Páginas

sábado, 18 de febrero de 2012

CORAZÓN DE CRISTAL - Capítulo Décimo Segundo:





Este separador es propiedad de THE MOON'S SECRETS. derechos a Summit Entertamient y The twilight saga: Breaking Dawn Part 1 por el Diseño.



“Ya eres mía”

El tema del autismo estaba totalmente superado por parte de Edward, bueno, digamos que le costaba un poco hablar del tema cuando salía a colación, pero en muchos buenos términos, él se lo tomaba —según mi opinión personal— de maravilla. No había ensimismamiento de su parte cuando se hablaba del tema. Edward simplemente acataba la situación con toda la madurez del mundo.
Lo que alguna vez fue un mal recuerdo del fanfarrón Félix Vulturi, ahora era historia antigua y bien enterrada. Esa situación nunca más volvió a embargarnos. El desgraciado había obtenido justo lo que merecía y me había dado más fuerzas para no permitir que alguien así se le acercara a mi ángel.
Justo ahora me encontraba en mi habitación reorganizando todas mis cosas a cargo de un investigador personal llamado Edward Cullen.
—¿Qué es esto? —preguntó Edward levantando un rizador de pestañas que había dentro de un cajón abierto de mi peinadora.
Estaba arreglando las cosas que me había llevado a la casa de los Cullen para hacerles campo a las pocas que traería desde mi casa en el poblado de Forks; puesto que Alice quería mudarse esa misma semana. Así que allí estaba un ya habitual curioso Edward “ayudándome” a ordenar, aunque lo más acertado sería decir que estaba conociendo los artículos de uso femenino.
—Es un rizador de pestañas, ángel —me detuve en mi labor de organizar mi ropa en el gran closet negro que estaba en la habitación y que hacía juego con todo el resto del mobiliario. Fui hasta él y le enseñé con mi propio ojo cómo funcionaba y para mí oscura diversión, lo dejé horrorizado.
—¡Eso es espantoso! —agregó escandalizado. De hecho se negó rotundamente a volver a tocarlo—. Parece como si te fueses a cortar un párpado. ¡No me gusta!
Me reí y lo coloqué en el cajón en donde estaba acompañando al resto de mis productos de maquillaje.
Edward avanzaba a pasos agigantados conforme pasaba el tiempo. Analizaba todo y ofrecía respuestas a preguntas complicadas que podrían dejar boquiabierto a quien no supiera sobre su autismo. Incluso había aprendido a utilizar la computadora y el internet.
Estaba casi convencida de que si introducías en google “Edward Cullen” te aparecería la frase “Por favor, déjanos descansar” ya que amaba pasar horas y horas buscando información acerca de tooooooooodo.
¿Palabras desconocidas? Las buscaba ahí.
¿Desconocía cómo funcionaban ciertas cosas? Lo googleaba.
¿Quería aprender sobre cocina para ayudar a Alice? Miraba los tutoriales en youtube.
Y por supuesto que cuando hablábamos de música no había quien pudiese despegarlo de allí en menos de dos horas. Luego de esto le llevaba una lista de melodías a una muy complaciente Rosalie que le enseñaba a interpretarlas en piano. Y eso era algo que valía totalmente la pena escuchar. Cuando Edward tocaba era como si el resto del mundo se congelase en ese instante en el que después de tomar asiento en la butaca comenzaba el primer tono de cualquier melodía que desease recrear con sus dedos en aquel fino instrumento. Aprendía con prontitud las partituras y cuando menos te lo esperabas, podías escucharlo practicando de memoria todo lo que se sabía. Y para cada persona que habitaba o trabajaba en la mansión era un placer escucharlo. Aunque para mí solo equivalía a unos grados más en mi escala de adoración por él; algo así como la constatación del hecho de que él era casi celestial.
Volviendo al tema de la informática, Carlisle por su parte amaba tenerlo en su estudio mientras trabajaba en sus casos. Él llevaba casi toda la conversación, pues Edward aún era un poco reservado, pero sí que era capaz de responderle a cada cosa que le preguntase. Su padre le había regalado una DELL completamente equipada y programada para que Edward pudiese usarla, ya que muchas veces debía interrumpirlo en sus “búsquedas”; cosa que no le gustaba demasiado.
Y aunque todos pensamos que no le agradaría demasiado el cambio, mi ángel nos demostró una vez más que podía sorprendernos al apegarse al aparato en cuestión y aprendiendo a utilizarlo. Carlisle había mandado a disponer todo lo pertinente para que él pudiese tener acceso a internet por el wi-fi de la laptop desde cualquier punto de la casa. Así que cuando no llovía, podías verlo metido en aquel pedazo del jardín en el cual se abrigaba dentro de las florecillas lilas de su madre, escuchando música o simplemente navegando.
En esa parte de su aprendizaje no podía quedarme yo con todo el crédito ya que todos le habíamos enseñado a hacer algo allí; pero para sorpresa mía quién más había influido en aquel aspecto era Emmett; quién se tomaba un tiempo luego de llegar de su trabajo para enseñar a su hermano como utilizar cada beneficio de la máquina que él conociera. Era hermoso verlos sentados en la sala de estar o en el patio pasando tiempo juntos, y hasta riéndose mientras Edward soltaba una que otra de sus “respuestas inesperadas”. Aunque no todo era color de rosa, aún me podía estremecer al recordar aquella semana competitiva en la ambos amanecían; sin importar si era entre semana; jugando y eran poseedores de unas ojeras que los hacían parecer a un oso panda por el cansancio.
Y eso no traía de nuevo a ese Edward revoltoso que estaba hurgando descaradamente entre mis cosas.
—¿Ya terminó la inspección, señor comisario? —dije por encima del hombro y sin voltear mientras terminaba de alinear mis zapatos.
—No soy un policía —dijo extrañado frunciendo el seño.
—Pues lo pareces, porque no has hecho más que pasar revista entre mis cosas —reí. Y luego reí más al encontrarlo con una caja que decía Tampax en la caja azul y verde. Su expresión de desconcierto y hasta asustada en un hombre de veinticuatro años era digno de uno de esos momento Kodak.
—¿Qué hay en esta caja? —arrugo su frente y leyó inquiriendo—. ¿Tampax?
—Son unos tubitos de algodón comprimido que sirven para uso personal de las mujeres ángel —y ahí seguía el analizando como si de una ecuación matemática se tratase. Procedí a tomar la caja y extraje un tampón— Esto entra así…—tomé el tubito blanco de cartón blanco y empujé con el otro que asemejaban la forma de una inyección, enseñándole como salía un apósito que debía de posicionarse en el interior de una mujer. Luego le expliqué que la cuerdita sobrante era para poder extraerlo.
Cara de póker.
—Ángel… ¿te encuentras bien?
Él parpadeó aun atónito.
—¿Y eso entra en tu…? —se ruborizo y eso le hizo lucir aún más adorable. Por lo visto era el día dispuesto para horrorizarlo.
—El pequeño apósito sí, Edward. Los tubitos de cartón no —vi como sus facciones se relajaban un poco.
—¿Pero hacer eso no te…duele?
Negué con la cabeza.
—No. Ese estrecho canal puede ampliarse más que esto.
Si…si…esta fue una de esas ocasiones en las que el vientre se me estremecía ante cualquier cosa que llamara a colación el tema del sexo entre nosotros. “El tema del sexo”…bueno…eso era algo que sabía por antelación que debía manejarlo muy delicadamente con Edward, pero debía enfrentarlo tanto con discreción como con realidad a la vez. Ya había empezado a despertar con erecciones matutinas y eso le había perturbado bastante en los primeros días. Pensaba que le pasaba algo malo.
Podía recordar con claridad el primer día que había ocurrido. Era un sábado lluvioso, cosa habitual en la ciudad de Forks y sus alrededores, así que todos estábamos remolones en las camas puesto que nadie se había levantado.
De pronto escuché que la puerta de la habitación de Edward se abría pero me negué salir a verlo. De hecho ya estábamos en la etapa en la que lo dejaba hacer muchas cosas sin estar siempre supervisándolo, indicándole con esto que ya era un adulto que debía hacer muchas cosas por su cuenta. Muchas veces bajaba a la cocina por un vaso de agua o a robarse las galletas de canela de Alice. Siempre bajaba a niveles abismales por las noches. Sobre todo en las que llovía muy fuerte. Estaba explorando el mundo que le rodeaba por sus propios pies, por decirlo de alguna manera. Se volvía un poco más independiente con el pasar del tiempo.
Y para alegría de todos, lo hacía muy bien la mayoría del tiempo.
Continuamos con la parte de la “erecta mañana”…
Escuché sus pisadas apresurarse hacia la habitación de sus padres que quedaba al fondo del primer piso.
Escuché el susurro de su voz y luego la de Carlisle, así que rápidamente me puse en pie, me lavé la cara y los dientes para salir a ver qué era lo que ocurría. Cuando lo hice, me topé con una sonrojada Esme que estaba sentada en una elegante chaise longe de líneas simples al frente del ventanal del pasillo.
—¿Qué ocurre? —pregunté tensa.
Ella no supo cómo responder lo cual me asustó e hizo que intentara abrir la puerta pero el pestillo estaba echado para impedírmelo.
—¡¿Qué pasa ahí dentro?! —musité alarmada.
—Nada malo, Bella —dijo con un hilillo de voz como si no quisiera que la escucharan—. Solo que…bueno…—se negaba a mirarme mientras hablaba— Edward tuvo su primera mañana con…una erección y está algo turbado.
No pude aguantar las ganas de reír y me senté relajada a su lado mientras que internamente daba gracias porque no hubiese pasado nada. Bueno…nada malo por lo menos.
—No tiene por qué darle vergüenza, señora Cullen —le dije con la confianza que ya habíamos labrado—. Eso solo nos indica que los sistemas nerviosos de Edward se están regularizando lo máximo posible en su estado. Y eso es grandioso. Imagino que su padre está tranquilizándolo allí dentro.
—En efecto —dijo ella abochornada.
—¿Por qué se apena conmigo? El sexo es la cosa más natural del mundo. Es más, es saludable tanto para la mujer como para el hombre. Eso está comprobado.
Entonces mientras esperábamos afuera hablamos sobre los tabúes sexuales más comunes y terminamos ahondando en la vida íntima de ellos.
—Hace aproximadamente un año que no tenemos intimidad… —admitió Esme con el sonrojo a flor de piel y agonía mezclada con vergüenza en la mirada—. El no tener a nadie para ayudarnos con Edward más las largas jornadas de trabajo de Carlisle, aunado a muchas preocupaciones más, han mermado el deseo. Supongo que es normal después de estar casados tanto tiempo —se encogió de hombros con una actitud derrotada cosa que estaba bien…¡Si tuviesen ochenta años y Carlisle fuese impotente!.
—¡Pero si ambos son jóvenes todavía! —le dije mientras palmeaba su mano— Siguen siendo ambos muy guapos. En mi opinión, lo que ustedes necesitan es reavivar la llama con alguna velada especial.
De pronto me sentí como si fuésemos un par de chicas adolescentes gestando algún plan para un noviecito escondido. Una tímida Esme me miró.
—Sí. Es más le ayudaré a planificarla. Pueden irse a pasar la noche fuera de casa incluso. De Edward me encargo yo y de la casa Alice. Todo estará bien —vi en su expresión que hacía muchísimo tiempo que nadie le decía aquello.
Y después de decidir el día y los lugares en donde debíamos hacer las reservaciones, Esme me agradeció los consejos y la comprensión. Momento que fue interrumpido cuando un exhausto Carlisle salió del cuarto y cerró la puerta a su espalda.
Nos contó que había tenido que tener “La Charla” sobre las relaciones sexuales y además de cómo podía solucionar “sus problemas matutinos”. Si estaba apenado porque yo estaba escuchando, lo disimuló muy bien pues ni siquiera pareció inmutarse por mi sonrisa divertida.
Suspiró mientras se revolvía la madeja dorada de cabello una y otra vez.
—Creo que estoy algo viejo para esto —lo que hizo de aquello algo aún más gracioso. Al menos a mi punto de vista.
Hizo que nos pusiéramos en pie y fuésemos a hacer nuestras cosas mientras que él se quedaba en la chaise longe.
—Yo me quedaré acá para cuando salga.
Y así Edward Cullen, el epítome de la inocencia. Mi ángel personal, había descubierto parte de la vida sexual de un hombre.
Pero la inocencia de Edward era una parte de él, incluso aquella mañana en la que le estaba explicando el uso del tampón.
—Cuando dices que se ensancha más… —dijo con timidez.
—Hablo de cuando una mujer recibe a un hombre en su intimidad, ángel —terminé la frase que él había comenzado pero no sabía cómo acabar.
Su silencio duró tanto que estaba por terminar de arreglar las cosas cuando por fin rompió su mutismo momentáneo. Yo estaba guardando la pequeña bola verde de Be Delicious de Donna Karan cuando lo hizo.
—Bella, ¿nosotros…? —dejó la pregunta a medias.
Cerré los ojos con fuerza y luché con el estremecimiento de la expectación. Luego cerré la puerta del armario y me senté del otro lado de la cama pero próxima a él.
—¿Nosotros…qué, ángel? —él tenía que decirlo por su propia boca, y yo estaba más que interesada en escucharlo decir de sus labios.
Tomó aliento y preguntó directamente, tal como él hacía las cosas normalmente.
—¿Nosotros haremos el amor algún día, Bella?
Le tomé una mano y noté que estaba fría y a la vez sudorosa. Sin duda alguna él estaba nervioso.
—¿Quieres que lo hagamos? —le pregunté con suavidad.
—Sí, lo quiero —ningún titubeo…ninguna duda…ningún recelo.
El placer que esas tres palabras le inyectaron a mi cuerpo era indescriptible. Palabras simples que prometían pasos y desafíos tanto para él como para mí en un futuro cercano. Muy cercano, espero.
—Entonces lo haremos —convine con dulzura a la vez que sellaba esa compromiso con beso en las comisuras.
De pronto se separó de mí con curiosidad renovada en los ojos.
—¿Cuándo? —preguntó, haciéndome reír.
—Pronto, ángel —le dije con una inmensa sonrisa en mi rostro.
—¿Cuándo es pronto, Bella? —volvió a inquirir.
—Cuando sea el momento adecuado.
—¿Y cómo sabremos cuál es el momento adecuado?
Me encogí de hombros.
—No lo sé. Supongo que cuando la situación se dé. Y que por supuesto, no tengamos ni a tus padres ni a nadie más pululando alrededor. No es que vayamos a hacer algo malo, pero no se me antoja tener público.
—Por supuesto —asintió él tan serio que causaba gracia verlo.
—Pronto seré tuya en todos los sentidos de la palabra, ángel —lo besé un segundo en los labios—. Solo ten paciencia.
Él negó con la cabeza.
—Ya eres mía, Bella. Tú misma me lo dijiste hace tiempo atrás, así que ya lo eres —y me besó como si él supiese mucho acerca de la posesividad de un hombre sobre su mujer.
Quizá eso también lo había googleado…
0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0
—¿Estás segura de que estarán bien? —me preguntó Esme con el equipaje en el auto y un esposo impaciente porque el fin de semana privado empezara lo más pronto posible.
Sonreí con tierna envidia. El señor Carlisle había accedido de inmediato cuando su esposa le había propuesto la idea de aquel escape romántico. Así que desde ese viernes por la tarde hasta el domingo por la noche, no nos veríamos las caras.
—No deja a dos adolescentes en casa, señora Esme —le dije mientras terminaba de guardar los platos del almuerzo con Alice—. Nosotros tres… —en eso incluía a Edward— ayudaremos a Alice en lo de su mudanza.
—Ella me prometió galletas de canela para que la ayudara —respondió él mientras se terminaba lo que había quedado de tiramisú del almuerzo en un cuenco de vidrio color chocolate.
Alice entrecerró los ojos hacia él.
—Eres un vil interesado, Edward Cullen. Ahora no te haré las galletas hasta que todo haya finalizado —bromeó ella imprimiéndolo en un tono de indignación que nadie se tragaba.
—¿Y ahora quién es la interesada? —contraatacó despreocupado.
—Touché —admitió ella entre risas.
Esme los miró divertida.
—Justo a eso me refiero —los señaló con un asentimiento— ¿Crees que podrás con “ese par”?
—La duda ofende, señora Cullen —espeté mortalmente seria—Para eso existe el Valium.
Entonces ambas prorrumpimos en carcajadas y nos despedimos.
0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0
—Esta es la última caja —dije al traspasar el umbral de mi casa, ahora de Alice, por un tiempo. Esta estaba cubierta de una fina capa de polvo ya que habían pasado unos buenos tres meses desde que no la pisaba.
Había aprovechado la oportunidad para llamar a Angela, la cual estaba un poco molesta porque no había podido mantener mi promesa de vernos cada fin de semana para tomarnos un café. Esta vez ni me molesté en renovar ese compromiso ya que si algo había aprendido en mi tiempo con Edward, era que nunca sabía lo que me esperaba, fuese bueno o malo. Así que me limité a decirle que la llamaría o escribiría en cuanto tuviese la mejor oportunidad de hacerlo, cosa que no la dejo satisfecha, pero eso era lo que había por el momento en nuestras agendas de enfermeras “súper ocupadas”.
Eran sobre las seis y media de la tarde mientras que Edward, Alice y yo sacábamos las cosas de las pocas cajas que tenía ella para mudarse. Nada de adornos ni muebles, al menos que tomáramos en consideración un puff de color fucsia que ya habíamos colocado en la habitación principal, que solía ser la mía. Solo ropa, zapatos, productos para uso personal y libros que venían embalados o guardados en maletines. Una laptop descansaba sobre la mesa de pino paliducho por tener tantos años y unas pequeñas cornetas conectadas a un Ipod llenaban el ambiente de música variada. Un poco de Lady Antebellum, una que otra de Bruno Mars, también recordaba que Jason Mraz había sonado con su impelable “I’m yours”, muuuuuuchas de Adele, así como unas cuantas de Christina Perri, Radiohead, Florence and the Machine, entre muchos otros. Habían estado reproduciéndose desde que habíamos llegado hacía ya más de tres horas antes.
—¿En dónde va esto? —Edward tenía entre las manos una caja que no parecía muy pesada y que habíamos olvidados al lado de la entrada.
Alice se giró sobre su hombro y sin necesidad de mirar mucho dijo:
—Eso va en el baño principal, Ed. Son cosas para el baño.
—O sea ¿shampoo?
—Además de otras cosas de las que ni sabes para que se usan —respondió ella divertida mientras seguía desembalando en la sala – comedor.
Él me miró a los ojos y pude ver el espanto en sus ojos y entonces me di cuenta que estaba recordando cuando me había “ayudado a ordenar”. No aguanté y rompí en carcajadas mientras los dos me miraban extrañados.
—Es que Edward cree que ciertos instrumentos de uso femenino son cosas aterradoras —me expliqué y volví a reír.
—¿Cómo cuales? —le preguntó Al directamente a él.
—Los tampones y los rizadores de pestañas —contestó él con el ceño fruncido.
—Ah, con razón —asintió ella.
La puerta de la entrada sonó cuando unos nudillos se estrellaron contra ella tres veces. Nos miramos a la cara para saber si alguien había invitado a alguno más para que se nos uniera. Todos nos encogimos de hombros y lo negamos con la cabeza pero en silencio. Edward se adelantó a abrir pues era el que estaba más cerca.
—Hola, Jasper —saludó él.
Casi automáticamente Alice se ruborizó y se peinó con los dedos su corto cabello antes de que le dejara pasar.
Nos saludó a todos pero sus ojos solo brillaron cuando la vieron a ella. Al igual que los ojos de ella se iluminaban de manera especial cuando sabía que él estaba cerca o pronto lo estaría.
—¿Qué haces aquí? —musitó gratamente sorprendida. Nada más había que verle la cara de idiota enamorada; cara que yo usaba bastante a diario; nótese.
Se encogió de hombros y la camiseta de algodón verde botella que llevaba pegada en sus brazos y torso se comprimió y estiró con sus movimientos.
—Carlisle me dijo que te mudabas hoy y me dijo donde quedaba tu nueva casa. Así que terminé lo que tenía pendiente en la oficina antes de pasar por acá.
—Pero debes de estar cansado…
Tan caballeroso como siempre había demostrado ser, negó con su cabeza y alzó una caja que ella tenía cerca.
—Estoy bien. ¿En dónde coloco esto?
Alice abrió los ojos como platos al notarlo muy cerca de ella y se sonrojó aún más.
—Eh…en mi habitación…si…ahí. —titubeó ella haciéndole reír.
—Subiendo las escaleras, Jasper —le dije yo, pues mi amiga no sabía articular frases completas.
Edward le siguió los pasos con la otra caja que él había cogido.
—¿Sabías que se doblan las pestañas con una cosa que parece una tijera…? —se fue comentándole por el camino.
Alice se giró rápidamente cuando se perdieron de vista y no escuchamos sus pasos cerca.
—¡¿Qué hace aquí?! —me susurró.
—¿Cómo que “qué hace”? ¡Te viene a ver! Eso hace.
—Pero es que estoy desarreglada…
—Alice, le brillaron los ojos apenas te vio desde el umbral de la puerta. No creo que le importe que vayas vestida con solo unos pantalones de chándal y una franela. Es más…aquí entre nos. Creo que fue a su casa, se cambió de ropa y luego volvió. Si eso no es un “préstame atención, que estoy aquí” no sé qué coño más podría serlo.
Pareció pensativa nuevamente y una sonrisa de tonta apareció en su cara para luego parpadear y abrir sus orbes en exaltación.
—¿Será que le gustó?
Entorné la mirada.
—¿Acaso tus ojos no sirven? ¡pues claaaaro que le gustas! —le grite pero en susurros.
De pronto las pisadas de ambos nos advirtieron que nos calláramos y siguiéramos en lo que estábamos hasta ahora.
—Oigan… —Jasper llamó nuestra atención— Edward me acaba de decir que tiene hambre ¿qué les parece si vamos por unas pizzas?
—Me parece mejor que vayan Alice y tú —intervine—. Es mejor si un hombre se quede para ayudar con las cajas pesadas. Así que vayan ustedes y nosotros los esperamos.
Jasper se notó emocionado al igual que Alice y ambos se fueron sin rebatir ni un solo momento mi propuesta.
—Vamos, Edward…subamos estas cajas mientras los tortolitos van por nuestra cena. Creo que tardarán un buen rato.
—Ayyyyy no…¡yo tengo hambre! —se quejó el pobre.
—Sí, yo también ángel, pero a veces debemos de sacrificarnos por los amigos.
Y duré todo el trayecto de la escalera y el pasillo explicándole porque hice ir a los muchachos a por la comida solos.
0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0
Estábamos cansados y despatarrados en el sofá. Yo estaba acurrucada entre los brazos de Edward.
—Nadie me mandó a dejar el abrigo en casa. Tengo un poco “demasiado” frío. —me quejé mientras me acurrucaba más entre sus brazos.
—Eres una despistada, Bella —bromeó él.
—¡Oye! —me quejé y le dí un ligero codazo en las costillas que lo hizo reír.
Busqué sus labios y él recibió a los míos como siempre; más que dispuesto a devolverme los besos.
Su lengua tomaba y daba por turnos con la mía. Mis manos viajaron de su pecho a su estómago acariciándolo incipientes y ávidas de más roce que no tuviese ropa de por medio.
Deslicé mis labios dejando un camino un tanto húmedo de su boca hasta su cuello en el cual me detuve besando y absorbiendo la acidez de su perfume Gucci Guilty que de por sí, ya era una provocación hecha perfume.
Escuché como jadeaba cuando mordí suavemente la piel de un costado de su garganta.
Me senté a horcajadas en su regazo y constaté lo que la piel de mi muslo derecho me estaba indicando. Edward estaba teniendo su primera erección conmigo.
Con la máxima delicadeza que el deseo me permitió, acaricié su entrepierna con la mía una y otra vez con lentitud.
Volvió a jadear de nuevo pero esta vez con más fuerza.
—Cómo se siente, ángel? —musité entre sus labios.
Sus caderas se arqueaban naturalmente hacia arriba más por naturaleza que por experiencia, en busca de una fricción aún más fuerte.
—Como si algo…fuese a…explotar.
—¿Y eso es bueno… —hacia arriba...— O malo, Edward? —hacia abajo.
Gimió.
—Bueno —estiró cuello dejando caer su cabeza hacia atrás, tensando sus músculos— Muy bueno…
Abrí de a poco sus vaqueros negros y acaricié su miembro por encima de los calzoncillos para no perturbarlo tanto y de un solo golpe. Lo acostumbraba a mis caricias y cuando creí que ya no había peligros introduje la mano y por primera vez sentí la calidez de su sexo contra mi piel.
Profanamente celestial. Así se sentía acariciar a ese ángel que se removía impaciente con mis lentas caricias.
—¿Te gusta? —pasé la lengua por su labio inferior.
Asintió.
—Se siente…tan diferente…
—¿Diferente a cuando lo haces tú? —asintió de nuevo—. Y esto es solo el comienzo, ángel. Solo el comienzo.
Bombeé con la misma velocidad pero con más presión hasta que las facciones de Edward me indicaron que era el momento de darle su liberación y fue entonces cuando incrementé mis movimientos hasta que su semilla blanca y tibia mojó mis dedos a la vez que gruñía mi nombre una y otra vez mientras le recorrían los espasmos.
Quedó laxo y jadeante recostado en el sofá, y cuando recobró la respiración normal le hice que fuera al baño conmigo para que ambos nos aseáramos.
—No entré en ti —me dijo que cierta decepción cuando volvimos al mueble. Él podía haber quedado saciado por el momento, pero yo no estaba ni cerca de eso; así que por el momento era pertinente que permaneciéramos lejos de las camas.
Le acaricié el rostro y el cabello con ternura para calmarlo.
—Vamos a ir poco a poco, ángel. Ya hemos avanzado mucho y no quiero que una conmoción por esto nos haga retroceder —pegué mi frente a la suya casi con desespero—. No podría soportarlo.
—¿Es por mi autismo? —me pregunto con naturalidad.
Incapaz de mentirle, asentí.
—Tengo miedo de que te conmociones demasiado. Antes de estar juntos debo estar segura de que todo estará bien entre nosotros. Sobretodo contigo.
Él entendió lo que le dije y no presionó más el tema. Solo acotó:
—Solo espero que no tardes tanto en asegurarte, Bella. Solo eso.
Yo también lo espero ángel.
0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0.0
OH POR DIOS!!! YA LLEGAMOS AL LEMMON AQUÍ!!! Bueno…al medio lemmon. Como podrán comprender no puedo meter de golpe y porrazo una relación sexual. Sería grotesco y poco creíble. Así que vamos paso a paso, chicas…
Si a alguien no le gusta que haya puesto esto en la historia y le ofende…lo siento mucho. Pero mi línea de escritura es esta y la sexualidad en esta historia se irá incrementando más y más cada vez. Así que si alguna se siente…ofendida, es libre de dejarlo saber así como de dejar de seguir a CORAZÓN DE CRISTAL.
Un beso para todas…Me alegra darles lo que tanto piden y más me alegra aún ver la gran receptividad que ha tenido esta historia entre el fandom.
Se les quiere… Marie K. Matthew

30 comentarios:

  1. O.o wow esta buenisimo nuy buen escrito enserio eeeee

    ResponderEliminar
  2. O.o wow esta buenisimo nuy buen escrito enserio eeeee

    ResponderEliminar
  3. AHHHHH MI DIOS AME EL CAPITULO... q lemmon marie, me encanto es tal sutil, pero a la ves tan perciso q me dejo ufff, no puedo tener quieta mis manos jajajaja

    me encanto y porfa que en el proximo capi quiero tener mas LEMMON!!!!

    QUIERO UN POV.EDWARD SOBRE UN LEMMON!!! estaria estupendo ver como piensa el sus sentimientos en ese momento seria glorioso!!!

    Bueno me despido...

    atte: GISEE

    ResponderEliminar
  4. buenisimo no puedo esperar por el proximo capitulo por favor no nos hagas esperar mucho

    ResponderEliminar
  5. Esperar por un capítulo de esta historia se ha vuelto un verdadero reto...

    Como siempre, te superas capítulo a capítulo.

    este fue un gran capítulo, divertido y muy emocionante. Llevas un manejo impecable del tema del autismo, hallaste el modo perfecto de introducir el aspecto sexual en tu historia. Ese es un reto muy grande y al parecer tienes muy claro cómo manejarlo.

    Lo único que me queda por asegurarte es que es un gran placer leerte.

    ResponderEliminar
  6. Me encantooo el capitulo, sigue escribiendo y no tardes mucho porfiiiiss
    Un besazo, Fati

    ResponderEliminar
  7. me encanto, casi me da un infarto, el progreso de edward es inmenso, no me canso de decirte lo mucho q amo esta histoira, besoss

    ResponderEliminar
  8. me encanta el progreso de Edward es genial y maravilloso ademas me encanta como Bella lo intruye con mucha peciencia,me encanta,gracias nena...Besos...

    ResponderEliminar
  9. OMG!! Hace tanto que esperaba "Corazón de cristal" y lo encontre como tierno, creo que fue porque la historia es así... me dio mucha gracia lo de los tampax y el encrespador, juro que me imaginé vividamente la cara de Edward. Encuentro qeu está bien como estás abordando los lemmon en la historia calmado pero bueno. Besitos

    ResponderEliminar
  10. gris esta super interesante felicidades como lo estas manejando. el nuevo diseno de la pagina esta genial.

    ResponderEliminar
  11. Hola omg buenisimo el capi me encanta la manera en la que edward va aprendiendo cada vez mas cosas estoy de acuerdo contigo que el lemmon tiene que ser poco a poco y me encanto la manera en la que paso ojala que bella no tenga que esperar mucho en espera del siguiente capi
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  12. WOW !! no lo puedo creer !!! m encanto y t kedo perfecto en todos los aspectos, y x cierto el blog les kedo precioso !! luego ablamos.

    Miriam

    ResponderEliminar
  13. me encancanto este capitulo,buenisimo.no puedo esperar mas,me facina esta historia,
    me encanta como les quedo el blog.besotes gracias

    ResponderEliminar
  14. omggggggggggg hermoso hermoso todo tierno y dulce omgggggg amo ti historia ojala q no tardes mucho en subir el proximo cap q tu histori ME LA E LEIDO EN UN DIA X DIOS ME ATRAPO GRACIAS ES HERMOSAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA CUIDATE NOS LEEMOS BYE

    ResponderEliminar
  15. ohhhhhhh me encanto el cap estuvo genial lo esperaba con ansias gracias por publicarlo espero que pronto vuelvas a hacerlo bye

    ResponderEliminar
  16. hola!!! me encanta tu historia es muy hermosa, casi no puedo pasar por aqui y dejarte un mensaje porque no tengo internet en casa pero en serio me encanta y espero poder pasar mas tiempo por aqui
    mil besos chica eres fabulosa con lo que haces no lo olvides

    ResponderEliminar
  17. Ola!!! woow! lei el fic y esta buenisiimoo!! que Excelente me gusta mucho! ...es una buenisima historia ...

    ...mmm solo una pregunta? para cuando actualizas de nuevo? o cada cuanto lo haces.. es nada mas para no entrar en panico y creer que no actualizaras mas! jaja! ... yo lei el ultimo cap hace aprox 1 mes..

    Bueno asi que me uno al grupo de admiradoras! que EXCELENTE fic! y tu eres una EXCELENTE escritora! :D

    **esperando el nuevo cap ;)**

    Vicky

    ResponderEliminar
  18. OMG!
    Ushh ese lemmon, me encantó. Amo como manejas la historia, así de poco a poco me enganchas más! Ufff que genial que Edward valla progresando cada vez más y Alice y Jasper Awww.. Son tan lindos.

    Excelente Capi
    Saluditos desde Colombia

    ResponderEliminar
  19. de hecho yo pense que te ibas a esperar un poco mas pero... caray!!! ya vi que te urge!!! ajajaja no te creas... muy buen capitulo!!

    ResponderEliminar
  20. Cuando vas seguir el capi? Lo has dejado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María. Sí lo voy a seguir. Tranquila. Un beso.

      Eliminar
  21. Vas a abandonar la historia?
    Me tienes ansiosay enamorada y este Edward,me encanto el medio lemmon.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, cariño. No pretendo abandonarla aunque no sé si sabes que están publicados acá hasta el capítulo 27. Estoy pendiente de actualizarla pronto. Un beso.

      Eliminar
  22. Vas a abandonar la historia?
    Me tienes ansiosa y enamorada de este Edward,me encanto el medio lemmon.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Por favor continua la historia, me encanta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, cariño. Y la historia está publicada hasta el capítulo 27. Búsca los demás caps en el menú desplegable. Estoy pendiente por actualizar pronto. Un beso.

      Eliminar
  24. Hola Marie, quería preguntarte donde encuentro el resto de los capítulos solo veo hasta el capítulo 12 y no más. Saludos y bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Karo. El menú es desplegable. Debes pasar el cursor por encima (sin hacer click) y se va a desplegar el resto de caps.

      Eliminar
  25. Cuando vamos a poder conocer el final, actualiza por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Javiera. Estoy trabajando en ello, cariño. Disculpa la tardanza.

      Eliminar

Followers

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More