tus Converses. Son más tú.
Edward suspiró nostálgico.
—Me gustaría tenerlas puestas ahora. Pero sé que papá cuenta conmigo.
—¡Esa es la actitud!—canturreó Alice terminando de decorar los canapés con el perejil picadito encima de cada rollito.
Entre los cuatro habilitamos un mesón largo que antes decoraba uno de los pasillos y lo convertimos en una pequeña especie de selfservices de pasapalos en la sala. Esme sacó las botellas heladas de champagne de Cristal* y la colocó en una hielera de plata. Alice buscó las copas de cristal aflautadas y las colocó en la superficie habilitada, Edward…bueno, él preguntaba el porqué de cada cosa y me ayudaba a acomodar las flores en los tres floreros de cristal cortado.
Escuchamos las puertas abrirse y voces masculinas conversando y riendo con suma elegancia. Solo reconocí la de Carlisle. Nos sentamos con aire relajado en la sala de estar y recibimos a los tres caballeros. Uno era muy alto y de cabello negro, de buen físico peo de mirada algo presumida. El otro era rubio, son el cabello corto pero en la parte superior se le ondulaba un poco, con los ojos verdes como esmeraldas y una sonrisa cálida.
Carlisle los presentó a ambos. Primero al aparente presumido…
—Familia, este es Félix Vulturi.
Y ahora al chico simpático…
—Y este es Jasper Hale.
Todos contestamos con educación y Edward lo hizo con una fluidez espectacular. Habría que ser muy observador para notar algún fallo en su comportamiento. Pero la cara de Alice…esa era otra historia. Tenía un extraño rubor que nada tenía que ver con el maquillaje o con el frío de aquella noche.
Alguien había llamado su atención….estaba segura de eso.
Las conversaciones fluyeron fáciles. Carlisle era el anfitrión perfecto al igual que Esme. Edward conversaba en ciertos momentos, pero había momentos en los que se ensimismaba. No eran muchos ni tampoco tan largos, pero debían de ser suficientemente claros para reforzar el punto de mi presencia en aquella casa. El señor Hale parecía bastante cordial, de hecho se dirigía a todos incluso a Edward con mucha calidez y finura.
El señor Vulturi por su lado, sufría del síndrome del Yo – yo. Yo me gradué en Syracuse. Yo he ganado tantos casos. Yo soy dueño de una casa así y así. Yo soy dueño de un Cadillac…bla bla bla…como lo intuí desde un principio era un bastardo egocéntrico en el que su universo giraba en torno a él. En un momento de perversa diversión me dije a mi misma que deberían hacerle un favor a la humanidad asegurándose que sus genes no se multiplicaran; más bien que terminarán en él sus generaciones de ególatras.
Cada uno fuimos levantándonos a picar en la mesa de los canapés. Esme, Carlisle y Jasper hablaban en una esquina y el señor Yo- yo, Edward, Alice y yo hablábamos en nuestros asientos. Entonces fue cuando comenzó la conversación incómoda.
—¿Hace cuánto tiempo trata usted a enfermos de autismo, señorita Swan?
—Hace más de cinco años, señor Vulturi. Pero me parecería más adecuado decir que tienen una condición a tildarlos de enfermos.
Con aire arrogante, tomó un trago de champaña y agregó:
—Si tienen trastornos en sus conductas, eso quiere decir que son enfermos. No me lo tome a mal. Solo suelo ser muy directo.
—Creo que “mal educado” sería más acertado. —susurró Alice.
—¿Cómo dijo? – añadió él un poco molesto pero ella no le reculó en ningún momento.
—Creo que es muy grosero tildar las personas de la forma en que a usted le parecen que deban ser llamados. Y más si hay personas especiales como ahora…
—Mi intención no es ofender, señorita Brandon. Solo comento eso, porque Carlisle me comentó que Edward era autista y quería saber cómo se llevaba el tratamiento. No hay por qué ser tan grosera.
Ella resopló con ira pero la tranquilicé poniendo una mano en su antebrazo. Pero antes de que pudiese salir en defensa de Edward, él hizo una pregunta que iba a cambiar el ritmo de la noche.
—¿Qué yo estoy enfermo de qué? – su mirada estaba confundida.
Y cuando el maldito bastardo abrió su boca de nuevo, se desarrollaron en mí instintos sociópatas.
—Autista, Edward. Eres un autista. Las personas como tú, no desarrollan una parte de sus capacidades y tienden a tener conductas asociales. Pero tranquilo, tu padre dijo que Bella estaba haciendo un muy buen trabajo contigo.
Edward me dirigió una mirada suplicante y hasta un poco decepcionada.
—¿Qué es lo tengo? ¿Por qué nunca me explicaste por qué estabas conmigo? Sabía que me ayudabas pero no sabía…—apretó sus puños y con ellos de aplastaba las sienes con desesperación.—¡qué es lo que tengo?!—dijo entre dientes.
—Ángel, hablamos luego de eso. —le pedí tratando de controlarlo.
¡No, ahora!
—No, cielo…no puede ser ahora, tranquilízate. —dije mientras veía con abierto repudio a Félix. —espero que esté contento, señor Vulturi. Su sentido de la prudencia así como sus conocimientos acerca del tema del autismo dan vergüenza. De nada le ha servido tener tanta riqueza y educación cuando procede por la vida con semejante falta de modales.
La situación empeoró cuando los tres restantes en la reunión se aproximaron. Y por supuesto que el señor “Soy la última gota de agua del desierto” no podía dejar de hacer un showcito.
—¿Qué está pasando aquí? —preguntó el señor Carlisle.
—¡Qué soy un enfermo, padre! Que soy un enfermo! —gimoteó Edward mientras se abrazaba a sí mismo.
Esme corrió a su lado pero él no deseaba que lo tocaran así que se apartó y recogió las piernas hasta abrazárselas en un gesto de protección a sí mismo. Esa fue el tope de mi tolerancia. En mi presencia nadie. Absolutamente nadie. Se metía con una persona especial. Y mucho menos si esa era Edward Cullen.
—Pasa, que su enfermera y su empleada domestica no parecen soportarme mucho de hecho me han tratado de una manera bastante grosera. —se adelantó a responder el tarado de dos metros de altura.
El Doctor Cullen nos miró a ambas con consternación.
—No es que no lo soportemos “mucho”, señor Vulturi. Es que simplemente “no lo soportamos” en ningún nivel.
Le tipo sonrió con beneplácito, anticipándose a cualquier reacción que pudiese tomar su jefe y pronto su socio.
—¿Qué pasó aquí, Isabella? —su tono era gélido, lo que indicaba que no estaba como para rodeos. Así que fui lo más directa y clara que podía ser.
—Su socio le dio un trato despectivo a Edward por su condición. Aunado al hecho de que es el culpable de la crisis que está comenzando a tener su hijo, señor Cullen. Si piensa que voy a tratar con respecto a semejante individuo es que no me conoce en lo más mínimo.
Ambos miramos a Edward que miraba a la nada con desespero, mientras que gemía y lloraba. Esme y Alice estaban tratando de calmarlo, incluso el señor Jasper se acuclilló frente a él y le daba palabra de aliento. La mirada de Carlisle se volvió airada. Como la de un león a punto de defender a su manada, se volvió hasta el que iba a ser su socio y le dirigió unas frías palabras.
—Haz el favor de salir de mi casa. AHORA. Y quiero a primera hora de la mañana tu renuncia sobre mi escritorio antes de que se me ocurra demandarte por vejación a una persona especial y con agravante por causarle un daño psicológico.—su tono denotaba la inflexión de su posición.
Una gran mano se posó en el hombro de Félix. Emmett acaba de llegar y nadie lo había notado; peor, parecía haber escuchado todo puesto que sus ojos botaban llamas de resentimiento cuando estrechaban al invitado—ya no bien recibido—con demasiada fuerza.
—¡Sal de mi casa, maldito! Antes de que te tumbe los dientes. —dijo al darlo vuelta.
Félix se desenganchó de mala manera de su agarre y comenzó a caminar hacia la puerta principal flanqueado de Carlisle y Emmett. Si dijo algo más,  no lo escuché. Ahora Edward me necesitaba más que nunca. Y me pesaba que pensara que le había fallado. La forma en que miraba me decía cuán herido estaba por mi silencio.
*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*

—Ángel…- susurré al abrir la puerta y asomar solo la cabeza.
Dos horas habían pasado desde que se había presentado el percance en la reunión de su padre con sus futuros socios. Bueno, ya solo uno. Dos horas, en las que ha yo había estado tirada a los pies de la puerta del cuarto de Edward por la parte de afuera. Dos horas desde que él se había negado a recibir a nadie en su habitación, incluyéndome a mí.
Así que allí estaba, intentando de nuevo que me recibiese y poder explicarle las cosas lo mejor posible.
—¿Quieres hablar conmigo? – cerré la puerta detrás de mí.
—No.
¡Outch!
—¿Estás molesto conmigo?
—Si.
¡Outch!
—¿Me dejarás que al menos te pida disculpas?
Se encogió de hombros con indiferencia mientras su mirada seguía clavada en la ventana panorámica que mostraba una noche negra como boca de lobo. Caminé hacia la cama y me senté a su lado. Pero no se inmutó.
—Mira, Edward…llegué a esta casa porque tu padre contactó con el hospital con el cual trabajaba yo, el Saint Gabriel’s Children Hospital, que está especializado en la atención de niños con problemas de Autismo. Osea, lo mismo que padeces tú. — viró la vista hacia mí y pude notar sus ojos rojos, además de una mancha de humedad que indicaba que había estado llorando. Tragué el grueso nudo que no quería permitirme hablar.
—Soy enfermera especialista en el área. Ya había trabajado con algunos adolescentes, pero nunca con alguien de veinticuatro años como tú. Gracias a Dios, el tratamiento ha dado resultados tan satisfactorios con las demás personas de menor edad. Nunca creí necesario explicarte lo que padecías, hoy veo que fue un gran error por mi parte. Pero te puedo asegurar una cosa, ángel. El ser Autista no te hace ser una persona diferente en el mal sentido de la palabra; sino más bien un ser especial que lucha constantemente por superarse a sí mismo, y del cual tanto tu familia como yo estamos sumamente orgullosos.
Una lágrima rodó de uno de sus ojos pero el brillo de emoción que percibí de ellos me indicaba que había comprendido mi punto de vista. Aún así se negó a hablar; y entonces fue cuando recordé algo que tenía guardado entre las cosas que había traído a la casa, cuando me había mudado.
—Vuelvo en un instante. —salí apresurada del cuarto pero antes de llegar a mi habitación tuve que darle a: Carlisle, Esme, Alice, Emmett y hasta al señor Jasper, una breve explicación de como estaba Edward. Luego corrí a mi habitación, rebusqué entre el closet y conseguí lo que necesitaba. De nuevo, fui velozmente hasta donde estaba Edward y le entregué en sus manos el delgado libro de portada brillante y tapa dura.
—¿Esto es un cuento infantil?—se sentó con una mirada de indignación mientras hablaba con un tono de indignación y el ceño fruncido. —Yo no soy un niño.
Me reí por lo bajo.
—Claro que no, ángel. Eres todo un hombre hecho y derecho; pero quiero que leas lo que dice ese cuento.
Con delicadeza y expectación abrió el libro y puso mala cara.
—Son los dibujos más feos que he visto. —esta vez estallé en carcajadas. —Es cierto Bella. ¿Qué son estos dibujos?
—Son de niños, Edward. Lo que pasa es que la autora quería que fuesen dibujos sencillos con los cuales un niño autista se pudiese identificar.
—Ah.—aceptó, pero su ceño me indicaba su disconformidad con la mano ilustrativa de la obra.
Contuve la risa y le insté a leer. 
—El Cazo de Lorenzo. —dijo.
—Ajá. Ahora lee lo que está dentro.
(Haz click AQUÍ para leer "El Cazo de Lorenzo")

Esperé en silencio a que terminase de leer, aprovechando para estudiar sus expresiones al hacerlo. Primero no se movía, luego sonreía con una que otra imagen y casi al final me veía a los ojos y seguía en lo suyo. Cuando cerró las tapas del libro me aventuré a hablar.
—Como ves, Lorenzo es un niño especial como tú; que les cuesta hacer algunas cosas, pero trabajan duro y lo consiguen. Como tú has hecho para llegar hasta dónde estás ahora.
Él me sonrió con ternura y hasta satisfacción.
—¿Porque somos especiales?
—Sí, ángel. Porque ustedes son especiales…y además son todos unos guerreros.
—¿Cómo los de la televisión?—preguntó confundido.
Asentí divertida.
—Sí, Edward. Como esos, solo que ustedes se visten mejor y son más educados.
Ambos sonreímos y hablamos por un rato más sobre el autismo. Me obligó prácticamente a prometerle que lo llevaría alguna vez a donde yo trabajaba. Pasado un rato lo convencí para que bajásemos a cenar, y me sorprendí al toparme con un Jasper con las mangas dobladas a medio brazo ayudando a una muy sonriente Alice a preparar la comida.
Estupefacta vi a Esme y a Carlisle quienes me miraron de manera cómplice antes de sentarse a conversar con Edward en la mesa de centro de la cocina. La estancia reverberaba con el ruido de las ollas y las risas. Así como con una tenaz búsqueda de galletas de canela por parte de Edward.
Me encontré pensando que las cosas iban bien encaminadas para todos. Luego descubrí que Emmett no estaba y que probablemente se encontrase en su habitación encerrado para ahorrarse la incomodidad de vernos a su hermano y a mí juntos.
Bueno…supuse que entonces mi anterior pensamiento no se aplicaba a todos…al menos por un largo tiempo.
*Perfume de la casa Davidoff con notas cítricas y frescas.

*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*__*

Siento si las decepciono pero mi sorpresa es este cuento para niños autistas titulado "El cazo de Lorenzo" de Isabell Carrier". Me pareció un lindo detalle para anezarlo a la historia. Sé que muchas están impacientes por leer lemmon aquí (yo también, en realidad XD) pero es necesario seguir el curso natural de las cosas. Así que...un poco de paciencia que luego espero recompensarlas. 

Gracias a todas por su apoyo a ABSOLUTAMENTE TODAS!!! Sobre todo a esas personitas de Fanfiction.net que son tantas que no las puedo colocar en una lista por acá. Sin embargo les dejo saber que yo LEO CADA REVIEW que me dejan y si tienen activada la opción de mensajes directos les respondo también. Así que si no han recibido una respuesta mía es porque de seguro no tienen esa opción activada. 

Sin más que decirles pero mucho que escribirles me despido de ustedes! un beso....

18 comentarios:

  1. Me encanto.. que bello capitulo.. ya lo he leido dos veces.. sigue asi amiga. y pronto a leer el otro capitulo.

    ResponderEliminar
  2. aaah que emoción Edward va mejorando cada día y va descubriendo sentimientos más profundos por su linda enfermera jejeje OMG que bien que ya estes de regreso y con tan bella historia

    ResponderEliminar
  3. lindo lindo lindo!1 me encanto!! *.*
    amo la inocencia de Edward jajaja pobre al que le regalen esos zapatos tan pervesos!!1

    ResponderEliminar
  4. hola mi niña, me ha encantado el capi y me alegra que Carlise vea como Bella defiende a Edward sin importarle que la despidan, me dio penita mi Edward pero como Bella le dice es un angel, tambien espero que Emmet se olivide de Bella y eso se lo dejo a Rose, gracias por compartir tu talento con nosotras, de verdad esta historia es muy linda y me encanta, xoxo, LOQUIBELL

    ResponderEliminar
  5. me senti super mal con el trato que le dio felix, eso hace pensar en que posiblemente pasa todo esto de verdad... la crisis me preocupo, ya siento como si lo conociera de verdad xd. fue muy lindo el libro!!! me detuve en la historia para verlo y realmente me encanto, explica como es la enfermedad. aunque me intriga el lemmon de esta historia, ya casi se me habia olvidado :9. este cap me llego como justo con la visita de mi primo! es un niño tan amor, y el libro que publicaste me hace entenderlo mucho más... no me explico como hay gente que los puede menospreciar si practicamente son personas mucho mejores que nosotros y con sentimientos tan profundos y grandes. Gracias por el capitulo, me gusta mas leerlo aqui que en ff es mas lindo jajaja. besos

    ResponderEliminar
  6. Bueno, chicas muchísimas gracias a todas por esos comentarios tan lindos. No creo que pueda cansarme de leer cada comentario que me dejen.

    Con respecto a la actitud de felix, me parece que era menester pasar por el proceso de vejación en algún punto de la historia, puesto que ese es el pan de cada día de las personas con alguna condición especial. Fue duro? Si. Era necesario? también. Apoyo la vejación? NI EN UN MILLÓN DE AÑOS!!!

    En fin...estoy más que satisfecha con la respuesta que he recibido de ustedes además de ese apoyo sobre cogedor.

    Con respecto a ti, FRAN. No sabes lo mucho que me gustaría conocer más de tu primito. Comprendo cuando me dices que te gustó muho la historia de "El Cazo de Lorenzo" yo misma cuando lo encontré dije: - OMG! ES PERFECTO! refleja lo dificil que puede ser la vida de un autista. Pero como la misma historia lo dice: Siempre hay personas que están dispuestas a mostrarles cariño y a prestarles una mano.

    Sé que me siguen, niñas...Pero yo también las sigo a ustedes...un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Que te puedo decir por aqui que ya no te haya dicho...en particular el capítulo me fascino!...sigues como siempre teniendo ese respeto por el tema tan delicado de la historia y les enseñas a todas la realidad que muchas personas deben enfrentar día a día por culpa de seres tan inhumanos....adoro tu historia...o es mas correcto decir que LA AMOOOOOO<3 siempre lo haré....adore la declaración de bella a emmett..OH DIOS MIO me dejo sin aliento y practicamente quise tirar por un acantilado (LITERALMENTE) al desgraciado del Felix...
    mi ángel...COMO SIEMPRE.... sacándome lagrimas y dejándome mas enamorada de él...ame todo y cada momento que estuvo presente en el capitulo y como defendió LO SUYO <3 awww demasiado para mi pobre corazoncito <3.<3

    un besote ami ....como siempre cuentas conmigo en lo que quieras :D <3 love youu

    ResponderEliminar
  8. Hola buenisimo el capi me encanta que edward vaya mejorando dia a dia me da coraje con todos los que lo hacen pasar un mal rato me gusto que quiera conocer a niños autistas pienso que eso lo va a ser sentirse mejor y en cuanto a bella a veces siento que hace cosas buenas que parecen malas la verdad no me gusta la manera en la que trato de consolar a emmett por que siento que en vez de dejarle claro que no siente nada por él
    se puede llegar a mal interpretar como lo hizo edward y no veo la necesidad de provocarle una crisis nada mas por que emmett no quiere aceptar que bella no lo escogiera a él y por ultimo me encanto que apareciera jasper y mas saber la relacion que al parecer tiene con alice en espera del siguiente capi
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  9. Hola Marie
    Despues de tanto tiempo esperando un nuevo capi veo que valio totalmnte la espera.
    que capitulo lindo no veo la hora de ver el proximo si este ya esta asi de bueno imaginate los que vienen por ahi..
    Te quiero mucho y me encanta tus historias
    Besos desde Paraguya

    ResponderEliminar
  10. Acabo de conocer esta historia y me parece la mas linda y tierna que he leido... Me emociono con cada avance que tiene Edward y con el amor infaltil y a la vez tan maduro que profesa por Bella...

    ResponderEliminar
  11. Hola Marie...

    Estoy sin palabras, con tantas emociones a flor de piel, cada capitulo parace imposible de superar y sin embargo en cada ocación lo logras, éste esta mas que genial, con un poco de todo y con un equilibrio perfecto.

    Edward nunca me había gustado tanto hasta ahora, la forma en la que planteaste su defensa fue perfecta. las palabras a su hermano fueron hermosas y desgarradoras, una combinación muy dificil, aunque lo has hecho parecer natural e ideales para el momento. La exposición de ideas de Bella fue justa, sucinta y teledirigida.

    La actitud de Carlisle fue perfecta, ese cambio tan radical para entender y atender a su hijo me emociona muchísimo; sobre el personaje de Aro y la porquería que representa, pues ni modo, con mucha vergüenza ajena reconozco que en el mundo existen ignorantes mas agresivos que él, nunca el ataque a un ser desprotegido debiera minimisarse como algo poco importante, hubiera querido estar en tu historia y en ese momento ofrecerme a hacer la demanda con la que le amenazó Carlisle a Aro en forma gratuita, solo por la satisfacción de aleccionarlo.

    Y ademas de la gama emocional anterior,nos presentas un cuento fabuloso, el corazón se me hizo bolita de la emoción, fue de lo mas ilustrativo; pienso seriamente que tu eres una de esas personas maravillosas a las que refiere el cuento, tu historia es una prueba de eso. Y como cereza de pastel dejas entrever el principio de una buena relación entre Alice y Jasper, pensaste en todo y mas.

    Respecto a lo del lemmon, en mi opinión, esta historia tiene mucha belleza y contenido, no creo que necesite lemmon, Bella y Edward lidian con miles de emociones a cada momento, así que no veo cómo podrías complicarles mas con un lemmon... pero ese es, comunmente, mi problema; no puedo imaginar cómo definiras tal o cual cosa así que mejor vuelvo a acomodarme en mi lugar para centrarme en controlar mi ansiedad mientras espero un nuevo capítulo de esta bellísima historia.

    ResponderEliminar
  12. O por dioos!!:. lo amo!; he llorado qe maldito bastardooo!! T_T no me explico como hay gente asi! /: pero gracias a dios tambien hay gente que ayudaan y sobretodo comprenden... como tu! :3
    es hermoso el Cap trae un mensaje hermoso y el cuento esta preciosoo!! <3 no lo conocia yo!! :C
    Besooos hermanaaa y felicidades por este cap es uno de los mejores de esta historiaaa <3

    ResponderEliminar
  13. OMG nena te as lucido una vez mas con este capitulo es genial ,me encanto y dios con que clase de gente se rodeaba Carlisle sin saber menos mal que lo despidio me fascino....Eres un sol,sigue asi....Besos bebe...

    ResponderEliminar
  14. Wuaw, realamente debe ser un pco dificil escribir una historia asi no? pero de todas maneras gracias por hacerlo! me gusta mucho esta historia, es tierna, dulce y te hace pensar.

    ResponderEliminar
  15. estaaa mas qe monisimo espectacularr espero con ansias el siguiente cap

    ResponderEliminar
  16. ooooo!!!!!!!!!!! pero que gran historia...se paso!!!!!!!!! a que nombre las busco en facebook??????????

    ResponderEliminar
  17. esta mañana revisaba el blog FF y conseguí esto, siempre recomendaban pero ninguna me gustaba (sinceridad) pero hoy leí este me llamo la atención de como una relación iba creciendo cuando una persona es Autista, razón porque la empece a leer es que tengo dos familiares con autismo y algo así hace a uno ver que esas personas son únicas y especiales, el fic es bellisimo, esplendido en su totalidad una Bella aguerrida, sin pelos en la lengua y capaz de con pocas palabras te diga todo...me enamore de este fic no lo niego y me gusto cuando añadiste el libro de Lorenzo a mis primos se lo hicimos llegar cuando supimos de el...bueno nos veremos de ahora en adelante...

    ResponderEliminar
  18. me encantó el capitulo..... y yo opino que no te apresiures... que las cosas sigan su curso.... muy buen capitulo!!!

    ResponderEliminar

Followers

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More